Páginas vistas en total

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Beire (Navarra), un pueblo que desolvida

Beire, años 30. Víctor Gurrea, Victorino Goyén, Jesús Andino; Terencio Otano y Cesáreo Esandi
Ayer, al leer la prensa, llamó mi atención un artículo sobre Beire y la recuperación del patrimonio inmaterial. 
Entre quienes aportaban su testimonio estaba un antiguo compañero de estudios, Pablo Sola. Me lancé a la búsqueda del vídeo que han hecho y me llevé la grata sorpresa de que Pablo (por cierto, ¡qué parecido tiene con Iñaki Perurena!) sigue (y amejorada) con la misma capacidad de comunicación que ya tenía de mozo. 
Un abrazo a los de Beire y enhorabuena por vuestra bonita labor.

Éste es el artículo de Andrea Gurbindo que ayer publicaba Diario de Navarra:

sábado, 27 de diciembre de 2014

María Ostiz: A cantar


Las navidades de 1973 (hace 41 años, jejé) nos felicitó María Ostiz (nacida en Avilés y navarra por los cuatro costados) con un single de dos villancicos suyos: A cantar y Chiqui, chiqui. La primera de ellas sonó a tope en las navidades de ese año.
En casa teníamos la suerte de que mi hermano Ramón era un apasionado fan de María, el fan más fiel que nunca tuvo ni tendrá (después de Ignacio Zoco, supongo) esta cantautora, a veces tan incomprendida.

jueves, 25 de diciembre de 2014

¡Vamos, pastores, vamos... a la vieja Iruña!

Plaza del Castillo. 22 de diciembre de 1966
Actualización Navidad 2016
No puede haber Noche-Buena sin villancicos, y quiero dedicar éste, aunque ambientado en Pamplona, a los padres del Colegio Público Puente la Reina, que intentan convencer a los profes de sus hijos de que el Olentzero y el Nacimiento bien pueden convivir armoniosamente a la entrada del centro.
Leí ayer, con estupor, en DN, que el claustro del Colegio Público Puente la Reina ha decidido, unilateralmente, sin contar con los padres, quitar el Nacimiento de la entrada del centro, entrada que hasta ahora compartía con el Olentzero. Y es que “El claustro de profesores entiende que el Nacimiento es un símbolo religioso y que como tal ha de estar expuesto en la clase de religión”.
Me gustaría recordarle a ese triste claustro censurador que el belén, además de un símbolo religioso, es un símbolo cultural, de la cultura de Puente la Reina, de Navarra, de España, de Occidente... desde hace muchos siglos y es una tradición bellísima que desean mantener los padres -sean o no creyentes- porque la recibieron de sus antepasados y la quieren transmitir a sus hijos. Y esa cultura, esa tradición, no debe quedar recluída en las sacristías o en las catequesis. Lo mismo que la jota no debe recluirse en las academias, sino que tiene que cantarse en la calle. Porque es nuestra cultura.
Y hay más: si el nacimiento no pinta nada en la entrada del centro por ser un símbolo religioso, ¿qué pinta la asignatura de religión en un centro público? Sean consecuentes y elimínenla de entre las materias que ofertan. Pero entonces se quedarían sin clientela y sin trabajo, ¿verdad?
Y tiene gracia que dejen en paz a Olentzero, que lleva en Puente, como máximo, 50 años de existencia, y que -según Caro Baroja- "es una carbonero... que, ante la noticia del nacimiento de Jesús, baja a los hogares cristianos en Bera, en Lesaka...".  Así pues, no hay Olentzero sin Nacimiento, sin Natividad, sin Navidad.
No me cabe en la cabeza que unos profesores no conozcan el abc del origen del Olentzero en Navarra. A no ser que quieran reinventarlo:



