Páginas vistas en total

jueves, 12 de marzo de 2020

11-M Las víctimas, contra el silencio

V. Pigueira, delegado de la AVT, fue el único asistente por las víctimas al homenaje institucional
Antes de presentar la Convocatoria del 11-M por parte de las Víctimas,  he aquí las reseñas de las prensa sobre la Convocatoria matinal por parte del Gobierno.
La reseña del Noticias no tiene desperdicio. Subrayo lo más llamativo:

Diario de Noticias (antes del acto del Gobierno)
PAMPLONA – La AVT, la asociación mayoritaria dentro de las víctimas del terrorismo, asistirá hoy a los actos que organizan el Gobierno de Navarra y el Parlamento foral con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Además, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, también mayoritaria, ha excusado su presencia por tener que acudir en Madrid a los actos centrales del aniversario de la masacre de Atocha, si bien mediante una comunicación muestra al Gobierno de Navarra su apoyo ante un evento al que lamenta no asistir como sí han hecho otras veces. La confirmación de la presencia de la asociación más representativa dentro del colectivo de víctimas llega en medio de la particular batalla que mantiene Anvite –la asociación de víctimas de ETA en Navarra que surgió como respuesta a los actos que el Gobierno y la AVT organizaron en 2018– con el actual Ejecutivo de Chivite, que considera que no está legitimado para hacer actos por la memoria de las víctimas del terrorismo. De hecho, Anvite no solo anunció que no asistirá al acto oficial de hoy, sino que ha contraprogramado el homenaje con otro acto alternativo.

Se le ha olvidado al Menticias decir que, en Navarra, ANVITE actualmente cuenta con casi 150 asociados, todos ellos víctimas del terrorismo oficialmente reconocidas.
Asistentes al acto institucional de la mañana
Diario de Navarra (después del Acto matinal)
Sólo el delegado de la AVT asiste por las víctimas al homenaje institucional
El delegado de la AVT en Navarra, Vicente Pigueiras, ha sido el único representante de las víctimas del terrorismo en el homenaje que esta mañana han organizado el Gobierno y el Parlamento de Navarra.
...
El delegado de la AVT en Navarra, Vicente Pigueiras, ha dicho sentirse "muy emocionado" y no ha querido opinar sobre la ausencia de otros colectivos de víctimas como ANVITE o COVITE, en descuerdo con las relaciones políticas que se mantienen con EH Bildu, que sigue sin condenar a ETA, mientras que el presidente de la Asociación 11-M ha mostrado su respaldo al acto pero ha excusado su asistencia porque debía estar en Madrid.
...
Tras la ofrenda floral, la presidenta Chivite ha declinado en declaraciones a los periodistas pronunciarse sobre las ausencias de las víctimas, que ha dicho "respetar", lamentado si UPN quiera "jugar al tema de víctimas" y señalado que Bildu "ha vuelto a perder una magnífica oportunidad".
La presidenta ha agregado que el Gobierno de Navarra "está comprometido" con las víctimas, un colectivo "plural" al que le ha mostrado "empatía total" y al que acompañará en el acto convocado para esta tarde (todo indica que a la tarde no asistió).
Podéis ver algunas imágenes que he subido a Face del Acto Institucional matinal.

Miembros de ANVITE, AVT y la asociación 11-M se han unido este miércoles 11 de marzo en la capital navarra para celebrar el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo en un acto en el que se han emplazado a impedir "el silencio y la normalización de unos hechos de nuestra historia reciente que deberían avergonzarnos a todos".
El acto ha contado con la presencia de miembros del Gobierno de Navarra, el alcalde de Pamplona y representantes de Navarra Suma, PSN, Geroa Bai e Izquierda-Ezkerra, que se han situado tras una pancarta sujeta por familiares de víctimas en la que se pedía "Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia".
Del Acto verpertino de las Víctimas he subido también algunas fotos a Face.
En nombre de los tres colectivos, Vicente Pigueira, Francisco Toca y Ana Isabel Ortigosa han dado lectura a un comunicado en el que han recordado a todos las víctimas de los distintos terrorismos y en especial a las de ETA en Navarra y el País Vasco.
"Somos diversas" pero hay "hay un hecho indiscutible y ya indeleble para nosotros, algo que no hemos elegido, que nos une y que nos diferencia de otras víctimas, la palabra terrorismo", ha afirmado Pigueira, de la AVT, y añadido que no son víctimas aisladas de hechos violentos perpetrados por delincuentes comunes sino que han sido atacados para imponer ideas "excluyentes" y "amedrentar" a la sociedad.
Por eso hoy, ha subrayado Ortigosa, poniendo la voz a la asociación 11-M, "seguimos luchando y perseverando en la conformación de un relato veraz y sanador", venciendo "corrientes de justificación, silencio y normalización" de unos hechos que "deberían avergonzarnos a todos".
En este sentido Francisco Toca, portavoz de ANVITE, ha instado a centrarse en el "silencio" que hubo y "cortar de raíz ese mutismo, frenar esta espiral violenta y evitar que esto pueda volver a repetirse", y ha recordado a la viuda de Fernando Buesa cuando en el reciente homenaje al político socialista señaló que con ETA hubo asesinos y asesinados, quienes apoyaron a los asesinos y valientes que se opusieron a ellos.
Pero la violencia terrorista tuvo además "el silencio de casi todos los demás, nuestra pasividad", ha dicho, y citando a Unamuno ha advertido de que "a veces el silencio es la peor mentira".

