Páginas vistas en total

viernes, 10 de agosto de 2018

Homenaje a Paco Casanova 2018. Documentación

COMUNICADO XVIII ANIVERSARIO FRANCISCO CASANOVA
Berriozar, 9 de agosto de 2018
Buenas tardes:
Porque no podemos ni debemos olvidar, nos reunimos nuevamente ante este monumento a las víctimas del terrorismo para recordar de manera especial a Paco, en el XVIII aniversario de su asesinato a manos de la ETA. Junto a él, también deseamos rendir homenaje a cada una de las casi mil víctimas asesinadas en España, en plena democracia, por la dictadura del terror. Gracias Rosalía, Javier y Laura por compartir este acto con nosotros. Sabemos que es un día duro, también así lo sentimos nosotros.
Gracias por vuestra presencia a cuantos venís de corazón a honrar la memoria de Paco. No queremos, en cambio, dar la bienvenida a quienes acuden a hacerse la foto y, sin dignidad alguna, acto seguido, piden beneficios para los asesinos, van a esos infames ongi-etorri o gobiernan con los que -cuando menos- no condenan el terrorismo de la ETA.
Pedimos a los políticos de los partidos constitucionalistas que en asuntos de máxima importancia, como es el de las víctimas del terrorismo y sus verdugos, dejen sus siglas en segundo plano y se unan por el bien común. No pueden olvidar por qué la ETA asesinó a casi mil ciudadanos. Tampoco pueden dar beneficio alguno a una banda de malhechores que mediante el terror quisieron imponer su ideario totalitario.
Pedimos que estén unidos para enfrentaros a ideas, y ya hechos, por los que nació la ETA, los que ya se están llevando a cabo hoy en día desde las Instituciones.
Pedimos que trabajen con unidad para que no se permitan recibimientos a los asesinos como si se tratase de héroes. Que tengan presentes a cuantos quedaron en el camino defendiendo la libertad de todos, muchos, compañeros de quienes estáis presentes.
Y pedimos que no se escatimen medios y se ponga todo el empeño para esclarecer los más de 300 asesinatos que hay sin resolver.
Nuevamente deseamos agradecer a los concejales del PSN y UPN de nuestro pueblo que sigan unidos en asuntos como los mencionados, aunque discrepen en otros, como es natural.
Ahora oiremos, en la voz de su compositor, un poema civil

