Páginas vistas en el último mes

martes, 27 de diciembre de 2016

El origen asiático de los vascos

Recreación de la vida diaria en la cueva de El Portalón, en Atapuerca, 
durante el Neolítico y el Calcolítico. MARÍA DE LA FUENTE
Fue en los Sanfermines de 2015 y se me metió en el campo de la foto familiar que estaba sacando. Cuando, más despacio, la revisé en casa, me di cuenta de que había captado un ejemplo de una de las muchas vergüenzas que tiene la autodenominada Izquierda Abertzale, al utilizar como un insulto ("la burgalesa") el lugar de nacimiento de una persona. ¡Vaya izquierda xenófoba! El sujeto luce en su camiseta un "Barcina vete a tu casa" con el mapa de Burgos.
Ironías de la vida: no pasaron dos meses de la foto de "Barcina a Burgos", cuando me enteré de que un estudio riguroso aseguraba que la comparación de los genomas de los pobladores de Atapuerca (provincia de Burgos) de hace 5.000 años, con los de las poblaciones actuales de España demuestra que el colectivo al que aquellos más se parecen es el vasco.
No querías taza..?

El origen asiático de los vascos
LUIS ALFONSO GÁMEZ Bilbao
¿De dónde vienen los vascos? 
Debido a la singularidad del euskera, se ha especulado durante décadas sobre su origen. 
Ernesto Prat
Algunos los han considerado descendientes directos de los grupos de cazadores y recolectores paleolíticos, los hombres y mujeres que pintaron Santimamiñe y Ekain. 
Decía en 1923 el reputado prehistoriador catalán Pedro Bosch-Gimpera. que el pueblo vasco es en realidad el descendiente del antiguo grupo de la cultura pirenaica cuyos orígenes se remontan al pueblo indígena del norte de España del Paleolítico Superior.  
En 1975, el autor pseudocientífico francés Louis Charpentier escribía en su libro El misterio vasco: “El pueblo vasco ha conseguido, a lo largo de los siglos, conservar y desarrollar su cultura de origen cromañonoide”.
Pues bien, un equipo internacional de investigadores, liderado por científicos de la Universidad de Upsala (Suecia), publica esta semana (septiembre 2015) en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences los resultados de un estudio genético que acaba con ese mito. 
La comparación de los genomas de los primeros agricultores de la Península Ibérica, que vivieron en Atapuerca hace unos 5.000 años, con los de las poblaciones actuales demuestra que el colectivo al que aquellos más se parecen es el vasco. 
“Es un resultado muy interesante, ya que los vascos se han considerado siempre una singularidad europea no solo por su idioma único -que no parece tener relación con las lenguas del grupo indoeuropeo-, sino también por su genética. De hecho, se ha sugerido que representan una continuidad de más de 10.000 años, y que son descendientes directos de las poblaciones del Paleolítico de la zona. Ahora hemos visto que eso es rotundamente falso, que no se pueden considerar tan antiguos”, dice Juan Luis Arsuaga, coautor del trabajo y director del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos.


Genes y agricultura
La agricultura no se descubrió en Europa. Llegó al continente de la mano de emigrantes de Oriente Próximo, donde nació hace unos 11.000 años en una región que se conoce como el Creciente Fértil y que abarca los actuales Irak, Siria, Jordania, Líbano e Israel. Poco a poco, se extendió por Europa, llegando al centro del continente hace unos 7.500 años. 
Yacimiento de El Portalón de la
Cueva Mayor de Atapuerca (Burgos).
 Javier Trueba
Pero ¿cómo se expandió? “Había tres escenarios posibles: que esos emigrantes neolíticos reemplazaran a las poblaciones autóctonas de cazadores y recolectores, que se mezclaran con ellas o que estas últimas adoptaran la agricultura, pero no hubiera intercambio genético”, explica Arsuaga. Los estudios genéticos, centrados la mayoría en el centro y el norte de Europa, han demostrado en los últimos años que hubo mezcla entre los cazadores paleolíticos y los agricultores y ganaderos  (neolíticos) procedentes de Oriente Próximo. Pero hasta ahora había poca información sobre lo que había pasado en la Península.
La respuesta está en el ADN de ocho individuos enterrados entre hace 5.000 y 3.500 años en El Portalón de Cueva Mayor, en Atapuerca (Burgos). “Estamos en el mundo de los primeros agricultores y ganaderos. Siete individuos datan del Calcolítico, la época de los primeros metalúrgicos, y uno de la Edad del Bronce”, indica el codirector de las excavaciones de Atapuerca. 
Los ocho tienen componentes genéticos de cazadores y recolectores mesolíticos aborígenes y de granjeros neolíticos del suroeste asiático. “Es sorprendente el grado de mezcla entre los agricultores ibéricos y los cazadores recolectores locales, sobre todo porque esta mezcla aumenta con el tiempo: cuanto más alejados en el tiempo se encuentran los agricultores estudiados de la economía cazadora y recolectora, mayor parecido genético presentan con las poblaciones locales de cazadores y recolectores. Esto quiere decir que el período de solapamiento, mezcla y asimilación entre grupos fue muy largo, y se prolongó al menos durante 2.000 años”, dice Cristina Valdiosera, investigadora del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos y una de las autoras del estudio.
El Portalón: niño de hace 4.900 años, del que se ha analizado el ADN. J. TRUEBA/
La principal sorpresa llegó, no obstante, al comparar el ADN de los agricultores de El Portalón con los de poblaciones actuales de la Península Ibérica. Genéticamente hablando, el grupo contemporáneo más parecido a esos humanos de hace 5.000 años son los vascos actuales. ¿Cómo se explica eso? Porque hay dos oleadas migratorias posteriores -de las que, lógicamente, no puede haber rastro en los agricultores de Atapuerca- que no dejan huella entre los vascos y sí entre el restos de los pobladores de la Península. “Hay una oleada que viene después de las estepas de Asia, con la que llegan genes asiáticos, las lenguas indoeuropeas, el caballo, el carro y otros elementos culturales. Y otra posterior que aporta genes africanos en uno o varios momentos”, ilustra Arsuaga. En el sur de la Península, cualquiera tiene esos cuatro componentes genéticos -mesolítico, neolítico, de las estepas y norteafricano-, pero entre los vascos solo hay de los dos primeros.

Cráneo de niño de hace 4.900 años, del que se ha analizado el ADN. J. TRUEBA/
La llegada del euskera
Eso significa que los antepasados de los vascos permanecieron aislados genéticamente, aunque no culturalmente, de las dos emigraciones posteriores a la de los agricultores y ganaderos neolíticos. “Nuestros resultados demuestran que los orígenes de los vascos se remontan a los primeros grupos de granjeros de Iberia, lo que contradice visiones anteriores de ellos como los supervivientes de una población cuyos orígenes se remontarían a los de los grupos de cazadores y recolectores mesolíticos”, dice Mattias Jakobsson, de la Universidad de Upsala y director de la investigación. “Estoy impresionado de que el ADN haya permitido rastrear el origen de los vascos hasta los primeros agricultores de la Península Ibérica a través de los restos humanos que encontramos cada año en El Portalón y demostrar que han permanecido relativamente aislados (genéticamente) desde hace unos 5.000 años”, reconoce José Miguel Carretero, profesor de la Universidad de Burgos y coautor del estudio.

Los investigadores plantean, además, un posible escenario de la llegada de la lengua vasca a la Península. Creen que el euskera podría derivar del idioma -o de uno de los idiomas- de los primeros granjeros y haber sido adoptado por la población local como adoptaron los otros avances que venían con aquellos extranjeros. Aunque no puede descartarse que fuera el idioma de los aborígenes cazadores recolectores, a Arsuaga le parece difícil que los indígenas asumieran los adelantos y la cultura de los agricultores y ganaderos y, sin embargo, les impusieran su lengua. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre el origen de los vascos y del euskera no hay ninguna teoría que se tome por verdadera por todos. Hay muchas teorías. No hay escritos que ayudan a saberlo. Por eso se mira al vocabulario en euskera. Muchos dicen que sus orígenes son de final del Paleolítico Superior, siguiendo a Barandiarán que propuso eso. Ahí están las palabras aizkora (hacha), aiztur (tijeras), aitzur (azada), aizto (cuchillo), etc que contienen aiz (de aitz - piedra) por lo que se supone que esas herramientas eran de piedra. Pero podrían ser de piedra pulida del neolítico, o alguna de esas palabras pudieron llegar desde el Paleolítico, pero el resto del idioma difícilmente habría aguantado desde entonces. Indagando un poco y por lógica parece ser que es un idioma del neolítico. Mucha gente así lo cree. Es anterior al idioma indoeuropeo, al celta y al latín, lo que ya nos da una antiguedad mínima de 4000 años. Y posiblemente llegue a 6000 años. La cuestión es si se originó aquí, como decía Barandiarán y la mayoría de la gente, o si vino de fuera con inmigrantes. Por venir pudo venir de Cercano Oriente que tuvo un desarrollo neolítico muy importante y anterior al de esta zona. Sobre los últimos descubrimientos sobre el origen de los vascos que dices que les dan 3000 años, debe ser una teoría más y yo personalmente no me lo creo. Eso significaría que el euskera tiene 3000 años, sólo unos siglos más que el latín, y eso no me parece muy acertado.

Patxi Mendiburu dijo...

No sé de dónde sacas lo de los 3000 años. Aquí se habla de 5000. Y lo de Atapuerca no es una hipótesis más, sino datos objetivos.
El último párrafo es muy significativo:
"Los investigadores plantean, además, un posible escenario de la llegada de la lengua vasca a la Península. Creen que el euskera podría derivar del idioma -o de uno de los idiomas- de los primeros granjeros y haber sido adoptado por la población local como adoptaron los otros avances que venían con aquellos extranjeros. Aunque no puede descartarse que fuera el idioma de los aborígenes cazadores recolectores, a Arsuaga le parece difícil que los indígenas asumieran los adelantos y la cultura de los agricultores y ganaderos y, sin embargo, les impusieran su lengua."

Anónimo dijo...

Ahora al leer tu comentario he visto que fue un error mío de lectura, leí que la antiguedad de los vascos podría ser 3000 años en vez de 5000 años que es lo que sale en la página. Evidentemente el 3000 a.C. creo que es posible, y también la teoría de Arsuaga que es una autoridad en la materia. La hipótesis de que el origen del euskera y los vascos se remonta al final del Paleolítico Superior, hace más de 10000 años, se tomó por posible durante mucho tiempo y por muchos, pero ahora con el avance de los estudios del Adn y de otro tipo está más cuestionada. Barandiarán la propuso, pero muchas de las cosas que escribió no tienen en la actualidad mucho sentido, porque cuando él las escribió no había nada sobre prehistoria vasca y fue él quien se puso a escribir algo sobre el tema y tiró por el camino seguro que es decir que los vascos y el euskera siempre han estado aquí y provienen de los cazadores y recolectores paleolíticos. Pero él mismo se encargó de escribir que más adelante sus ideas serían contrastadas por otras, consciente que el terreno que pisaba era de grandes incógnitas.

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias por tan rápida rectificación. Arsuaga, como muy bien dices, es una autoridad en la materia, pero en este asunto creo que hay que seguir siendo prudente y aceptar lo que dice como verdad histórica: es lo que hoy conocemos y que desmonta muchos mitos anteriores. Pero hay que seguir avanzando porque aún quedan muchas incógnitas por resolver. Gracias de corazón. anónimo comunicante

Mikel dijo...

La verdad es que el estudio de Atapuerca sobre los restos de 8 individuos es super interesante, pero tristemente se ha politizado, mediatizado y tergiversado con titulares gruesos y utilizado con interpretaciones afines a razones emocionales.

Titulares periódicos como "El ADN revela que el pueblo vasco no es tan antiguo" y chorradas como esas no hacen sino echar humo político sobre un fantástico descubrimiento.

Tanto ese tipo de titulares como decir que este descubrimiento echa por tierra el resto de teorias "paleolíticas" del euskera y las convierte en mitos son afirmaciones poco rigurosas y que evidencian falta de prudencia.

Objetivamente lo que defiende este estudio (se tiene que corroborar con otras muestras de otras lugares de la península) es que:

1. GENETICAMENTE los vascos son descendientes de la mezcla GENETICA de 2 pueblos: Los cazádores recolectores que había en la península desde el PALEOLITICO y los primeros agricultores que llegaron a EUROPA.

2. Que esta mezcla de los 2 pueblos y culturas dieron lugar a otra población GENETICA que permanecieron aislados 5000 años.

Punto y final.

¿y el EUSKERA y la cultura EUSKERICA? ¿Que idioma prevaleció? ¿Cómo fue esa mezcla cultural cazadores-neolítica?....NI IDEA....es un estudio GENETICO...todo lo que dice que no es genético es pura CONJETURA. Respetable pero son teorías. Por eso me hace gracia que se ponga en la misma balanza lo científico con las conjeturas...y se utiliza las conjeturas contra otras teorías anteriores, cuando lo descubierto puede ser complementario.

Por cierto la historia genética de la humanidad es tremendamente compleja con multitud de solapamientos. Europa se pobló desde oriente con multitud de flujos migratorios incluso de ida y vuelta. Por ejemplo geneticamente también está demostrado que grupos de cazadores recolectores hispánicos (como los de Atapuerca) cruzaron el estrecho, fueron por el norte de Africa, llegaron al cercano oriente donde se hicieron agricultores y se mezclaron con otros pueblos y volvieron a Europa...¿que idioma hablarían esos nuevos europeos agricultores con raices de cazadores recolectores hispánicos cuando llegaron a Europa?...es un tema demasiado complejo para hacer afirmaciones simplistas.