Páginas vistas en total

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Cambio palacio por chalet

Como me rompan una teja...
Su mayor preocupación es mantenerse desocupados para poder okupar. Preocupante.
Sus argumentos, irreprochables:
“no tener gaztetxe mientras se construyen hoteles de lujo es injusto, 
no tener gaztetxe mientras construyen el tren de alta velocidad es injusto..." 
Pero, a pesar de las amenazas de Martínez, Cuenca y Ruiz les dan palmaditas.
A ver esta vez qué chalet les dan

Un techo gratis, por Dulanz
BLANCO SOBRE NEGRO
Lo mismo puede formar parte de cualquier plan de ‘amabilización’ que del compadreo amigable entre correligionarios. Un grupo de ‘okupas’ toma al asalto una propiedad pública como Pedro por su casa. Los inquilinos del Palacio del Marqués de Rozalejo hacen de la práctica una profesión. Se creen con derecho a pernada. Llevan más de un mes con las ikurriñas tendidas sin que el propietario se haya dado por enterado. Hace tronchantes las palabras del parlamentario Koldo Martínez. El portavoz de Geroa Bai asegura que el Ejecutivo “ya está manos a la tarea para que los jóvenes salgan” del inmueble. Si es que se mueven lo hacen como el perezoso de tres dedos. Cuatro metros a la hora. La salvedad es que el Gobierno contemporiza con un acto ilegal. Y descuida un patrimonio que es de todos. No exclusivo de los abertzales de izquierda. Afirman que lo hacen por “la necesidad básica de un techo y un espacio seguro”. Para partirse. Todo, menos buscar un curro y ganárselo con el sudor de su frente.

Unos 60 jóvenes ocupan el Palacio Marqués de Rozalejo
El grupo, del entorno    de la izquierda abertzale, llevaba más de 72 horas oculto en el interior del edificio de Pamplona
IVÁN BENÍTEZ Pamplona
Una patata caliente. En esto se ha convertido para los diferentes partidos políticos y la propia policía el Palacio del Marqués de Rozalejo de Navarrería (Pamplona), construido en 1739 y de propiedad del Gobierno de Navarra.
Se cumplen diez años de la última ocupación ilegal que ha sufrido este edificio por parte del colectivo ‘okupa’ y que terminó con cuarenta detenidos. Por ello, otro grupo, en esta ocasión formado por unos sesenta jóvenes del entorno de la izquierda abertzale, ha vuelto a entrar al inmueble. “Tomamos el relevo de nuestros antecesores para abrir las puertas de este edificio que lleva más de 20 años cerrado”, explicaban los responsables en una nota que lleva por título ‘Alde Zaharrak gaztetxea lortu du’ (El Casco Viejo ha conseguido el gaztetxe).
En realidad, los jóvenes llevaban ocultos dentro del Palacio de Marqués de Rozalejo algo más de 72 horas y esperaron hasta ayer a mediodía “para dejarse ver” , tal y como reconocían algunos de ellos en la misma entrada. “Llevamos más de 72 horas dentro y ha sido hoy (por ayer) a mediodía cuando hemos hecho oficial nuestra ocupación”, señalaba una joven. “Pero no podemos decir nada más”, dejaba claro.
Hasta el lugar acudieron agentes de la Policía Foral, sin llegar a intervenir. “Sólo nos han dicho que no podían desalojar porque no tenían orden judicial”, aseguraba otra joven. Los agentes policiales no tardaron en retirarse. 
A primera hora de la tarde aparecieron representantes de Bildu y de Aranzadi-Podemos, ante el requerimiento de los propios ‘okupas’. “Sólo hemos venido para escuchar. No puedo decir más”, explicaba al salir del palacio Bakartxo Ruiz, de Bildu. Su presencia dentro duró 40 minutos. Acto seguido,  un grupo extendía una pancarta en la que se leía en euskera ‘Alde Zaharreko gaztetxea aurrera’ (Adelante con el gaztetxe del Casco Viejo). Entre los manifestantes se encontraba Armando Cuenca (Aranzadi-Podemos). Mientras, desde lo alto del edificio, varios encapuchados seguían el acto apoyados en tres de las seis balconadas de hierro forjado, algunos pertrechados con guantes y gafas de sol. Turistas y vecinos, cámara en mano, congelaban el instante. 
En el texto, los ‘okupas’ recuerdan que en 2007 un grupo de jóvenes ya ‘ocupó’ este edificio y consideran que “no tener gaztetxe mientras se construyen hoteles de lujo es injusto, no tener gaztetxe mientras construyen el tren de alta velocidad es injusto, no tener gaztetxe mientras decenas de edificios públicos permanecen en desuso o en abandono es injusto”. Además, añaden, “las puertas de Rozalejo vuelven a estar abiertas a todos los colectivos populares del barrio y de la ciudad que lo necesitan y quieren contribuir a construir el cambio social desde los cimientos”. 
Hoy UPN presentará una moción de urgencia en el Ayuntamiento de Pamplona instando al Gobierno a desalojar el edificio y rechazando la actuación de los concejales de Aranzadi.

No hay comentarios: