Páginas vistas en el último mes

viernes, 10 de octubre de 2014

Ezequiel Endériz (1): Monegros, Fueros, Tafalla y Cardelina

Imágenes de Nicolás Ardanáz y de Pío Caro-Baroja
Gracias, Víctor Manuel
Hace unos días escribía Arbeloa en su Cuaderno de Bitácora sobre el 1er. Encuentro de la Jota Navarra celebrado en Pamplona, al que deseaba larga vida y al que yo, por mi parte, deseo que siga celebrándose, precisamente, en San Fermín Chiquito.
Agradecido por las cinco remesas de vídeos que le había mandado, VMA se deshacía en elogios hacia mi persona. Actitud exagerada, fruto seguramente de la euforia causada por haber escuchado, cantada en la calle (muy bien cantada, por cierto), alguna de las jotas por él recogidas en su libro Un pueblo que canta (Nuevas jotas navarras).
Y un poco más adelante, me ponía sobre la pista de Ezequiel Endériz:
Sabemos poco de  los autores de jotas, y ni falta que nos hace. Sabemos, por ejemplo, que el periodista navarro, republicano y anticlerical Ezequiel Endériz escribió varias letras para Raimundo Lanas.
Anonimato, olvido y ocultamiento
Dice Arbeloa que "las jotas, como las canciones de los Cancioneros populares, son anónimas, son populares": Y, como Manuel Machado, añade "que es una gloria para cualquier autor que su letra se convierta en popular". Lo mismo dice César González Ruano, gran amigo de Ezequiel durante su exilio parisino: "logró la máxima popularidad que puede tener un poeta de lo popular: la pérdida de su propio nombre en la boca del pueblo", refiriéndose a la faceta de Endériz de autor de jotas.
Y yo estoy de acuerdo con estas preciosas frases de Machado, Arbeloa y González Ruano, siempre que ningún listillo se apropie de esas coplas y las registre a su nombre en la SGAE o, como sospecho, haya habido, durante los años de Dictadura, un deliberado intento de ocultación por parte de los defensores de la Jota ideológica: confesional e identificada con un Régimen felizmente superado.

Desolvidar
Y como mi blog se llama como se llama, me ha parecido muy oportuno desolvidar al autor de estas coplas para que, quienes las cantan y quienes las escuchamos con agrado, sepamos que esas letras tan populares pertenecen a un hombre progresista, miembro de UGT y que colaboraba con el anarcosindicalismo: Ezequiel Endériz, "un rojo" (primera noticia, arriba a la izda), un revolucionario.
Su autoría ha quedado registrada tanto en la SGAE como en la Biblioteca Nacional de España (BNE) y en la Biblioteca Digital Hispánica. Y el propio Endériz lo confirma orgulloso: "casi todas las coplas cantadas por El Ruiseñor Navarro fueron escritas por mí". 
Por eso, me extraña sobremanera que en la Página Oficial de Raimundo Lanas, en la biografía (entra, vete a buscar, escribe Ezequiel), escrita por Valeriano Ordóñez, tan sólo aparezca Endériz citado una vez, y en la Obra no se ponga su autoría en ninguna de las jotas. ¿Por qué?

Así las cosas, me he propuesto ir sacando, en sucesivas entregas, todas aquellas jotas cantadas por Raimundo Lanas en las que consta (en la SGAE y BNE) la autoría, en lo que a la letra se refiere, de Ezequiel Endériz. Y, la verdad, me he quedado absolutamente sorprendido de su cantidad, calidad y popularidad.

Por lo que respecta al papel del Maestro Monreal, según todos los indicios, sólo realizó adaptaciones musicales de aires populares navarros que Raimundo le dio a conocer.

Van ahí las cuatro primeras, grabadas en el 36. Cada vídeo recoge 2.

1. Los Monegros-Los Fueros
Un tema de admiración hacia la mujer por parte de los segadores (labradores, en general) en la primera jota, y otro, también de amor, pero a Navarra y sus Fueros.
Hasta no hace mucho, la defensa de los Fueros se consideraba bandera de la derecha navarra. Hoy, en cambio, los abertzales  (de la Nabarra con b) se están volviendo más foralistas que nadie. Pues que tengamos en cuenta, gentes de izquierdas y abertzales,que esta letra de los Fueros es de Ezequiel, y que Endériz era un hombre catalogable como extrema izquierda.
La jota de los Fueros se la dedico, de coña, al hijo de Dorm, y de verdad a Joaquín, hijo de Javier y nieto de Ignacio, con alguna imagen de la Peña Mutilzarra.

Ya vienen los segadores
de segar de los Monegros,
sólo por venirte a ver,
niña de los ojos negros
Cuando coge (templa) un navarrico
la guitarra entre sus manos,
de sus cuerdas sale un grito:
¡vivan los Fueros navarros!





2. Tafalla-La cardelina
Dos verdaderas preciosidades. En la primera, la admiración hacia la mujer tafallesa. Y en la segunda, se canta al amor imposible (fijarse en la imagen de la ventana). Quien la dice parece estar ya comprometido. Curiosamente, en la web de Raimundo se le oscurece el sentido cuando el último verso dice: "que no puedo cantar yo".

Por la sal que andando tiene
y la luz que hay en su cara,
por querer como ella quiere...
¡bien se ve que es de Tafalla!
Canta cardelina, canta,
canta tu bella canción,
que no quiero que se entere
de que no puedo cantarle yo.



Si deseáis escucharlas en la Biblioteca digital Hispánica, y comprobar las autorías, acompañamientos, fechas, etc.:


1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias, de coña tambien, por acordarte del Hijo de Dorm.
Musus