Páginas vistas en el último mes

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Francisco de Val en la prensa histórica

Gracias a las hemerotecas digitalizadas podemos traspasar las barreras de espacio y tiempo, y seguir, al menos en parte, la peripecia vital y artística de Paco Val. 
Hoy os traigo algunos recortes de prensa que me han llamado la atención; alguno muy misterioso, otros curiosos y un par de ellos que aclaran algunas dudas e imprecisiones que teníamos en nuestra investigación sobre el compositor de Villafeliche.
Con ellos se demuestran algunos detalles que no estaban muy claros y se confirma, aún con más fuerza, la paternidad de "Qué bonita es mi niña" para Francisco de Val.

Éste es el resumen de lo que muestran estos recortes (tranquis, recortes de prensa):

- que el cambio de "Francisco García de (del) Val" (como nombre artístico) a "Francisco de Val" se produce en 1930.
- que su primer libro, Cantables y Poesías, es de finales de 1930 y en él ya usa el nombre de "Francisco de Val".
- que el segundo libro de poemas, Ángelus, en el que aparece como musicada "Qué bonita (que) es mi niña", fue publicado en el primer cuatrimestre de 1948. Esto supone otra paletada de tierra para enterrar la pretensión de Flores el Gaditano, quien afirma que la compuso a finales del 49.

1. El primero aparece en La Vanguardia, en su edición del martes, 23 de octubre de 1928, en la página 14 (columna izda. hacia la mitad):



Recogí esta noticia en mi primer intento de biografía sobre él, a comienzos del 2009. Y desde entonces no he avanzado nada. Sigo sin estar seguro de si se refiere a nuestro Francisco, aunque me temo que sí. Si de él se tratara, ¿para quién sería una sortija tan valiosa? Francisco de Val tuvo amores y, aunque estuvo a punto de casarse, nunca llegó a hacerlo. Ni tuvo hijos.

2. El segundo, también de La Vanguardia (primera columna, al final de Unión Radio-Catalana) es también muy curioso y recoge la colaboración en 1929 y 1930 de Francisco (García) de Val con la  malagueña Lola Cabello (apartados 2,3,4 y breve apunte). Ya en su día manifesté mi extrañeza de que una cantaora cantara jotas. Pero así fue. Y aquí tenéis el testimonio:


Otra particularidad de esta reseña es que 1929 es la última vez que aparece el "García de (del) Val". A partir de 1930 usa como nombre artístico "Francisco de Val", con alguna excepción. Así se puede comprobar en el tercer recorte.

3. Nuevo día (Cáceres), 31.12.30. Pág. 5, 2ª columna, primer apartado. También aparece esta reseña en "El mañana" de Teruel, del día anterior.


Esta reseña nos da, por fin, la fecha de publicación de Cantables y Poesías, el primer libro de poemas de F. de Val, fecha que antes teníamos en duda, aunque siempre pensé que sería de cerca de 1930Ahora ya estamos seguros: finales de 1930.

4. Todos sabemos que Carlos Gardel (1890-1935) fue un cantante, compositor y actor de cine naturalizado argentino, el más importante en la historia del tango. Y de fama mundial, incluso en vida. Por eso tiene su aquel que a Francisco de Val, un año antes de la muerte de Gardel, se le comparara con él. Y no es el único recorte en el que aparece esto:


Está, como se ve en la reseña, en el periódico madrileño La Libertad, pág. 6, ángulo inferior derecho.

5. Pero tanto compararle con Gardel, alguno (La Libertad, 10.10.35, pág. 10, 6ª col. final) pensó que nuestro Francisco era argentino. Todos estos años creyendo a pie juntillas que Francisco era maño, de Villafeliche, y mira por donde...


6. Yo creo que ésta que veis será la única referencia a Ángelus. La sección "libros recibidos" anterior a ésta es del 11.01.48. Deduzco, por tanto, que lo más prudente es afirmar que la publicación de este libro bien pudo darse en el primer cuatrimeste del 48:

Como decía al principio, es en este libro de poemas donde aparece por primera vez "Qué bonita es mi niña" como poesía musicada. Cuando dimos con Ángelus, se acabaron las posibilidades de Flores el Gaditano de ser el autor de esta bellísima canción. Ya que Flores dijo recientemente que compuso "Qué bonita..." a finales del 49. Pues bien, aunque nosotros no sabíamos la fecha de publicación del poemario, encontramos en la 1ª página una dedicatoria con una fecha: 24.08.48, más de un año anterior a la de Flores. Y ahora, con las fechas que aporta ABC (el anterior apartado "Libros recibidos" es de 11.01.48), tenemos garantizados casi 2 años antes que Flores. 
Pero es que, además, la composición de este poema musicado es, lógicamente, anterior a la publicación de Ángelus. Muchos de los poemas de este libro son de 1944. Sea como fuere, Flores no puede reivindicar de "Qué bonita..." más que, quizás, el aire de milonga (F. de Val la compuso como bolero). Pero eso (que se lo pregunten a Peret con "Una lágrima") no le da derecho a proclamarse creador de la canción y menos a cobrar de la SGAE los derechos de autor.
Os recomiendo que leáis detenidamente "Documentos y valoraciones" que escribí ¡hace ya tres años! Allí presento, con mucho más detenimiento, los documentos obtenidos y las conclusiones inexorables a las que nos llevan.
En este montaje recojo los documentos fundamentales que en esa entrada aporto:



Por eso resulta cada día más hiriente la placa (con faltas de ortografía, incluso), en el monumento a Flores, en la que se le atribuye la autoría. Pero aún me duele más que, al otro lado, figura la letra de "Qué bonita es mi niña", remarcada en rojo, que acabáis de leer en Angelus, libro de nuestro Francisco.
Esta imagen es el montaje que hizo Nacho Falgueras, el escultor. Aunque la foto no da más de sí, se ve arriba a Flores descubriendo el monumento; abajo a la derecha, la letra de "Qué bonita..." que se canta hoy en día. Y abajo a la izda., bajo la imagen de Flores, la placa donde se le atribuye la canción y, bajo la placa, la imagen (sin faltas de ortografía, creo) que mandé yo al escultor, con un subrayado en amarillo que señala ¡¡¡¡lo que yo quería que quitara de dicha placa!!!!:


En fin, ¡se le queda a uno una cara de tonto!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jamás podría imaginarse Francisco de Val que iba a tener un seguidor tan pertinaz, concienzudo, desolvidadizo y quijotesco como Paxi, capaz de desfacer entuertos como la usurpación de Flores el gaditano, que se echa demasiadas flores, cuando ya tiene suficientes sin necesidad de la niña bonita. Gracias Desolvidar por tu afinada e imparcial memoria histórica.
Ramón M.

Patxi Mendiburu dijo...

no sé si son piropos o me estás llamando pesao! Gracias, Ramón