Páginas vistas en el último mes

lunes, 5 de agosto de 2013

Pichorradicas lingüísticas


Permitidme, antes de que nos engulla la vorágine de las fiestas que se avecinan, estas pichorradicas:


A futuro:
En vez de "en el futuro", "de cara al futuro".
Es una expresión incorrecta, bastante usual en el español de América. Curiosamente, en España es muy utilizada en los medios del PNV.
La pregunta de rigor: ¡de dónde (co...) ha salido semejante bobada?

Porquerías:
Hay muchos porques: junto, separado, con y sin tilde, singular y plural: porqué, porqués, por qué, por que, porque.
Todos conocemos los más habituales:
El porqué, los porqués. Ejemplos: el porqué de la vida.
¿Por qué has venido? Porque necesito dinero.
Pero nos olvidamos de éste (separado y sin tilde): Apuesto por que va a ganar Olaizola. Lucho por que se acabe la corrupción. Daría lo que fuera por que superara la enfermedad...
Como veis, con el verbo tanto en indicativo como en subjuntivo (más habitual).

Ganaderías
¿Cuántas veces hemos oído en las retransmisiones de baloncesto, o en estas últimas del waterpolo, la expresión gana de 3 puntos? Y nos echamos las manos a la cabeza: ¡gana por 3 puntos!
Pues leed lo que dice Lázaro Carreter en "El dardo en la palabra". 
Siento discrepar de Don Fernando, pero a mí me parece que la expresión "gana de" (quizás proveniente por elipsis de "gana por una diferencia de") es absolutamente innecesaria no sólo en el fútbol, sino también en baloncesto u otros deportes de tanteo abultado. Ya que, si lo que se quiere es destacar la diferencia de puntos, la expresión "gana por" la expresa perfectamente.

Deberes... y derechos
A todos nos ha costado (especialmente en el lenguaje hablado) emplear adecuadamente deber y deber de.
Deber + infinitivo: cuando queremos expresar una obligación. Ejemplo: debes estudiar.
Deber de + infinitivo: para expresar una probabilidad, posibilidad: debe de haber unas mil personas.
Pues esto era así hasta el 17 de diciembre de 2010, cuando la RAE presentó la nueva edición de la Ortografía de la lengua española. La expresión de la obligación la han dejado como estaba. Pero para expresar la probabilidad, te da la doble opción: deber y deber de.
Dicho sencillamente, si tú empleas Deber + infinitivo, aciertas siempre, sea obligación (como antes) o posibilidad (que ahora la puedes decir de las dos maneras).
¿Hay derecho a esta mutilación de la expresión? Si yo digo: ese Alvia debía circular a 190, ¿qué estoy diciendo?
¡No hay derecho!

Para quitarnos el mal sabor de esta amputación expresiva:

Considerar y desastre
Considerar era primitivamente examinar los astros (sidus = estrella, constelación. Ejemplo: espacio sideral) en busca de señales. Yo diría "ponerse de acuerdo con las estrellas" para hacer lo que hay que hacer en su momento.
Pues bien, cuando uno no se pone a considerar, suele ocurrir un desastre (dis - aster = sin astro).

1 comentario:

Ramón dijo...

Gracias por estas pichorradicas " de par de mañana "