Páginas vistas en el último mes

viernes, 12 de febrero de 2016

Traslado del Cristo Alzado de Orduna


El Cristo Alzado (1932) no es la única obra del roncalés Fructuoso Orduna que tenemos tan a mano en Pamplona. El monumento a Gayarre en la Taconera, el friso del Palacio de Diputación, el retrato de Ezequiel Endériz que hasta finales de mes se expone (gratis) en el Museo, Post nubila Phoebus, en este mismo lugar, monumento al Duque de Ahumada, en la Avda. de Galicia...
Este miércoles, día 10, tocaba el Traslado del Cristo de cuatro clavos desde el local de La Hermandad de la Pasión hasta la Catedral. Así lo contaba ayer Diario de Navarra:
Pamplona traslada al Cristo Alzado
La Hermandad de la Pasión celebró ayer el traslado del paso del Cristo Alzado desde su sede, en la calle Dormitalería, a la catedral de Pamplona, donde la imagen permanecerá hasta el próximo 25 de marzo, Viernes Santo. Muchos pamploneses participaron, como es tradición, en la conocida como Procesión del Silencio que transitó por las calles Dormitalería, Javier, Compañía y Curia, antes de acceder a la catedral, en un momento de recogimiento y emoción para los asistentes. En el atrio, [el Arzobispo, Francisco Pérez. y] el deán, Carlos Ayerra, recibió a la comitiva, minutos antes de las ocho de la tarde. A esa hora se celebraba la eucaristía del miércoles de Ceniza. Todos los viernes a las ocho de la tarde, mientras dure el tiempo de Cuaresma, se celebrará un Vía Crucis que discurrirá por las naves de la catedral.


En este primer vídeo podréis ver a Juan Miguel Arriazu, Prior de la Pasión, expresando sus mejores deseos a los presentes. Y tras ello, la salida del paso del local de Dormitalería hasta llegar a la Catedral:


En el 2º, vemos con todo detalle la recepción al paso y a la Hermandad de la Pasión por parte del Arzobispo y el Deán. Mientras el arzobispo inciensa al paso, sucede un curioso diálogo entre Carlos Ayerra y un servidor. Nos conocimos hace más de un año en la Calle Dormitalería, junto a las casas del arcediano y el dormitalero. Y él -prodigiosa memoria- me ha recordado hasta por el apellido.
Ya en el interior, mientras avanza el paso por una nave lateral, escucharemos al Coro de Esclavos de Nª Señora, entre cuyos integrantes saludé a Alfredo Igartua -voz y mente preclaras donde las haya-, a quien podréis ver en alguna de las fotos que he subido a Facebook.
Y en la sacristía donde se cambiaban los mozorros, descubrí que también había portadoras, entre ellas una antigua alumna (Arraiza, la de la dcha en la foto de Face) del IES Ibaialde.



Enlace a las fotos de Facebook.

No hay comentarios: