Páginas vistas en total

lunes, 25 de septiembre de 2017

A la Fuente (del Hierro) voy por agua

La Fuente del Hierro en 2014. Mírala en Google Maps
La Fuente de Acella, en la actualidad conocida como Fuente del Hierro, se encuentra en Iturrama desde tiempo inmemorial. La primera referencia escrita documentada data del año 1252 y la llama "fuente de Acella". En 1870 el ayuntamiento la reformó, construyendo una pequeña bajada con escaleras y en su frontis inscribió la siguiente leyenda: 
AÑO 1870. Soy fuente tuya/ Cuídame/ ¡Gracias!
Abril 1965. Arranque de la carretera de la fuente del Hierro de la Vuelta del Castillo. La señalización
central y el ensanchamiento se hicieron aquel mes. Falta poner el rótulo de "Universidad”.
1. Arazuri en "Pamplona, calles y barrios"
FUENTE DEL HIERRO
La fuente del Hierro, imagen de 1927
Va desde la Vuelta del Castillo hasta la carretera del Sadar en pleno campus universitario. El Ayuntamiento acordó en el Pleno del 28 de noviembre de 1968, dar el título de Calle de la Fuente del Hierro a la vía que desde antiguo se conocía como Camino de la Fuente del Hierro y Carretera de la Fuente del Hierro. 
El nombre de «Hierro» se le otorgó popularmente hace muchisimos años a una fuente existente, desde tiempo inmemorial, junto a dicho camino, cerca del Sadar, debajo del termino de Iturrama. Este manantial posee un alto poder ferruginoso.
A finales del siglo XIX y principios del XX, esta fontana fue bautizada por el pueblo soberano con el título de Fuente del Setenta, por ser en 1870 cuando el Ayuntamiento adecentó sus alrededores, construyo la escalera con la que cómodamente se baja hasta el manantial, y el muro pétreo de contención. Antiguamente, aquel era el punto de reunión de las cloróticas pamplonesas, que con su palidez y aire romántico acudían todos los días a tomar la salutífera agua medicinal con la esperanza de fortalecer su precaria salud.
"Alberto y Elvira con mamá en Pamplona. Abril de 1928"

2. Pamplona histórica (2013)
Reaparece la fuente más antigua de la ciudad.
Se trata de la Fuente de Acella, en la actualidad también llamada Fuente del Hierro, y que se encuentra en el barrio de Iturrama desde tiempo inmemorial. Aunque se tiene constancia de la existencia de numerosas fuentes, pozos y manantiales en la ciudad, la primera referencia escrita documentada data del año 1252 y cita la fuente de Acella. En aquella época quedaba dentro de la jurisdicción del burgo de San Nicolás y sus aguas procedían del manantial de Iturrama (topónimo ancestral que en euskera significa fuente madre), mismo manantial del que en el siglo XVI se hizo una canalización para abastecer a la ciudad. Dos siglos más tarde, en el XVIII, se realizaría la traída de aguas desde Subiza, por medio del acueducto de Noain.
La fuente desmontada para restaurar
Ya en 1870, era incesante el ir y venir de vecinos hacia esta fuente, llamada del Hierro debido a su alto contenido ferruginoso. Para evitar que se colapsara el orificio de salida, en 1870 el ayuntamiento la reformó construyendo una pequeña bajada con escaleras y en su frontis inscribió la siguiente leyenda: AÑO 1870. Soy fuente tuya. Cuídame. ¡Gracias!

La fuente del Hierro, 1967. EUSEBIO MINA
En esta época se le llamaba también popularmente “la fuente del 70”. Debido a esto y a su alto contenido en Hierro corría por Pamplona la siguiente copla: 
“A la fuente del 70 
la llaman ferruginosa; 
si marchas descolorida,
volverás como una rosa”. 
En esos días era muy común la clorosis, enfermedad que se debía a la falta de Hierro en el organismo. Por este motivo, las jóvenes frecuentaban la fuente para evitar la palidez que les producía la enfermedad.

3. Diario de Navarra. "Hace 50 años"
Finalmente, Diario de Navarra del Lunes, 18 de septiembre de 2017, en "Hace 50 años"
Lunes, 18 de septiembre de 1967 
Fuente del Hierro. Se había realizado obras de desagüe en la Fuente del Hierro, de Pamplona, dejándola en condiciones para poder acercarse a beber agua de su caño sin que hubiera grandes charcos en su alrededor.

A la fuente voy por agua
Esta canción infantil la cantaban las chicas en las calles de Pamplona. Esto es lo que yo recuerdo de haberles oído a mis cuatro hermanas mayores:
-A la fuente voy por agua
y no tengo compañera.
-¿Quién quieres que te acompañe,
rosa de la primavera?
-Que me acompañe la Paqui,
que es la mejor compañera.
Divierte niña, divierte encanto,
qué dolor, qué pena, qué dolor de llanto;
qué dolor, qué pena, qué dolor de llanto fue,
que yo por ella lo bailaré

3 comentarios:

Maite Ibañez dijo...

Una fuente con mucha historia, ole, Pamplona!!.

Anónimo dijo...

Tanta importancia que tenia en aquella época y ahora ahí yace abandonada y llena de mierda en una rotonda en la bajada al campus universitario. En mi pueblo, Puertollano, tenemos otra fuente de hierro que es la que da de beber a los 50.000 habitantes del pueblo.

Patxi Mendiburu dijo...

¿Cómo puedes decir eso, anónimo de Puertollano? Estuvo en la rotonda, pero ya se sacó de ahí y se puso, al lado, junto al camino que baja a la universidad. La tienes en la foto de portada y con conexión a Google Maps para que lo compruebes. Te voy a regalar unas gafas