Páginas vistas en el último mes

viernes, 16 de septiembre de 2016

"Adiós, Pamplona" (y otras "paicidas")


1. Adiós, Pamplona
Toda la vida cantando "Yo me marcho con las chicas..." y gracias a Memoria Blau, (Foro Memoria Histórica División Azul Vie Jul 31, 2009 2:34 pm) he salido de mi error.
Adiós, Pamplona, 
Pamplona de mi querer, mi querer. 
adiós, Pamplona, 
¡cuándo te volveré a ver!
No me marcho por las chicas,
que las chicas guapas son, guapas son; 
me marcho porque me llaman
a cumplir mi obligación






Ignoro si esa muy buena página, a la que he recurrido unas cuantas veces, tiene alguna prueba de que esta canción “nació para los sanfermines”, para despedirse de las fiestas, y que luego se utilizó en las despedidas de los quintos. Pero, si las tiene, no las presenta.
Por eso me ha hecho mucha gracia ver que Asirón, todo un historiador, para la cabecera de su líbro y serie, ha copiado -casi al pie de la letra- las afirmaciones de ese Foro de la División Azul, dándolas por buenas sin más, pero, además, copiando mal (cambiando "se incorporaban al ejército" por "marchaban a la Guerra Civil de 1936-1939", ¡qué obsesión!) y con una falta de ortografía decisiva (¡quitando la coma al título de la canción "Adiós, Pamplona"! Sin coma, significa "se acabó Pamplona").
¿En qué se basa Memoria Blau para hacer esa doble afirmación? Yo creo que en el final de la versión que creen que es la original: "Me despido hasta otro año, y que siga el buen humor".
Pero a mí ese final me parece demasiado elaborado para ser la original. Veo más natural el final de la otra versión, que yo sospecho que es la original: "me marcho porque me llaman a cumplir mi obligación". Por tanto, yo creo que la original es la que cantarían los soldados y que luego utilizábamos los críos cuando salíamos a las colonias o de excursión (¡deliciosas obligaciones!). 
Si esta canción hubiera nacido para despedir los sanfermines, habría quedado recogido este hecho en una página tan minuciosa como La Perla Sanfermines. Y ahí no dan noticia de ello.
De todos modos, en las hemerotecas y prensa histórica lo más pertinente que he encontrado es una noticia de 1905 que da pie a sospechar que todavía no existía entonces la cancióncilla. Los soldados, tras cantar cantos guerreros, se despiden de la ciudad en la que han hecho el servicio militar con "gritos de adiós, Pamplona". Para cualquiera de nosotros sería inconcebible oír ese grito y no cantarla como un resorte.

2. Al llegar a Pamplona
Si el "Adiós, Pamplona" es la canción de despedida, "Al llegar a Pamplona" es la de la vuelta:

Al llegar a Pamplona les cantaremos:
“que preparen la cena, que ya volvemos,
 que ya volvemos, que ya está aquí
la hierbabuena y el perejil”
Preciosa letra que, ahora de mayor, me parece que acabo de entender: ellos nos preparan la cena, y nosotros ponemos nuestra presencia, porque somos la yerbabuena y el perejil, los condimentos que dan gracia a la comida. ¡Vaya jeta, pero con sal!



Pero no todo era siempre tan gracioso, especialmente para aquellos emigrantes que por los años 50, 60... venían a Pamplona. Si el racista Sabino Arana llamaba maquetos a los que emigraban a Vizcaya, por las calles de Pamplona se oía en mi infancia -con la misma música- esta miserable canción, acompañada a veces  de expresiones como: "ese no ha comido caliente en su vida".
Yo la recuerdo en plural, pero tiene que ser en singular:

Andaluz fulero,
patas de alambre
que, si no es por Pamplona,
te mueres de hambre



3. Ese chofer que llevamos
Si alguna canción popular me entusiasma, es esa que dice:
Viva la gente de pueblo,
viva la gente tronera;
viva todo aquel que dice: “aúpa,
salga el sol por donde quiera”
Una pena que algunas tunas cambien tronera por torera, que tampoco está mal, pero que no es lo mismo. "Ese Rodolfo es un tronera" significa que Rodolfo es alguien que se muere por la juerga, que si uno le dice que el vino perjudica sus negocios, va y deja los negocios. Un tronera es... lo dice el último verso: "salga el sol por donde quiera".
La melodía de esta brava canción fue coreada en Pamplona, en 1966, con esta letrilla:
"Vivan los Fueros navarros, / fuera la Televisión; / que la Tele es una caca / y el ABC otra mayor"
Fue la canción de los sanfermines de 1966. Si pincháis ahí, os enteraréis del motivo.
Y esa misma melodía la usábamos en el autobús, cuando íbamos de excursión, para piropear al conductor, aunque no sé si en estos tiempos se verían esos piropos con la ingenuidad (por lo de cariñoso) con la que la cantábamos nosotros:

Este chofer que llevamos
es un chofer de primera,
es muy bueno y cariñoso, aúpa,
y le damos mucha guerra. 

Si le damos, que le demos,
a nadie le importa nada,
 ellos ganan lo que quieren, aúpa,
al terminar la semana





1 comentario:

Anónimo dijo...

Tío Patxi:

Sobre la originalidad de Joseba Asirón para poner títulos, basta señalar que "Adiós, Pamplona" se han titulado dos libros antes del suyo: Uno de poesía de I. Desormais y otro (EN 1964)del inolvidable Ambrosio Eransus