Páginas vistas en total

martes, 18 de diciembre de 2018

1922 Caído ante los miuras

José María García-Mina, hijo del mozo caído y con el mismo nombre
Nunca me cansaré de decir que, cuando queráis obtener información sobre una imagen, colocad el puntero del ratón sobre ella y pulsa el botón derecho. Google te buscará todas las páginas en las que aparezca esa foto con los datos que cada página ofrezca.
Y es que lo que me ha pasado con la imagen de hoy merece dedicarle una entrada exclusiva para ella.
Por cierto, desde niño me preguntaba qué habría sido de aquel mozo. Hoy con satisfacción podemos respirar tranquilos: increíblemente, no le tocaron un pelo.

Botón derecho
Me ha salido, en primer lugar, una página de Diario de Navarra que, cosa extraña, además de la escasa calidad de la imagen, equivoca la autoría de la misma, como luego veréis.
Tras algunas otras páginas que aportaban escasos datos, he llegado a un reportaje increíble en El Español, de hace un año, que nos regala todo lo que necesitamos y con la máxima credibilidad. Todo un regalo conseguido en menos de un minuto gracias al botón derecho de nuestro ratón.

Quién, quiénes, desde dónde, cuándo
Empecemos por el caído: José María García Mina (a quien, por cierto, no le pasó absolutamente nada). Sigamos por el entrevistado. La persona a la que El Español hace la entrevista se llama también José María García-Mina, hijo del protagonista, tiene 86 años y es abuelo de uno de los firmantes de este reportaje por parte de madre.
En cuanto al autor de la foto, se dice en DN: "Esta foto la hizo Francisco Zubieta Vidaurre (Pamplona, 1908-1998)". Si la foto es del 10 de julio de 1922, parece poco probable que la hiciera un chaval de 14 años.
Y se añade en DN: "Está hecha desde Estafeta, pero se ve la plaza del Ayuntamiento". 
Como se ve en la foto, sacada desde esa plaza, es imposible desde los balcones de Estafeta ver la Plaza Consistorial. La casa señalada con la flecha lo impide. Lo más probable es que se haya hecho  desde un primer piso de la esquina de Mercaderes (rectángulo verde) con Estafeta. Ya nos lo aclarará Pío Guerendiáin.
José María García-Mina, hijo, dice que la instantánea es de Juanito Miquélez. En La Perla Sanfermines y en Memorias del Viejo Pamplona he encontrado algunos posibles datos sobre "Juan Miquélez".
Ya hemos dicho que la foto es del 10 de julio de 1922. Era el cuarto encierro que entraba en la Plaza actual, inaugurada con el del día 7. Antes, por ejemplo en este vídeo de 1914, los toros giraban, al final de Estafeta, a su derecha, para entrar en la Plaza Vieja:

En cuanto a la hora del encierro, éste del mozo caído se corrió a las cinco, pero el encierro siempre ha sido a la misma hora... solar. El astro rey es quien manda. En la antigüedad comenzaba a las 6. Entre 1918 y 1923 (éste es del 22) se movió a las 5 por un cambio de hora legal. En 1924 se empezó a correr a las 7 y, finalmente, en 1974 se cambió a las 8, hora en la que se corre actualmente.
Tan es así que manda la luz solar, que los encierros de septiembre de 1978 y los celebrados en los Sanfermines chiquitos de 1991, 1992 y 1993 se corrieron a las 9 de la mañana, ya que de julio a septiembre el amanecer se retrasa más de una hora.

La repercusión de la foto 
La impresionante imagen tuvo su impacto desde el principio. La hemeroteca de DN así lo recoge ya el día siguiente, DN 11.07.22 Fotografías interesantes:
“En el escaparate [...] se ha expuesto al público una magnífica fotografía corriendo los toros de Miura ayer por Mercaderes [...]. Es una de las más interesantes que se han hecho de los toros corriendo por las calles, pues se ve a un muchacho caído y los toros en actitud de arremeterlo. Como siempre ocurre, no pasó nada. Pasaron los toros abriéndose en dos filas para no tocarle ni un pelo ni la ropa. ¡Es muy grande San Fermín!”
Aquella foto dio la vuelta al mundo, hasta el punto de que su protagonista se la encontró expuesta en un bar de Alemania, a donde había acudido para comprar maquinaria para su fábrica.
De esa foto se hicieron postales tan curiosas como esta con el logo comercial de Anís las Cadenas. En alguna de ellas, se decían cosas tan impresionantes como estas:
“Un momento emocionante. Un pamplonica amenazado por 12 cuernos de muerte... y sin embargo, no le pasó nada. Esto no hay quien lo explique, es necesario verlo, pues de no existir esta prueba irrefutable, nadie lo creyera. Son cosas de San Fermín”
Hasta un poema
Cuando ayer estaba mirando cosas de Lezcairu en Arazuri, se me fue la mano de la L (Lezcairu) a la M (Mercaderes) y Don José Joaquín allí tenía, en la página 232 del tomo II de "Pamplona, calles y barrios" la foto del mozo caído con el siguiente pie de foto: "10 de Julio 1922. Caída de García Mina en la calle de Mercaderes que inspiró al poeta navarro Alberto Pelairea un bonito soneto". Y dos páginas más adelante reproduce el soneto.
Arazuri por fin con sus gafas
Lo mismo en El Español: Cinco años después de la caída, un poeta escribió sobre aquello. “Ampliaron la foto y se la regalaron a mi padre con un soneto sobre ella. Estaba siempre en casa y me la quedé yo cuando murió”, explica este García-Mina.
Es de agradecer -y mucho- que ya Arazuri por el 79-80 recogiera esta gran fotografía y el poema que inspiró a Alberto Pelairea (por favor, mirad un poco el enlace).

Solo para hombres

Cuando el ganado se encierra, 
alma recia y pecho fuerte, 
vedlos jugar con la muerte 
a los mozos de mi tierra. 
El último, el más osado,
en la carrera ha caído 
Alberto Pelairea
y al verse y verlo tendido 
ni él ni nadie se ha asustado. 
Solo ante tanta hermosura, 
tiembla un miura y otro miura 
y en terror huyen por fin 
pensando ¿qué tierra es ésta? 
Y el viejo manso contesta: 
¡es Navarra en San Fermín!
Y un encierro de mazapán
Esto sale en la hemeroteca de DN seis años después. Lo único que me inquieta es la fecha

Miscelánea Taurina 28/12/1928
El mozo caído
El encierro de mazapán ¡Ya salió la solución! Ni lo adquiere José María García Mina, ni sus amigos, ni la Junta municipal de Beneficencia, como habíamos propuesto nosotros el día que nos ocupamos de la gran mazapanada taurina que reproduce el emocionante encierro de hace unos años, en el que nació por segunda vez -dichoso él, que puede quitarse por este plausible motivo cerca de 30 años- el amigo García Mina; sino que es la propia casa de El Buen Gusto, la que ha tenido el acierto de dedicar la obra de arte «gratis et amore» a beneficio visual y digestivo de los asilados de la Casa de Misericordia. Primero se recrearán los chicos y los ancianas (caben los dos sexos) viendo el sugestivo cuadro del encierro con toros de mazapán, cuernos de mantequilla, barreras de guirlache y gente de azúcar por calles y balcones; y luego hincarán el diente a un muslín de José María, caído en la calle, que les...

Como veis, la foto de García Mina no pasó en absoluto desapercibida.
Quiero agradecer a El Español el magnífico reportaje y las imágenes que hacen absolutamente fidedignas todas las informaciones que en él se hacen.
Y acordaos: botón derecho, siempre. Puede daros sorpresas tan grandes como ésta.

No hay comentarios: