Páginas vistas en total

miércoles, 7 de julio de 2010

El 7 de julio unos "Ojos azules" se colaron en la Procesión

(consejo: como al vídeo le cuesta descargar, antes de leer la historia, dadle al play para que lo vaya haciendo mientras leéis el texto. Luego le dais a ver de nuevo)

Aquel grupo se había formado unos días antes del 7 de julio. Ni siquiera tenía nombre. "Anónimo pamplonés", decían unos. "Ojos azules", decían otros. Hubo quien sugirió: "Los castas y los castos".
Esperaban nerviosos en el número, 37 de la Calle Mayor (Mercería García), la llegada de alcaldesa y concejales. Gracias a las gestiones de algunas personas se había conseguido que Protocolo concediera un minuto para que la Corporación parara a escuchar la jota más hermosa de Navarra.
Pasaron los danzaris, pasaron los gigantes y sus gaiteros. Al final, llegó la Corporación. Y se detuvo.
Un mozo (en sanfermines sólo hay mozos y mozas) de blanca barba y el escudo de Navarra en la camisa atravesó decidido el cordón de munipas y el pasillo de concejales y se acercó a Yolanda Barcina, la Alcaldesa de Pamplona. Desolvidar pudo escuchar lo que aquel mozo le dijo con palabras entrecortadas por la emoción: "Esta hermosa jota va dedicada a la mujer navarra, especialmente a las que, como tú, habéis elegido ser de esta noble tierra". Y le dio un pañuelo sanferminero y dos besos. A continuación volvió con el grupo, que ya empezaba a cantar "Tiene los ojos azules".
Y, en sus adentros, dedicaba muy especialmente la jota a una moza llamada Altair que ese mismo día cumplía 28 años. Desolvidar supo que era su hija.


Tiene los ojos azules

(La navarra que más quiero)

Tiene los ojos azules.
Tiene los ojos azules,
más azules que turquesas,
azules como la mar
y como el soñar en una ilusión,
de tanto mirar al cielo.

De tanto mirar al cielo,
la navarra que más quiero,
porque esa es mi voluntad
y ese es mi querer hacia una mujer,
tiene los ojos azules.