Páginas vistas en total

lunes, 6 de noviembre de 2017

Ayudemos al comercio de la Vieja Iruña


Un grito de socorro por el comercio del Casco Viejo, Una llamada de solidaridad con esos héroes que se resisten a cerrar las persianas de la tienda. Comercios de toda la vida que dan vida a la Vieja Iruña. Si consentimos su desaparición, con ellos morirá un trocito de nosotros mismos, de nuestra infancia. Nos lo aseguran Manuel Sarobe en DN y el vídeo de Desolvidar

¿Amabilizar? No precisamente
Queriendo 'amabilizar', se puede estropear el Casco Viejo de Pamplona, aislándolo del resto de la ciudad. A resultas de ello, las ventas de sus comercios se han desplomado. Normal. Los hábitos de consumo están estrechamente ligados a la comodidad. El éxito del “e-commerce” radica en la posibilidad de comprar durante las 24 horas, festivos incluidos, desde cualquier ordenador o móvil, productos que al día siguiente nos entregan en la puerta de casa. Disponemos también de modernos centros comerciales, bien comunicados, con parking gratuito, sugerentes ofertas de ocio y restauración, fresquitos en verano y calientes en invierno.
Ya en Pamplona priorizamos nuestro barrio y, si hemos de desplazarnos, optamos por los de más fácil acceso. El Casco Antiguo parte de una situación desventajosa, pues las sucesivas expansiones de la capital lo han ido dejando cada vez más a desmano. Si a ello añadimos una política consistente en crear un cordón que impide toda aproximación rodada, so pena de fuertes multas, dejaremos de ir. Y sin clientes no hay ventas, y sin ventas no hay tiendas. La pérdida de su importante función social convertirá lo viejo, en el mejor de los casos, en una zona sólo apta para la bebida -con todo lo que ello conlleva- y, en el peor, en un gueto. Las restricciones han complicado además el tráfico de una ciudad en la que se circulaba con fluidez. Lo mismo puede ocurrir con Pío XII.
Yo les animo a  zambullirse en nuestras viejas rúas, acompañados de sus hijos. Ayudemos a los héroes -que todavía resisten- a subir cada mañana la persiana de negocios que nos evocan recuerdos de la niñez. Hagámoslo disfrutando de esas calles de bonitos nombres que guardan la esencia de Pamplona. Deléitense en los bien abastecidos puestos del mercado de Santo Domingo, de trato familiar –“¿qué te pongo, majico?”-. Compren en establecimientos que tributan aquí. Peguen su nariz al escaparate de Casa Torrens, endulcen su vida en la confitería Layana o en pastas Beatriz, sin importarles la cola. 
Háganse con una vela en Donézar, regaliz en Ataun, cera en la droguería López, licores en Murillo, instrumentos musicales en Arilla, belenes en Ardanaz, marcos en Amado Mendoza... Cálcense alpargatas de la Mañueta. Entren en las librerías, mercerías o ultramarinos que a duras penas sobreviven. Pequen en las tentadoras barras de sus bares. Olvídense del reloj y siéntense en la plazuela de San José a contemplar la belleza y quietud que les rodea.
Asómense al Caballo Blanco y recorran la muralla hasta la pasarela del Labrit que, incomprensiblemente, alguien ha olvidado reabrir, cegando así otra transitada vía de entrada a lo viejo. Cuélense, si tienen fe, en alguna de las iglesias en penumbra para rogar al Altísimo por el bien de nuestra Ciudad. Visiten la Catedral, aunque no crean en Dios. Y el solitario Museo de Navarra. O un edificio okupado. Correspondan, entre tanto, a los tímidos saludos de los peregrinos camino a Santiago. Vivan Pamplona. Vivan sus pueblos. 
Porque parte de lo que somos se lo debemos a las calles que nos vieron nacer. No permitamos que mueran. O que las maten, mejor dicho.
MANUEL SAROBE OYARZUN

Nota de Desolvidar:
Como no caben aquí todos los comercios, establecimientos, lugares... a los que alude este magnífico articulo de Manuel Sarobe, he preferido incluirlos en este vídeo que hace un recorrido por los rincones, tiendas, comercios, templos... de los que hace referencia Manuel, y le he añadido un ambiente de Navidad, que ya la tenemos encima

1 comentario:

Maite Ibañez dijo...

Muy bonito vídeo, con música Navideña, y muchos comercios. Ya falta poco para disfrutar de la Navidad, el invierno y la nieve, y también con salud.