Tras las intervenciones ha tenido lugar una ofrenda floral ante el monumento a las víctimas del terrorismo que se levanta en la plaza de Baluarte antes de terminar el acto con los himnos de Navarra, España y Europa. Marta, la chica que depositó las flores, es nieta del asesinado Alberto Toca e hija de José Ignacio Toca, presidente de Anvite.


Documentación
Por gentileza de Olga, aquí tenéis el Discurso completo:
Buenas tardes a todos y sed bienvenidos a este acto de homenaje en el “Día Europeo en memoria de las Víctimas del Terrorismo”.
Las víctimas del terrorismo a las que representamos las asociaciones convocantes a este acto somos diversas, como diversas son las causas de nuestra condición; hoy hace 16 años del salvaje atentado yihadista en Madrid, uno de los mayores en Europa por número de víctimas con 193 muertos y alrededor de 2.000 heridos, también recordamos a las víctimas del primer atentado yihadista en España en el bar “El Descanso” en 1985 y a las de los atentados en Cataluña en 2017. Del mismo modo, a todas las víctimas del terrorismo yihadista en el resto de Europa y en el mundo. Así mismo, más allá de la efeméride del día de hoy, recordamos también a todas las víctimas de los distintos grupos terroristas y en especial a las que más han sufrido la violencia en esta tierra como son las víctimas de ETA con casi 1000 muertos y centenares de heridos y afectados.
Decíamos que las víctimas del terrorismo somos diversas, como diversas son las causas de nuestra condición, pero hay un hecho indiscutible y ya indeleble para nosotros, algo que no hemos elegido, algo que nos une y que a la vez nos diferencia de otras víctimas de actos violentos y es precisamente la palabra “terrorismo”.
Pero ¿Qué es el terrorismo? Si acudimos a la RAE, el terrorismo es la “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos” o también encontramos definiciones como “Forma violenta de lucha política, mediante la cual se persigue la destrucción del orden establecido o la creación de un clima de terror e inseguridad susceptible de intimidar a los adversarios o a la población en general”. A nosotros, a las víctimas del terrorismo nos interesa sobremanera recalcar estas definiciones y visibilizar que no somos víctimas aisladas de hechos violentos perpetrados por delincuentes comunes, o por bandos enfrentados en una contienda bélica, hemos sido sistemáticamente atacados, unas veces directa y personalmente, otras de forma global e indiscriminada, para intentar imponer ciertas ideas, evidentemente excluyentes, y para amedrentar y condicionar a toda una sociedad. Hemos sido víctimas del intento de imposición de unas ideas religiosas o políticas en el que se nos ha puesto en el centro de una diana que nos representaba a todos. A todos los que no pensábamos como ellos.
En Navarra, el País Vasco y en el resto de España hemos sufrido especialmente el azote de ETA y seguimos luchando y perseverando en la conformación de un relato veraz y sanador de nuestra historia reciente. A diferencia del terrorismo yihadista o de cualquier otro tipo de terrorismo, tenemos que ser las propias víctimas quienes nos tengamos que esforzar a diario por vencer las corrientes de justificación, silencio y normalización de unos hechos de nuestra historia reciente que deberían avergonzarnos a todos.
En el reciente acto de homenaje a Fernando Buesa y a Jorge Díez, la Filóloga, miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca, miembro también de Gesto por la Paz en su día y actualmente de Gogoan por una memoria digna, Lourdes Oñederra pronunció un discurso que os invito a buscar y a escuchar con detenimiento y que creo que debería ser de obligada exposición en todos los centros educativos de España y del que, con su permiso, me dispongo a desgranar algunos fragmentos.
Decía Lourdes: “Gracias a las víctimas del terrorismo porque han demostrado que la convivencia puede ser mejor, que se puede responder a la violencia sin violencia, gracias por ese ejemplo de dignidad” Leía también un fragmento del libro “Gesto que hizo sonar el silencio” escrito en 2013 (y dolorosamente vigente hoy en día) de la también miembro de Gesto por la Paz Ana Rosa Gómez Moral que dice textualmente: “Allí estaba el terrorismo, sus ejecutores y los que les exhortaban, allí estaban las víctimas, muchas de ellas sin más papel que morir, allí estaba la sociedad omisa y extraviada. Allí estaban, cuando pudieron, los representantes políticos y la fragilidad propia de quien sufre continuamente la tentación de obtener algo a cambio. Resultaba difícil ver entre tanta maleza”
Según ella “Como sociedad, salvo honrosas excepciones no hemos hecho lo suficiente, no lo hicimos a tiempo y aún hoy seguimos sin romper la barrera del silencio, hemos cedido a la presión directa o indirecta, a la perversión moral que impregnaba y aún hoy impregna nuestros bares, cuadrillas, fiestas populares, sociedades gastronómicas, asociaciones deportivas......Callamos”
Y a día de hoy es muy importante retrotraerse y preguntarse donde estábamos nosotros y que hacíamos mientras todo esto pasaba, pero mas importante todavía es saber que vamos a hacer a partir de ahora mismo para cortar de raíz la espiral violenta y evitar que esto pueda volver a repetirse. ¿Qué estamos haciendo nosotros para que no vuelva a ocurrir?
Quienes vivimos y padecimos en directo este horror tenemos la responsabilidad histórica de conseguir que permanezca viva la memoria de lo ocurrido, del mal. Esa transmisión, esa conciencia, por incómoda, dolorosa y cruda que sea, será el mejor antídoto para que el horror no se repita.
No vale denunciar los silencios tras la guerra civil para hacer nosotros lo mismo ahora con nuestra historia mas reciente. No deberíamos equivocarnos de nuevo y cargar sobre las siguientes generaciones la responsabilidad que a nosotros nos corresponde.
No vamos bien, dice Lourdes; cuando no sabemos o no nos interesa distinguir palabras como conflicto y violencia, no vamos bien cuando aceptamos llamar “equivocación” a lo que fue una opción: Considerar que la vida humana valía menos que la idea de Patria de unos cuantos. No podemos quedarnos en vaguedades como la de que “todos hemos sufrido” o en inexactitudes como “aquí ha habido un conflicto”. Aquí ha habido asesinos y asesinados, extorsionadores y extorsionados, ha habido quien ha apoyado a los asesinos y extorsionadores, ha habido gente que se ha opuesto a ellos en favor de la libertad de todos y ha pagado con su vida o la comodidad propia y de su familia......y también, hay que decirlo, ha habido gente que eligió, y sigue manteniéndolo como opción, el silencio y mirar hacia otro lado.
El terrorismo ha tenido a su favor el silencio y la pasividad de una gran parte de la sociedad además de, por supuesto, a sus instigadores, sus ejecutores y quienes los apoyaron políticamente.
Las personas a las que hoy homenajeamos, las personas asesinadas, heridas o extorsionadas por los terroristas no solo tenían derecho a vivir, también tenían derecho a ser quienes eran y a pensar lo que pensaban, tenían derecho a defender sus ideas delante de los demás tal y como nosotros deberíamos tenerlo y ejercerlo. Nuestro silencio es la victoria de sus asesinos.
No podemos regalar ni un gramo de legitimidad a quienes nos han robado a nuestros seres queridos, nos han atacado y han intentado callarnos y robar nuestra libertad ni mucho menos a quienes los justifican o exaltan. Nada les debemos, nada deberíamos darles.
Ahora que en España las armas de ETA han callado, os exhortamos a todos a ser valientes para que no callen las palabras, para entre todos trasladar un relato honesto y veraz y que ni su terrorismo nacionalista, ni la amenaza yihadista, ni cualquier otro intento de imposición totalitaria y excluyente tenga ningún resquicio de cabida en nuestra sociedad.
Y por eso, para todas las víctimas del terrorismo a las que hoy homenajeamos pedimos, como siempre:
VERDAD, MEMORIA, DIGNIDAD, REPARACION Y JUSTICIA. 
Pamplona 11 de marzo de 2020

No hay comentarios: