Páginas vistas en el último mes

miércoles, 9 de agosto de 2017

El Barça, la Liga y la independencia

Cuando unos quieren abandonar el barco, se van con todas las consecuencias (Liga, Copa del Rey... incluidas). Lo que no se les permite es llevarse el camarote, arrastrando -de paso- a los catalanes que quieren quedarse. A lo sumo pueden pedir -con educación- un bote, por si un día se arrepienten y deciden volver (imagen sacada de Faro).

La Liga del Fútbol Club Barcelona                                                  por Víctor Manuel Arbeloa
V.M. Arbeloa por 1965ca.
No es de extrañar que un club de fútbol tan importante como el F.C. Barcelona -“el Barça” para los de casa-, aparte el caso Neymar, ande este año tan remolón, tan retrasado en el mercado de los nuevos jugadores. 
¿No quieren los directivos y los jugadores independentistas del club -que no son pocos, por lo que ellos mismos dicen- declararse independientes de España, el próximo 1 de octubre, haya o no haya referéndum? ¿Y con qué cara van a seguir jugando en la Primera Liga del Fútbol español, que se reanuda a finales de este mes? 
¿Piensan acaso que la nueva Federación Española de Fútbol, de la era post-Villar, va a permitir jugar en Primera División a un club -“¡i més que un club!”- de la capital de una Comunidad, cuyo Parlamento autonómico la declara, ilegalmente, independiente, tras años de protestas, concentraciones, manifestaciones, votaciones…, en algunas de las cuales ha participado el mismo club?  
¿Y van a tolerar los aficionados independentistas catalanes que su equipo, buque insignia deportivo de su catalanismo antiespañol -el de las pitadas al rey y al himno españoles-, siga jugando nada menos que en la Primera División de la Liga Española de Fútbol, contradiciendo así de manera pública, insistente, popular y deportiva, sus convicciones, sus querencias, sentimientos y emociones, poniendo en peligro, además, la consistencia de su decisión separatista e independentista? 
¿Serán quizás los clubs barcelonistas, repartidos por toda la España opresora y poco democrática, que hasta ahora no parece que se hayan creído eso del separatismo catalán –¡cosa, al fin y al cabo, de políticos!-, dada su pasión por Iniesta o por Messi, los que obligarán a la nueva Federación de Fútbol a mirar para otro lado; a hacer oídos de mercader; a hacerse la tonta, la sueca, la longuis…, y a dejar las cosas como están, a pesar de tamaña contradicción y falta de coherencia y hasta de vergüenza? 
¿O será, como dice un amigo barcelonista cuando le pregunto por esta vaina, que “no hay que mezclar la política con el fútbol”, y que, si el Fútbol Club Barcelona juega en la Liga Española, esa es la señal mejor de que ni España se ha roto ni Cataluña quiere en serio separarse de España?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mal vamos si el argumento de «Catalanes, no os vayáis» se sujeta al fútbol.

Ignoro si seguirán jugando en la Liga española o no cuando se independicen... y realmente a mí, que el fútbol no me interesa... me da bastante igual...

Pero no será el fútbol un motivo por el que no independizarse... la independencia y el sentir catalanista está, o eso quiero creer, muy por encima del fútbol... y me alegraré de que así sea.. pues sólo me faltaba el dichoso fútbol como «argumento» de importancia