Pero si ese triste claustro insiste en que le parece menos religiosa, más educativa y -sobre todo- más guay la tradición del Olentzero, les pido que no sean machistas y pongan al lado del carbonero a su novia Mari Domingi. No sea que se enfaden las y los feministas.
Bueno, pasemos a asuntos que merecen la pena, porque los villancicos, además de ser cultura genuina, nos hacen felices:


***
Nada más bonito que felicitar las navidades con un viejo villancico, de esos que cantábamos de niños.
Y si, además, lo interpreta la Pía Unión de Pastores de Belén, de Pamplona, mejor que mejor.
El colmo de la felicidad es, al menos para los hijos de la Vieja Iruña, si muchas de las imágenes que lo acompañan son de la antigua Pamplona, de cuando los guardias de tráfico estaban rodeados de botellas y cajas de bebidas (entonces no había controles de alcoholhemia), o de cuando en la Cabalgata nos asustaban unos indios, o negros, muy feroces.
Mi buen amigo Perry me ha proporcionado este bellísimo villancico tan popular y he disfrutado tanto que no puedo menos que compartir el vídeo, hecho en Desolvidar, con mis lectores. Y mi deseo es que vosotros también lo compartáis con vuestros amigos, especialmente con los pamploneses que están fuera.




¡Vamos, pastores, vamos! (La gitanilla)


Vamos, pastores, vamos,
 vámonos a Belén;
 a ver en aquel Niño
 las glorias del Edén.
 A ver en aquel Niño
 las glorias del Edén.
 las glorias del Edén,
 las glorias del Edén.

Yo, pobre gitanilla,
al Niño le diré,
no la buenaventura,
que eso no puede ser;
le diré me perdone
lo mucho que pequé,
y en la mansión eterna
un “laíto” me dé,
un “laíto” me dé,
Sí, sí…

 Vamos, pastores, vamos…

Ese precioso Niño,
yo me muero por él;
sus ojitos me encantan,
su boquita también;
el padre le acaricia,
la madre mira en él;
y todos, extasiados,
contemplan aquel Ser,
contemplan aquel Ser.
Sí, sí.

Vamos, pastores, vamos…

domingo, 21 de diciembre de 2014

Iñaki Lacunza: Canción para Don José


Como, con sorpresa, dice la canción, "Dos años han pasado ya...", desde que se fue José Antonio Arnedo, un cofrade de San Saturnino muy admirado, pero sobre todo muy querido. 
Cariñosamente le llamaban Don José. Él era el Cofrade Mayor, todo entrega a la causa. 
Regentaba la librería Acuario, en la Calle Campana y, casualidades de la vida, gustaba de llamar al orden con una campanilla (como se ve en la viñeta de Oroz) a los cofrades para ensayar su canción adorada,  Campana María, en los locales de la propia librería que él generosamente ofrecía para ensayos y encuentros.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Villancicos nuevos... en Pamplona, 1967-1982

María Ostiz y Jokin Idoate. Festival villancicos 1976. 2º puesto con El aguinaldo
Gentileza de Manolo: "en la primera
edicion de villacicos en el Gayarre
actuaron Los Dos, dúo de Eugenio,
 el humorista, y su esposa"
Algunos pensáis que vivís en una ciudad importante por los Sanfermines. Nadie lo niega. Pero hubo un tiempo -os lo aseguro- en el que Pamplona fue la Capital del Mundo. 
Quizás, no fuiste entonces consciente, pero ahora, con más perspectiva, reconocerás que Pamplona, tu querida Ciudad, fue la Capital  del Mundo; sí, la Capital del Villancico, del Villancico Nuevo. 
No te lo pierdas y, ahora que llegan las navidades, cuéntaselo a tus amigos
Algunos comentarios en Face que aportan más datos de aquellas ediciones: José Vives, Carlos Gorricho...


Desde 1967 hasta 1982 se celebró en nuestra ciudad el Festival de Villancicos Nuevos, en el Gayarre y en el Pabellón Anaitasuna. Organizado por Radio Popular y el Club Natación Pamplona, con el patrocinio de la Confederación de Cajas de Ahorros (casualmente, hasta 1982 fue Director de la Caja de Ahorros Municipal Miguel Javier Urmeneta, a quien una oposición burriciega ha intentado ningunear, no dando el visto bueno a la Medalla de Oro de Navarra, tan justamente concedida por el Gobierno y el pueblo navarro).


1. Los Stop 1967
El festival de Villancicos Nuevos de Pamplona, presentado como el único del mundo, comenzó su andadura el año 1967, cuando lo ganaron Los Stop en el Teatro Gayarre. ¿Os acordáis? 
El Diario del recuerdo de 16.12.2017 nos lo trae a la memoria

2. Víctor Manuel 1969
Pasó luego el festival al pabellón Anaitasuna,  con voces como la de Víctor Manuel, que ganó la segunda edición, la del año 1969, con su tema: "En el portalín de piedra"

3. Emilio José 1972

Y regresó durante unos años al Gayarre. En el año 1972 el vencedor fue Emilio José con el villancico "Dios quiera que venga pronto", un participante de lujo si se tiene en cuenta que al año siguiente venció en otro festival, el de Benidorm, con su tema "Soledad":

4. Noel Soto, Massiel, Juan y Junior... 1974

En 1974, Pamplona celebró el VIII Festival de Villancicos Nuevos. Hubo también villancicos en la Casa de la Juventud, a nivel provincial y con la participación de 9 colegios, y en la misma Plaza Consistorial el día 24 a las 17.30 horas.
El ganador del festival de Villancicos Nuevos de 1974, el sábado 21 de diciembre, fue el cantante Noel Soto con "Triste Navidad". Soto comenzaba por aquel entonces a despuntar como cantautor de folk, country y rock, y aquella noche resultó ser el “más moderno y el mejor intérprete”, según las críticas. Ese mismo año había logrado uno de sus primeros éxitos musicales con el tema "Noche de samba en Puerto España".
También recibieron sendas estrellas de oro los Hermanos Anoz, con el villancico "Un pueblo sin nombre", y la orquesta Nueva Etapa, que interpretó "Aleluya".

Entre los ocho participantes intervino sin mucho éxito un todavía poco conocido por estas tierras Camarón de la Isla. Con 24 años de edad, su villancico, titulado "La Virgen María", de sabor popular, no llegó a calar entre el público, según se informó en el periódico. Por aquel entonces Camarón ya había grabado un disco con Paco de Lucía.
El denominado "Fin de fiesta" del concurso de villancicos contó aquel año con la participación de Massiel, pintada y vestida muy poco acorde con la cita, según contaba el redactor. No es ésta que vais a ver (espero) la grabación que corresponde a Pamplona, pero sí que puede darnos una idea cabal de cómo se las gastaba Massiel:

También intervino en esa edición Juan Pardo, considerado como el verdadero triunfador del festival, al saberse atraer al público con sus temas más conocidos, entre ellos "Anduriña". Ved esta grabación del 68 con su inseparable Junior:


El Festival de Villancicos Nuevos contó desde sus comienzos con los grandes intérpretes del momento, y todos ellos se mostraron dispuestos a medir sus fuerzas compositoras en un apartado tan complicado como un villancico.


5. Aute, Prada, Ostiz 1976
Dos años más tarde, en 1976, pasaron por el escenario nombres tan populares como Luis EduardoAute (fue su primera actuación en solitario con "Niño de nada". Desde este blog le deseamos una pronta y total recuperación), Amancio Prada (vencedor de ese año 76 con "Belén, año cero"), Rosa León, o la navarra María Ostiz (con "El aguinaldo"; ver en la foto de portada con Jokin Idoate), que quedó en segundo lugar. 
Me dice mi hermano Ramón (el mayor fan que María Ostiz haya tenido nunca) que ésta "andaba refunfuñando por no haber ganado en su tierra y, encima, dar la estrella de oro a un villancico gallego que ni siquiera sonaba a villancico". No he conseguido El aguinaldo pero, a cambio, os pongo el que creo que es el mejor de ella. Y la grabación ni te cuento:


6. Etorkizuna 1978
Un bonito comentario nos da la buena nueva de que en 1978 ganó premio el villancico "Eguberri", interpretado por 'Etorkizuna'. La Venta de Juan Pito y el fondo de La Carchela -emocionante para cuantos hemos andado por ahí- nos acompañan durante la audición:

7. Villan(Po)cico
Pero no todo van a ser viejos "Villancicos nuevos". El día 13 de diciembre del 2014 nos invitó el gran Iñaki Lacunza al habitual conciertico pre-San Saturnino (que ese año ha sido post) en la sociedad El Pocico. Y tras su actuación y la suculenta meriendica, empezaron los cánticos espontáneos, la exaltación de la amistad y ¡cómo no! los villancicos. O, dado el nombre de la Sociedad, los Villan(Po)cicos. Pocas cosas hay en el mundo tan bellas como ver a tres criaturas arrancarse espontáneamente con un villan(Po)cico. Disfrutad:

martes, 16 de diciembre de 2014

Lavanderas de Pamplona (finales del XIX)

Inocencio García Asarta: "Lavanderas a la orilla del Arga". 1895 (pincha sobre la imagen)
Me ha sorprendido este artículo de Pedro del Guayo (Diario de Navarra 15.12.14) porque muestra la dureza del oficio de las lavanderas y la sordera del Ayuntamiento de Pamplona (a finales del XIX) ante sus reivindicaciones.
El 8 de Marzo de 2013, (125 años después) el Ayuntamiento actual reconoció el trabajo de esas sufridas mujeres, dándole a la zona cercana al Puente de Rochapea el nombre de "Soto de las lavanderas".
Pero, acostumbrado a ver imágenes de nuestras lavanderas en la margen derecha del río y junto a dicho Puente de la Rochapea (que cruzan los toros en el encierrillo), me ha sorprendido en el cuadro de Asarta la ubicación de estas alegres lavanderas: en la margen izquierda y a la altura del actual Puente del Vergel.
Y quiero deciros que esa zona del río es uno de los "sancta sanctorum" de mi infancia: siguiendo el mismo camino que las lavanderas, nos bañábamos de críos allí mismo, unos 50 metros río abajo, en la misma orilla izquierda.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Hoy, 14 de Diciembre, cumplo 65 años


Hoy cumplo 65 años.
Y quiero hacerte un regalo curioso: una botella D.O. Navarra, con una elegante copa.
Pero, ¡qué botella! ¡Y qué copa!
A partir de hoy ya no te preocupará si la botella (o la copa) está medio llena o medio vacía.
Te pido sólo una condición, que brindes por mi salud (que buena falta me hace)
¡Muchas gracias, amigo!

sábado, 13 de diciembre de 2014

Sor Cecilia y La Casita. Por Anamary Olaverri

Anamary Olaverri Arróniz, nacida en abril de 1951 y que por aquellos años vivió en la calle Compañía, 19-5º, se ha puesto recientemente en contacto conmigo y mis hermanos y, además de proporcionarme unos datos y un material fotográfico muy valioso, nos ha hecho desolvidar y, así, revivir aquellos años en los que fuimos "cagonicos del Asilo" con Sor Cecilia en La Casita:

1. Sor Cecilia dando clase:


Curso 1954-55. Sor Cecilia (nacida el 22.11.1902) tiene 52 años. Y unos 50 niños en clase. Anamary (3 añicos), en la primera fila, casi enfrente de Sor Cecilia, tiene en sus manos la muñeca (Sor Cecilia tenía la costumbre de dejar la muñeca a la chica más aplicada del día). En el momento de la foto (fijaos en el dibujo que sostiene y en el gesto de su mano) está enseñando la letra D. Muchos niños repiten el gesto de la maestra. Mirad la especie de gradas: girándonos 180º, echábamos una cabezadita. Un Celaya, en la 2ª fila, mira a la cámara. Por los abrigos y gorros, no debía de haber mucha calefacción. Vemos, sonriente, a una mocica mayor que debía de ayudar a Sor Cecilia: recordad que por algo nos llamaban "cagonicos".

jueves, 11 de diciembre de 2014

20 D: Trío Medianoche en el Gayarre

Bernardo Aguilera, Jesús Mari Bastida y Pedro Bartra
Hace un par de semanas recibí este correo y, buscando una mayor repercusión, he esperado a que pasara el puente foral para ponerlo en vuestro conocimiento:
Eibar, a 28 de Noviembre de 2014
Amigo DESOLVIDAR:

domingo, 7 de diciembre de 2014

José Novo Valle (5): No hay por qué llorar


Aunque la carátula de este disco es de 1966 (San Sebastián, sello Columbia), las dos primeras canciones están registradas em la Biblioteca Nacional ya en 1964.
Como casi siempre, son interpretadas por los Montejo, con José Novo al acordeón.
Tengo que reconocer que, de mis quince añicos, tan sólo recuerdo el estribillo de No hay por qué llorar.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Día de la Constitución. 06.12.2014

Ésta sería hoy su bandera para el autor de Nanas de la cebolla, Vientos del pueblo...
[Comentario de Facebock:  la bandera de España cobra todo el sentido cuando recoge (como en la foto, con Miguel Hernández sosteniendo la cebolla) el sufrimiento y la lucha de todos los que cayeron por que nosotros disfrutáramos de la libertad]

Un día para festejar nuestro proyecto común, España.
Un día para sentirnos orgullosos de vivir en un país libre.
Un día para hacer un balance de nuestras carencias y de nuestros logros.
Un día para caer en la cuenta de que esta España (sí, ésta, la real) es, fundamentalmente, aquella por la que lucharon (y, en demasiados casos, cayeron) nuestros padres, nuestros abuelos...
... Por ejemplo.... Miguel Hernández. (Por favor, pinchad en el enlace. Es un buen trabajo)

jueves, 4 de diciembre de 2014

Día de Navarra'14: Medalla de Oro de Navarra

Autofoto con Yolanda (gracias, Marián)

A las 12 en punto, con el repique y volteo de las campanas de la Catedral, entre ellas la María, la campana en activo más grande de España, ha tenido lugar la recepción de la Presidenta de la Comunidad Foral a las Autoridades  y Representaciones de Navarra.
Hemos ido entrando, con la invitación correspondiente, al precioso claustro isabelino del Departamento de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales.
Tras la llegada de Yolanda Barcina, la Banda de Trompetas y Timbales del Gobierno de Navarra ha interpretado el Himno Nacional con todos los asistentes puestos en pie en actitud de respeto y cariño a España.
Inmediatamente después, el Coro Premier Ensemble de la AGAO (Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera), dirigido por Íñigo Casalí, ha interpretado Marcha para la entrada del Reyno (s. XVIII),  Himno de Navarra.

martes, 2 de diciembre de 2014

3 de diciembre: Quisiera volver, quisiera


Cuanta emoción!!! Cuanto orgullo!!!! Gracias por todo lo que nos enseñaste!!! Aupa Sandy!!!

Hoy me han caído las lágrimas como el día que caminaba por el mercado de Acapulco tras 6 años sin pisar Navarra. En una televisión escuché: "Nos han dejao solos a los de Tudela". Me paré a ver la película de Marisol y escuché a continuación una jota: "Adiós puente de Tudela. No sé cuando te volveré a ver". Me fui a un rincón donde nadie me viese llorar la rabia y la impotencia de no ver mi tierra en tantos años. Ahora llevo 3 años en Navarra y ya no lloro cada vez que escucho una jota


Uuffff, se me ha puesto un nudo en la garganta. ¡Aúpa!

Otro cafecico!