Páginas vistas en el último mes

lunes, 25 de agosto de 2014

Los "amigos" del euskera: Ceguera o fanatismo

Lleva tiempo la pobre placa así. Y los baldosines de abajo: "Ronda Obispo Barbazán"
No me extraña que la borren. ¿Cómo la pueden leer los ciegos de habla vasca?
Y, además, no está en caló, ni en marroquí, ni búlgaro, ni rumano, ni chino...
El Ayuntamiento, para evitar líos, cedió al chantaje y rotuló en bilingüe (español- vasco) casi todas las calles de Pamplona. Pero a este pobre letrero no le valió.
Siempre que he pasado por ahí, me he preguntado quién y por qué tachó el nombre de la Ronda tanto en español como en vasco.
Creo que hoy he dado con el autor y sus motivos.

La pista la he encontrado ahí cerca, en el Redín. En el baluarte del Frente de Francia, hay otra pintada:
(Pincha para ver mejor)
El letrero priorizaba al español, pero ponía al vasco por delante del inglés y del francés.
Tampoco le ha valido. Y eso que tenía el detalle de estar también escrito en braille.
Pero ni por esas. "Los ciegos quieren leer en vasco", dice la pintada del justiciero quien, en lugar de traducir al euskera lo escrito en braille para ciegos de habla española, ha tachado lo puesto en inglés y francés, y se ha ensañado con el español. Por supuesto, ha respetado la lengua de su sigla: "Euskal Herrian Euskaraz".
 
Ahora ya me imagino quién ha podido ser el que ha borrado el letrero de la Ronda del Obispo Barbazán.
Señor Obispo, perdóneles su ceguera.

Algunos echan la culpa a Franco del retroceso de la Lengua Vasca.
Otros, a la Conquista de Navarra.
Yo pienso que con amigos como quien ha hecho esa pintada, el Euskera no necesita enemigos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Que razon tienes Patxi ( y vease que lo escribo en euskera) esta panda de gilipollas van a conseguir que odiemos todo lo relacionado con ese tema. Un abrazo
Pilar M.

Anónimo dijo...

Gracias Patxi por tu nueva entrada. Se que lo haces con mucha ilusión, pero no es mi guerra el Vasco. Para mi hay otras cosas que pueden ser denominada “Pobre” Un pájaro que se cae de su nido, un gato que lo atropellan, un perro que esta atado y no le dan de comer, un niño que no tiene donde caerse muerto o le maltratan, o una persona que no puede llegar a final de mes, muchas cosas, pero un letrero, no.
Gracias no obstante por tu articulo. Pero faltan las velas.. Un beso!
M. M. R.

Anónimo dijo...

Querido patxi el syumtamiento no cedió s ningún chantaje era su obligación , y si lo abria hecho desde un principio mucho dinero nos abriamos ahorra o .
Javier F.L.

Patxi Mendiburu dijo...

Querido Javier: Chantaje, sí. La presión del terror y la del puesto de trabajo. La rotulación español-euskera de las calles no responde a ninguna demanda ni realidad social. Hasta el Google ha caído en chorradas del calibre de “Armatuaren Etorbidea”. Jamás nadie, nunca ha llamado así a la Avenida del Ejército. Y de hecho tú lo reconoces en tu perfecto español: “si lo abria hecho desde un principio mucho dinero nos abriamos ahorra o”. En reponer letreros, ¿verdad?
Pero la pregunta que te hago es mucho más concreta: ¿cómo pondrías tú el letrero del Baluarte del Redín para que nadie te lo estropee? ¿Hace falta que te lo diga? El ahorro sería del 600%.

Anónimo dijo...

Yo solo te digo Qué las leyes son para cumplirlas no solo las que interesan a cada uno . Eso se llama democracia
Javier

Patxi Mendiburu dijo...

La democracia no es sólo las leyes y las decisiones tomadas por mayoría (pregúntaselo a Hitler), sino ante todo los valores democráticos que se resumen, como díría Jesulín, en dos: Derechos Humanos

Anónimo dijo...

Te recuerdo Qué los derechos humanos son pará todos te guste o no.
Javier

Patxi Mendiburu dijo...

No, no me lo recuerdas, porque lo acabo de decir yo. Y en ellos (el derecho a la vida y a la libertad que ha sido tantas veces pisoteado en nombre de un presunto "pueblo") se basa la legitimidad que va mucho más allá y supera con creces a la legalidad.

Anónimo dijo...

No confundas cultura con terrorismo no todos los vascos somos terroritas. Asi vamos mal mejor delarlo y cuándo separes hablamos
Javier

Patxi Mendiburu dijo...

Me parece, Javier, que no sabes muy bien de qué estamos hablando. Yo no confundo cultura con terrorismo, aunque sí existe una cultura del terror. Y muchos compañeros de viaje. Yo no digo que los vascos sean terroristas. Todo eso te lo inventas tú porque, al parecer, no sabes responder a la pregunta concreta que te he hecho. A ver si mañana, más despejadico...

Gelu dijo...

Buenas noches, Patxi Mendiburu:

Humildemente quiero dar mi opinión y es que nos encontramos en un mundo en el que deberíamos respetarnos, para poder entendernos.
Que cada pueblo cuide con mimo su lengua materna, y su cultura, es enriquecedor para todos; aunque los idiomas más utilizados globalmente
no sean los de las minorías.
En las escuelas, ahora, hay niños de procedencias diversas y con lenguas propias de países diferentes que con su facilidad de asimilar lo que escuchan muy pronto aprenden a comunicarse, y varias lenguas. El idioma del futuro, posiblemente, será el inglés, o el chino.
Me gustaría conocer todos los idiomas, para poder disfrutar de su literatura y de su poesía sin traducciones. Pero como no estoy entre los privilegiados políglotas, me encanta cuando encuentro expresado el pensamiento de cualquier ser humano, deseoso de decir sus sentimientos y dejarlos escritos. Y qué maravilla, cuando -sin importar su nacionalidad- consigue interesar a otro lector de lejano origen y procedencia.

Saludos.

P.D.: A todo esto, quiero dejar el enlace de la maravillosa Wikipedia, que nos habla de quién era el Obispo Barbazán, tan lejano en el tiempo y que descansa “ incorrupto” ajeno a la polémica.

Echenique dijo...

Seamos realistas. Pamplona es una capital esencialmente monolingüe. Aquí se habla un único idioma, que lo hablan en el mundo más de 500 millones de personas. Alguna vez me he molestado en oir las conversaciones de la calle. Pues bien, por una conversación en vascuence, escucharás antes centenares de conversaciones en español, que es el idioma que dominan igualmente los pocos que dominan el vascuence con soltura. Y, antes que el vascuence, escucharás hablar en búlgaro, rumano, portugués o marroquí, inmigrantes que se esfuerzan por aprender el español.
Yo tengo el gusto de trabajar en el Ayuntamiento de Pamplona y puedo asegurar que, por una instancia en vascuence, te encuentras millares en español, que se resuelven en español, siendo escasísimas las que se resuelven en vascuence.
De modo que quienes, con mucha falta de tacto y talante democrático, pretenden imponernos el vascuence, deberían hacer un acto de humildad y reconocer la realidad monolinguística de Pamplona, le pese a quien le pese.

Patxi Mendiburu dijo...

Echenique, lo que acabas de escribir no se puede decir más brevemente, pero tampoco mejor. Así que... chapeau (o mejor, txapela) y eskerrik asko