Páginas vistas en el último mes

viernes, 23 de enero de 2015

Varazo del encierro del 12.07.14


Versión de Chichipán
Vicente Martínez, Chichipán, declaró (DN 20.01.15) a la juez por la denuncia de un corredor con la nariz rota tras un varazo El pastor aseguró ante la juez que en el momento de bajar la vara para conducir al toro el corredor estaba en medio.
La juez acabó su interrogatorio con las dos preguntas clave:
-Juez: ¿Golpeó intencionadamente al corredor denunciante?
-Vicente Martínez: No.
-Juez: ¿Lanzó el golpe con la vara para agredir a ésta u otra persona?
-Vicente Martínez: No.

Versión de Antonio María Ayechu Suberviola, aficionado taurino 
Diario de Navarra. Opinión. 22.01.15
Los pastores son una parte muy importante del encierro. ¡Esencial!. Que el santo reparta suerte y los pastores buenos varazos, eso piensan muchos. A algún pastor le gusta dar rienda suelta a la vara… y no me parece bien. Una cosa es pegar un varazo de “entendimiento” y otra agredir con la vara por la potestad que te da el verde de la camiseta. Que recapaciten y midan las consecuencias de la vara.   
Escrito esto, no pensaba comentar más de los pastores porque a buen entendedor con pocas palabras basta. Sin embargo, no me sorprendió la noticia que el 17 de diciembre saltó a la palestra del pastor que pegó un varazo a un joven. En prensa escrita, “divinos”, políticos, etc. veo un falso corporativismo barriendo para casa donde comentan que dicho joven “entró  en la plaza apoyado en el lomo de un toro y  desvió al animal poniendo en riesgo al  resto” o “defendió (el pastor) con un varazo  para que no se produjera un accidente  dramático…” o “que el Ayuntamiento o la  propia Casa de la Misericordia sufrague  la defensa jurídica del pastor”. 
Por supuesto que  hay que dar respaldo  colectivo a los pastores  por la gran labor que  realizan. Nunca se puede  justificar el varazo a  ese joven en la cara  cuando no es de recibo,  porque ni desvió al animal,  ni puso en riesgo a  nadie, ni estuvo a punto  de producir un accidente  dramático ni nada por  el estilo. Decir lo contrario es faltar a la  verdad y distorsionar la realidad. Golpea el  pastor al joven, un fortísimo varazo gratuito.  Si alguno molesta, se le puede dar un toque de atención en la pierna, la espalda, el glúteo pero nunca de una forma tan brutal, desmesurada e indebida.

Los hechos (juzgue el lector)
Éstas son las imágenes que la juez debería ver:






Entrevista a Chichipán en agosto de 2009:





Si te preocupa el Encierro, seguro que también te gusta El Encierro de hace un siglo

4 comentarios:

Grissom dijo...

Pues... está claro que, con las imágenes, queda claro que el varazo es a conciencia buscando al corredor. No entiendo nada... tal vez habría ocurrido algo antes entre ellos, pero en lo que se puede ver, NO hay ninguna justificación a la agresión.

Patxi Mendiburu dijo...

Eso mismo me ha parecido a mí, Miguel Ángel. Por lo que no entiendo cómo puede declarar en el juicio que no hubo intencionalidad. La juez, viendo las imágenes, le puede acusar también de mentir. El pastor, creo yo, tenía que haber dicho la verdad: que le dio el varazo para que no siguiera corriendo detrás del toro

Anónimo dijo...

Para mi, que ese corredor quería llamar la atención del toro con el periódico y eso sabemos que esta prohibido. El pastor pudo pensar lo mismo y actuó antes de que lo citara. No obstante, eso pasa en décimas de segundos y el pastor desde que inicia el varazo hasta que el corredor vuelve la cabeza, es la mala suerte del tiempo transcurrido que hace que el corredor vuelva la cara y le de en la nariz.No creo que el pastor lo hizo con intención de hacerle eso, sino mas bien, para mi que quería darle en el brazo. Pero si queremos analizar como un fiscal,me parece que tendríamos que ponernos en la piel del pastor y su responsabilidad para que el encierro salga bien y no haya peligro añadido por inconscientes que citan a los toros. Bien por el pastor!
Marian.

Patxi Mendiburu dijo...

Muchas gracias por tu opinión. Pero hay un detalle importantísimo:
Juez: ¿Golpeó intencionadamente al corredor denunciante?
-Vicente Martínez: No.
-Juez: ¿Lanzó el golpe con la vara para agredir a ésta u otra persona?
-Vicente Martínez: No.
Tú crees, Marian, que el pastor dijo verdad?
A los pastores que mienten no les quiere nada San Fermin!