Páginas vistas en el último mes

viernes, 4 de noviembre de 2016

María de Echarri: "Estrella de los Mares"


Ha sido bastante más laboriosa de lo que esperaba la búsqueda de los orígenes de "Estrella de los mares", esta canción tan hermosa que tanto nos dice en la familia. 
Hasta ahora, la antigüedad mínima que tenía venía de mi hermana mayor que la aprendió a primeros de los años '50 en las Colonias de Doña Carmen Ibarrola, maestra de San Francisco (ver imagen) y señorita de las Colonias de Fuenterrabía.
Maestras de las Escuelas de San Francisco.
Sentadas, de izda a dcha: Clínia Cabañas, Eusebia Logroño, Amparo Toro, Fermina Zulategui.
De pie, de izda a dcha, Carmen Moreno, Carmen Ibarrola, Josefina Olcoz, Mª Victoria Almarza,
Paulina Goñi, Pepita Alegría, Ascensión Jiménez, Valentina López Urmeneta y Mª Josefa Martín.

En la Biblioteca nacional salían muchas referencias de su "gemela" "Salve, Estrella de los Mares", pero de ésta nuestra, ni rastro.
Al final, cuando ya me daba por vencido (siempre de momento...) me ha aparecido esta página en Prensa Histórica, que nos da una antigüedad mínima de un siglo. 
Pincha para leer mejor
En compensación a mis desvelos, ha aparecido en el contexto de un artículo de María de Echarri (tiene calle en Zaragoza y en Madrid, pero no lo digáis muy en alto), nacida en 1878 en Madrid y fallecida, en 1955, en San Sebastián (otros dicen que en Madrid), articulista y propagandista católica, comprometida con la mujer trabajadora, que llegó a ser concejal en Madrid. entre 1924 y 25.
No seré yo quien tilde este artículo de lacrimógeno y menos de ñoño o de cursi. Es simplemente un cuento de Navidad, de la Nochebuena de 1915 (¡cuando nacieron mis padres!), en el ambiente de una aldea de la Cantabria marinera.
Y el contexto de este cuento ("Sus labios murmuraban una plegaria.., la que cantaba en la novena á la Virgen de su pueblo, de la que no se olvidara ni un día en su destierro") nos sugiere que la antigüedad de esta canción (no sólo plegaria) es mucho mayor que ese 1915 hasta el que -de momento- hemos llegado.
A ver si, entre todos, seguimos avanzando.

Actualización 07.11.16
Hoy una compañera, directora de coro, me ha sorprendido diciéndome que esta canción podría ser una habanera. ¿Alguien podría asegurarlo?


María de Echarri: "La Nochebuena de una madre"
¡Qué triste y qué sola estaba la pobre madre!... Hacía ya tres años que se habla marchado sin despedirse, sin que ella tuviese la menor sospecha de que pensaba ausentarse su único hijo, el mocetón fuerte y cariñoso, el sostén de su viudez, el que con palabras amantes la había consolado, asegurándole que mientras él viviese nunca le faltaría apoyo ni lo necesario para la vida.
¿Qué había ocurrido para que el muchacho cambiase de proceder y dejase sola, abandonada, teniendo que ganarse el pan á costa de mucho trabajo, á la madre que en él cifraba sus ilusiones y sus esperanzas?
Ella no lo sabía... Ella no recordaba nada... Ella sólo un día había visto un poco pensativo á Juan Luis, pero sin atribuirlo á causa grave. Ella, la pobre, no podía decir más que una cosa, y era que su hijo se habla marchado, era que su Juan Luis había desaparecido, dejándole unas líneas de despedida, pero sin decir adónde iba á parar...
Ella sólo podía referir escenas muy amargas, horas en que no hacía sino llorar, en que le parecía que el corazón se le saltaba de pena, en que le daba igual morirse, aunque á la vida se aferraba por la esperanza de que el hijo volvería y tornaría á renacer en la casita, asentada frente al mar, la dicha y la paz…
¡Qué de ratos se pasaba la madre frente á ese mar, en el que surcaba ligera la barquilla de Juan Luis cuando salía á la pesca!

¡Qué de lágrimas derramadas ante las plantas de la estrella de la mañana, ante el altar de Aquella que es Consuelo supremo de los afligidos!
¡Pobre Juanuca!.. Su existencia contaba más amarguras que dichas; más dolores, que risas!...
De niña, huérfana de madre, á los pocos meses de nacer, no había conocido las caricias y el amor materno...
De joven casó con un pescador honrado y trabajador, pero enfermo, y que habla muerto después de largos padecimientos...
Viuda y sin recursos, una claridad lucía en su cielo tan ennegrecido: e! hijo, el hijo que se le parecía á ella, el hijo que tenía fama en el pueblo de bueno, de trabajador, de valiente, el hijo que guardaba para su madre ternuras que no se esperaban de su carácter algo áspero y brusco…
Y esa claridad habla desaparecido también…
La madre lloraba, lloraba en aquel anochecer de un día hermoso, preludio de una noche en que vino al mundo el Hijo de Dios, y anunció que habría paz en la tierra para los hombres de buena Voluntad...
***
Pincha para comprobar que este montaje es el artículo original
Apoyado sobre la barandilla de un buque que volvía á España, se veía á un hombre, que miraba con ansia las costas aún lejanas, pero que se adivinaban en el horizonte…
Era un hombre joven, no había cumplido los veinticinco, y su rostro, algo demacrado, resultaba simpático, inspiraba confianza…  
Sus ojos negros y expresivos miraban de frente, no se bajaban, no rehuían el que otros se posasen sobre ellos, como el que tiene mucho que esconder...
Hablaba poco, pero siempre con bondadoso acento, siempre con deseo de ser agradable,  sobre todo si era alguna mujer de edad la que se le acercaba, ó un niño el que quería interrogarle... Su único afán era llegar pronto...
Su aspiración el recalar en el puerto á tiempo de tomar  el tren y llegar al pueblo la noche llamada por los cristianos Nochebuena, porque comenzó la redención de los hombres, y empezaron á entreabrirse las puertas del Cielo, .
¡Oh y qué arrepentido estaba Juan Luis, pues era él, de haber escuchado al amigo que le propuso huir de su hogar y buscar en América una posición y una fortuna! El, le había tontamente creído...
El había soñado con un porvenir dichoso para la madre, sin pensar en que la dicha para ella era tenerle á su lado, y como sabía que si la hablaba, que si la consultaba, se iba la madre á oponer, hizo lo que el amigo, un aventurero llegado al pueblo poco ha, le propuso: marchar sin decir nada, huir de su casa, no dejar tampoco sus señas para que la madre no le hiciese volver… y emigrar á América á hacer dinero, el eterno sueño de muchos españoles, que cuando -como Juan Luis- despiertan, se encuentran con una realidad desconsoladora.
El mozo, cansado de luchar, comenzó á pensar en el regreso á la patria; añoranzas de su tierruca, besada por el mar y embalsamada por las verdes praderas, en las que crecían á millares los brezos, las campanillas, las margaritas, le atormentaban de día y de noche. El recuerdo de su casa, aseada y limpia, en la que la madre, siempre sonriente, siempre bondadosa, se ocupaba de tenerle preparada la comida apetitosa, la cama mullida, la muda si volvía de la mar, le hacía sufrir, le hacía llorar, y un día rompió el contrato que lo ataba casi como bestia de carga á un amo, exigente y duro, y como emigrado volvía hacia España en el vapor que estaba á punto de tocar tierra, la tierra donde él viera la luz primera, la tierra montañesa.

Sus ansias eran arribar á su pueblo la Nochebuena, y juntos comer unas sopas, allá en su cocina aseada, al lado de la madre qua tanto seguramente había llorado por él. Sus labios murmuraban una plegaria.., la que cantaba en la novena á la Virgen de su pueblo, de la que no se olvidara ni un día en su destierro, la que decía á María…
Estrella de los mares
cuyos reflejos... cuyos reflejos
en mis ojos de niño
resplandecieron... resplandecieron
¿Te acuerdas, madre,
á tus pies cuántas veces
recé la Salve?...
***
En la Iglesia comenzaba la Misa de media noche... El altar aparecía cuajado de luces y de flores, que flores ce daban allí hasta en invierno, y en el coro las voces de los marineros entonaban el Gloria in excelsis Deo.
Arrebujada en su mantón, hincada en el suelo, Juanuca rezaba y lloraba... Esa paz prometida á los hombres de buena voluntad ella la habla perdido..., ¿la volverla á recuperar?
Abrióse la puerta casi sin ruido... Entró un hombre.
Sus miradas vacilantes revelaban intensa emoción... Miró á su alrededor... Inquietud vivísima se dibujó en su expresivo rostro... De pronto, un grito ahogado escapóse de sus labios... Juanuca se extremeció y volvió la cabeza. Juan Luis cayó de rodillas á su lado, ocultando su frente entre las manos de la madre...
“¡Gloria á Dios en las alturas!”, repetían en el coro...
“Y paz en la tierra á los hombres de buena voluntad”.
La paz ansiada había llegado.
María de Echarri

No hay comentarios: