Páginas vistas en el último mes

viernes, 30 de marzo de 2012

"Campana María", por Iñaki Lacunza

Tras su restauración: "Cuando ella canta en su torre, se estremece el corazón..."
Uno de los símbolos más representativos de Pamplona es la campana María, situada en la torre norte de la Catedral de Pamplona.
Se dice que su sonido delimita la Cuenca de Pamplona, pero quienes hemos vivido la infancia en los alrededores de la Catedral, tenemos la suerte de tener metido en la cabeza y en lo más profundo de nuestro corazón esa nota grave, solemne, impresionante de la María. Y somos capaces de distinguirla, como se escucha en el comienzo del vídeo, entre el alborozado alboroto de las campanas.
Recuerdo haber subido de niño, a veces a escondidas, a contemplarla, a admirar sus dimensiones (María me llamo / 100 quintales peso /si no me quieres creer / llévame al peso) y para ver si conseguía mover su badajo. Hoy sé que esta enorme campana (2'59 m. de diámetro) pesa más de 10 toneladas (10.060, como 20 toros) y su badajo (248 kg.) supera el peso de tres personas de 80 kilos. Es la campana en activo más grande de España (la de Toledo pesa más, pero está rajada).

"Campana gorda" de Toledo. ¡Vaya tijeretazo, Cospedal!
Esta campana suena sobre todo en las festividades alegres, como cuando en la procesión del 7 de julio Cabildo y Corporación suben por la calle Curia y entran al atrio de la Catedral. Suena la campana María, mientras la de las Horas comienza un repique desenfrenado y los Gigantes bailan: es un momento especial, "El Momentico" por antonomasia.
Pero también en las penas: guardo, en el recuerdo de mis ocho años, el 9 de octubre del 58 cuando la profunda voz de la María anunció la muerte de Pío XII. Y lo guardo porque, casualmente, ese mismo día tuvimos la alegría de que naciera mi hermanica Lourdes. Volvía mi padre Prisciliano de pasar con mi madre Ramona la noche en la maternidad y cuando llegó a casa (era muy dado a los dichos) dijo algo parecido a esto: "han tocado las campanas a muerto, pero para nosotros han tocado a vida: ha nacido Lourdicas el día 9, la de nueve (era la novena hija), y a las nueve".
Fue fundida por Pedro de Villanueva ("PETRVS DEVILLA NVEBA MEFECIT", así "sic" reza la inscripción en la propia campana) el 15 de setiembre de 1584. El sonido de la María lleva, pues, más de cuatro siglos "meciendo en su abrazo" (gracias, Jesús Arraiza) a la cuenca de Pamplona.

Y así reza este libro que recoge la historia de la María
En la reciente restauración de las campanas de la Catedral (realizada en Valencia), aunque la María no se bajó (la torre fue construída con ella dentro), recibió, como las demás, el mimo de los restauradores valencianos que supieron dejarla con el sonido que debió de tener a fines del XVI.
Como no podía ser menos, esta imponente campana, que en tan señaladas ocasiones nos ha cantado a pamploneses y cuencos durante 428 años, se merecía que alguien la cantara a ella. Y "El trovador de Pamplona", Iñaki Lacunza, se ha sacado de la chistera una canción que... mejor escuchadla. ¡¡¡Y esa guitarra del "Chipi"!!!:




1ª ESTROFA
Dormida en tranquila paz
Sueña poder despertar,
Quebrar el silencio de la catedral;
Sueña con poder tocar,
Dar su alma a la ciudad,
Elevar al cielo su ronco cantar.

No hay pregonera mejor
De alegría , de dolor*,
Cadencia profunda
Que encierra pasión.
En los días más grandes
Vuelve a repicar,
Al ver los gigantes
A sus pies bailar;
Y la vieja Pamplona
Que hace convocar,
Feliz y orgullosa
La escucha sonar.

ESTRIBILLO
Cuando ella canta en su torre,
Se estremece el corazón;
Todos murmuran su nombre
Con honda veneración:
"Es la campana María,
Es la campana mayor"
Su tañido suena a historia,
A leyenda y oración;
Su tañido es melodía
De la más bella canción.

2ª ESTROFA
Dormida en tranquila paz,
Nunca deja de esperar
El dulce consuelo de su soledad
Que, añorando su amistad,
Para que la haga doblar,
Suba un campanero de nuevo a su hogar.

Con respeto, con fervor,
Contenida la emoción,
Él le da sus manos,
Él le da su voz;
Y el sonido más claro,
Más fuerte, más fiel,
Nos mece en su abrazo
Al amanecer;
Y al sentir su llamada,
En gesto de humildad,
Sus mismas hermanas
Deciden callar

ESTRIBILLO
Cuando ella canta en su torre,
Se estremece el corazón;
Todos murmuran su nombre
Con honda veneración:
"Es la campana María,
Es la campana mayor"
Su tañido suena a historia,
A leyenda y oración;
Su tañido es melodía
De la más bella canción.

La lai lai la lai ... Vuelve campanero,
vuelve a hacerla despertar
La lai lai la lai...Dale vida campanero,
dale vida una vez más

Esta canción (me insiste Iñaki) quiere ser un homenaje y un agradecimiento, además de a Pedro de Villanueva, el fundidor de la María, a todos los campaneros que ha tenido la Catedral, que han subido centenares de veces los 151 escalones que llevan a la María, especialmente al último campanero José Rafael Leoz Yoldi; a los amigos valencianos que, como si fueran suyas (que también lo son), han restaurado las campanas y, por supuesto, a quienes, sin darle mayor importancia, quitándose tiempo de donde no hay, suben al campanario y, repicando y bandeando (¡qué bonito! nunca lo vi de niño, pero lo he visto ahora) las imponentes campanas, "mecen en su abrazo" a toda Pamplona (¡y a la Cuenca, hombre!).

Por cierto (a quien corresponda), sería maravilloso que la María sonara también el 6 de diciembre, como "en los días más grandes".

13 comentarios:

Sisebuto dijo...

Cuando en Buñuel hace frío
y el cierzo lo acrecienta
no hay nadie que lo resista:
ni los mozos ni las mozas,
ni los peques, ni las chicas,
ni los viejos, ni los curas…
y cuando esto sucede
hay un dicho que se dice
y que todo así se aclara:
“Ni la campana María
se salva de estas heladas”.

Anónimo dijo...

Lo siento pachi pero no consigo ver ver el vídeo completo. Se me empañan los ojos. Gracias en el alma a ti y a iñaki.
un pamplones del casco viejo

Sisebuto dijo...

Los toques y repiques de campanas son algo muy familiar en los pueblos, ya que durante años han sido el medio más habitual para comunicar a sus gentes, con toques muy característico y específicos, todo tipo de acontecimientos. Esta costumbre tan ancestral se va perdiendo con la llegada de medios más sofisticados de comunicación. Los mayores sentimos añoranza de sus sonidos, tan arraigado en las mentes y en los sentidos… La modernidad, con sus nuevas tecnologías, hace olvidar viejas costumbres, que formaron parte esencial de la vida cotidiana…

Las campanas de la Iglesia
en las torres y espadañas
fueron pulso de la vida;
un heraldo de los pueblos,
en las ciudades y villas:
anunciaban con repiques
guerras, fiestas y desastres;
muertes, fuegos y alegrías.
Hay pues que desolvidar
lo que al olvidar se olvida
¡Campanitas de la Iglesia
volved a repiquetear,
volved con vuestras noticias!

Anónimo dijo...

Gracias por darle sonido a María desde estos lares, gracias a quien hace esto posible (sin duda un referente informativo, ilustre trabajo) y a quienes como Iñaki, nuestro Trovador, hacen de nuestras costumbres, de nuestras raíces como pueblo Navarro, como cuidadanos de Pamplona, un canto al recuerdo pasado.

desolvidar dijo...

Este correo me envía un gran amante y conocedor de Pamplona:
"BONITO, MUY NUESTRO, Y EMOTIVO DE VERDAD ESTE PPS. UNA GRAN FELICITACIÓN A LOS DOS: AL TROVADOR Y AL CINEASTA. SE OS VE EL AMOR A PAMPLONA.
CORDIAL ABRAZO

J. J. M."
Un orgullo que te haya gustado

desolvidar dijo...

Uno se queda sin palabras:
"Ayer a la noche después del Traslado ( en el que te echamos de menos aunque ya me dijiste que no vendrias )me leí la entrada completa de la Campana y me pareció preciosa, Patxi. Me siento feliz de poder participar contigo en un proyecto tan bonito como Desolvidar. Estoy a tu disposición para lo que quieras

Un abrazo muy fuerte Patxi

Inaki"
Gracias, iñaki. Yo aún me siento más feliz y seguiremos adelante con este proyecto de amor a nuestra ciudad, a nuestra Pamplona, a nuestra Vieja Iruña

Anónimo dijo...

Sí señor:
sería maravilloso que la María sonara también el 6 de diciembre, como "en los días más grandes"
¿Por qué no va a celebrar la campana Maria que por primera vez durante treintaytantos años los españoles tengamos una convivencia democrática?
vecino de la calle Curia

Anónimo dijo...

Gracias Patxi por poner a nuestra disposicion los encantos de nuestra vieja ciudad. Como dice Iñaki:"ancianita y milenaria sabes que tu encanto atrapa" Es un autentico lujo que personas como vosotros dediquen su tiempo a enseñarnos a conocer nuestra querida Pamplona.

Siempre con vosotros y a vuestra completa disposicion.

Echenique dijo...

La campana María siempre ha tenido muy buenos campaneros, pero últimamente le han salido dos, armonizados por el Chipi, que han sabido sacar sus mejores notas, pues es muy dada a dejarse querer y el Iñaki Lacunza, trovador de los burgos, y el Patxi Desolvidar como que han puesto mucho Amor, tanto que su hermoso tañido desborda la Cuenca hasta alcanzar los rincones más lejanos del planeta.

desolvidar dijo...

Sr. Echenique: no sólo es usted muy dado a la ditirámbica barroca (a la que no todo el mundo propende de suyo), sino también al exceso laudatorio. De todas formas, como en estos asuntos es mejor pasarse que quedarse corto, aunque usted se haya pasado tropecientos pueblos, muchísimas gracias de parte del Chipi, Iñaki y un servidor

desolvidar dijo...

Bienhallado, Sisebuto. Me encanta ese dicho que tenéis en Buñuel: “Ni la campana María /se salva de estas heladas”.
Has investigado de dónde ha podido salir? Porque no creo que, por mucho cierzo que haga, llegue hasta tu pueblo el tañido de la María...

Echenique dijo...

Pues no sé qué me dá, que esta vez no me he pasado. Creo siceramente que me quedo corto

Sisebuto dijo...

El dicho dice exactamente: "Hoy se hiela hasta la campana María", y lo he escuchado muchas veces... Y no sé como se ha generado ni tampoco por qué hace referencia a esta campana... Pero cuando hace frio y el cierzo arrecia, estoy seguro de que la campana María se helaría, por muy campana que sea...