Dónde y cuándo (Berriozar, 9-VIII.2018)
Aquel día, hizo Dios a Caín la pregunta que sigue traspasando los siglos:-¿Dónde está tu hermano Abel? (Es decir, ¿qué hiciste de tu hermano?) Se oye su sangre que clama a mí desde el suelo. Vagabundo serás y errantes serán tus pasos .
Como Homero cantara el descenso en el Hades, con la ayuda de Circe, de Ulises mañero y taimado, el poeta de Roma, Virgilio preclaro, describió la visita de Eneas piadoso en el lóbrego Averno a su padre adorado. Al pasar por el Tártaro, presenció los tormentos de aquéllos que en vida no dejaron de odiar a los suyos…, o se alzaron en armas a favor de un proyecto malvado. Unos hacen rodar un enorme peñasco.Otros penden tendidos y uncidos de una rueda a los radios . Varios siglos más tarde, recorrió los infiernos, por Virgilio guiado, Dante Alighieri, “il Sommo Poeta”, florentino-italiano. Del Inferno en su undécimo canto, nos describe el abismo apestoso en que yace la gente violenta: asesinos, ladrones, incendiarios… Morte per forza e ferute dogliose, nel prossimo si danno, e nel suo avere ruine, incendii e tollette damnose,Onde homicide e ciascun que mal fere guastatori e predon, tutti tormenta lo giro primo per diverse schiere .
***
A lo largo de todos los tiempos, golpeó el mural de las conciencias el apóstrofe del Génesis: ¿Qué has hecho de tu hermano? Aquí también, igual que en muchas partes, sufrimos la negra maldición de la inicua violencia y del crimen nefando. Por nuestra breve tierra fronteriza al trote y al galope muchas veces pasaron los tres, apocalípticos, caballos -negro, rojo y bayo- de la guerra, del hambre y de la muerte. Digámoslo claro: Cainita fue, en gran parte, nuestra historia. Cainita la costumbre, cainita la memoria y el legado. Varias guerras civiles, el siglo diecinueve. Otra guerra civil, hace sólo ochenta años. Y ayer y antesdeayer de nuestro calendario, en la era más limpia y democrática de España, en la nutricia paz conseguida a destajo, una espesa manada de asesinos, bien cubierta por los cuatro costados, mancharon de nuevo con sus sucias pezuñas nuestra tierra de sangre, luto y llanto, con casi un millar de asesinatos, y un número sin cuento de heridas, secuestros, destierros y extorsiones, de amenazas, hostigos, infamias, calumnias, persecución y estragos. Euskadi y libertad, era su lema, es decir, la independencia. El hacha y la serpiente -el odio y la mentira-, sus símbolos macabros. España, su obsesivo, telúrico, enemigo; la presa de su saña. Inhombres, sus verdugos y sus múltiples cómplices insanos. Triste, abominable, pero cada día más urgente, su verídico relato.
Ha llegado, pues, la hora, tras el fracaso de la banda terrorista en cuanto tal, pero no de su maldad y su contagio, de responder sinceros, cada uno, cada cual, cada grupo, y como pueblo, el dónde de esta historia: en dónde estuvo cada quisque en este trágico escenario.
***
¿Dónde estuvieron, estuvisteis, estuvimos? ¿Dónde, cuando ETA acribillaba y trucidaba al español de turno, en nombre, de su libertad patriótica? Cuando ETA amedrentaba e imponía el silencio del terror informe. Cuando ETA conseguía que una parte importante de navarros aplaudiera y aprobara y votara la caza del hombre? ¿Dónde estuvisteis políticos, presidentes, consejeros, alcaldes, concejales, de todos los partidos, de todos los colores, vosotros, llamados a guiar a nuestro pueblo. ¿Dónde, intelectuales, juristas, catedráticos, maestros, profesores, los de la lección de cada día; poetas, músicos, pintores, periodistas, escritores, que impartís la mejor sabiduría, la justicia, la belleza…? ¿Dónde, conspicuos expertos de todas las profesiones, ejemplo cotidiano del hombre de la calle, que sigue vuestra vida y admira vuestro oficio? ¿Dónde, obispos y arzobispos, párrocos y coadjutores, religiosas, religiosos de todas las Órdenes y Congregaciones, tan activos, tan proféticos, algunos de vosotros, en el último franquismo…? ¿Dónde estuvieron, estuvisteis, estuvimos, todos, sin escuchar siquiera los clamores de la sangre derramada de las víctimas en calles, plazas y rincones de nuestra historia y geografía…? ¿Dónde?
¿Dónde estuvieron, estuvisteis, estuvimos, aquella tarde de agosto, en que mataron al noble subteniente español Francisco Casanova Vicente, ¿Dónde, esa noche, y los días posteriores? ¿Acaso en complicidad con los matones? ¿En la muda omertá que ellos, día a día, levantaron? ¿O en la injusta y avezada posición del mandilón, lebrón, vilote?
Si nuestro pueblo hubiera estado en pie, en los primeros golpes del terror, como estuvimos, por tantas causas en tantas ocasiones, tal vez las manadas de bandidos se hubieran espantado, y hoy tendríamos más luz en las meninges, más paz en los corazones.
***
Vayamos un poco más allá. Y añadamos el cuándo del futuro necesario al dónde del pasado. Si no estuvimos donde y como debimos haber estado, peguntémonos también el momento en que llegamos a ser conscientes de nuestro miedo, de nuestra sumisión, de nuestro embargo, y decidimos, por dignidad y por justicia humana, de tan monstruosa esclavitud desperezarnos. Pero, si todavía no lo hicimos, pongámonos a ello con todos los medios más cercanos.
Porque, si los bandidos oficiales fueron derrotados, y penan en la cárcel sus delitos, más propios de chacales hambrientos o de míticos endriagos, muchos de sus secuaces y voceros -esa “ETA total-”, por el terror subidos a los puestos de mando, reparten por doquier su doctrina de odios y venganzas, de desprecios a todo lo español y lo navarro: (¡Nosotros, los navarros, españoles y europeos, somos el objetivo permanente de todas sus afrentas, de todos sus escarnios!)
Pero nadie, que se sepa, nace odiando. ¿Quién les propinó el sutil e implacable veneno, que los hizo in-humanos? ¿Quién el frío licor amargo, que los llevó a la odiosa venganza, a cuentas y a plazos?
Nos dejan la herencia del falso y leninista derecho a decidir: derecho a destruir, en cualquier tiempo y lugar, todo un Estado -la obra política mayor del genio humano-; el falso derecho a destruir la convivencia, la paz y libertad de todos los iguales, ciudadanos, unidos por la ley común, constitutiva de derechos y deberes cotidianos, defensora de los valores cívicos más altos.
***
Olvidadas las armas materiales, la memoria martirial de las víctimas exige no pronunciar jamás su nombre en vano, no volver, por la puerta de atrás, a las andadas, no refrendar el programa etarril con la otra mano.
¡No amontonar más muerte a los ya muertos. No profanar su gloria y su descanso!

Víctor Manuel Arbeloa

DN 10.08.18 
Laura, hija de Casanova, asesinado por ETA hace 18 años: "Me ha faltado lo mejor"Son cinco. De nacionalidad magrebí, todos contemplan asombrados el despliegue de cámaras y fotógrafos ante la pequeña placa en el suelo. En su inocencia, se han colocado sin saberlo en el centro del homenaje al subteniente del Ejército Francisco Casanova Vicente. No saben que fue asesinado hace 18 años en su mismo pueblo, Berriozar. Tampoco lo que se esconde tras la sigla ETA que acaban de oír. Ni que la mujer que tienen justo detrás y les mira con una sonrisa cansada es la viuda del malogrado militar. A sus seis años, los niños han nacido cuando la banda terrorista había dejado ya de matar. Pero esa edad tenía el 9 de agosto de 2000 Laura Casanova, la hija de aquel subteniente amante de la jota. Y con esa misma pasión ella volvió ayer a dedicarle unos versos: “Me ha faltado lo mejor desde que te marchaste”.
La Puerta de la Libertad, la escultura en recuerdo a las víctimas del terrorismo que se abre en un costado de la Plaza Eguzki, volvió a reunir ayer a amigos y familiares de Paco, militar tiroteado en la puerta de su casa cuando volvía de trabajar. Allí habían salido a recibirle la mencionada Laura y su hermano, Javier. Los mismos a los que homenaje a homenaje se les ha visto crecer con el paso de los años. Siempre flanqueando a su madre, Rosalía Sainz de Aja. Siempre con unamirada hacia el cielo.
No estuvieron solos. A las autoridades del Ejército del Acuartelamiento de Aizoáin, de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Foral, se sumó una nutrida representación de UPN (con Javier Esparza y el expresidente Miguel Sanz a la cabeza), secundada por militantes del PP y el delegado del Gobierno socialista en Navarra, que acudió junto a parlamentarios del PSN. Y también los hubo de Geroa Bai, la formación de la presidenta Barkos, cuyo gobierno estuvo representado por la consejera de Relaciones Institucionales, Ana Ollo. Ella, estoica, escuchó cómo Maribel Vals, de la Asociación Vecinos de Paz, de Berriozar, recordaba a su amigo y vecino y declaraba “no dar la bienvenida a quienes acuden a hacerse la foto y sin dignidad alguna, acto seguido, piden beneficios para los asesinos o gobiernan con los que no condenan el terrorismo de ETA”. También les recordó que no van a olvidar, “aunque se empeñen”. Y a Víctor Manuel Arbeloa, exparlamentario socialista, que en un largo y duro poema se cuestionó por el papel de cada uno durante la barbarie etarra.
Lo que Ollo, que prefirió no hacer declaraciones, no escuchó, fue la canción titulada Memoria, justicia, dignidad y verdad, con la que se cerró el homenaje. La consejera se había marchado justo antes de comenzar la 4ª jota entonada por el grupo llegado de la Ribera. Se titulaba A un cobarde me enfrenté.




No hay comentarios: