Páginas vistas en total

viernes, 22 de noviembre de 2019

1964: Vaca en el Paseo de Ronda


Hace un par de años, Mariano -el hijo de Joaquín Pascal-, muy aficionado también a lo taurino (y más si el sucedido ocurre en Pamplona) me mandó una noticia de gran surrealismo que entonces no supe encontrar en la hemeroteca, pero que hoy la he comprobado y por partida doble.
Los hechos empezaron en la trasera del Bar El 24, de Descalzos, en lo que hoy llamamos el Paseo de Ronda, y finalizaron en la Plaza de la O.
El narrador del evento -y protagonista principal del mismo- es Miguel Láinez. "El Charro", "Miguelito" para los vecinos, que se valió de su arte de novillero para parar con su capote a la vaca brava que se había escapado del matadero

Miguel Láinez
Administrador Capotillo · 8 de noviembre de 2017
Hace cincuenta años se escapó un toro del matadero de Pamplona y atravesó por los jardines de la Taconera y plaza de la O para parar en el paseo de los frailes Descalzos, donde las mujeres jugaban a cartas. Muchos sustos, las señoras eran mayores.
En el paseo de ronda no se puede subir a ningún sitio sólo escapar por la puerta del Bar El 24, pero con el miedo empezaron a gritar mi nombre.
Yo bajé de casa de mi tía Ramona con mi capote y me pude llevar al toro hasta la plaza de la O.
Entre la gente, estaba el guarda de la Taconera que disparaba su escopeta, pero no le daba. Los tiros rebotaban en la pared y en el capote.
Por fin un carnicero y otras gentes mataron al toro.

La primera referencia en al prensa que he encontrado ha sido el el ABC.
Como veréis, el toro se transforma en vaca pero, eso sí, de grandes pitones. 
Y con nombre y dos apellidos nos indica quiénes eran las señoras que jugaban a cartas y el que miraba la partida.

A B C. SABADO 18 DE JULIO DE 1984.

UNA VACA DESMANDADA HIERE EN PAMPLONA A CINCO PERSONAS
Pamplona 17. Cuando era conducida al matadero una vaca brava, de unos 250 kilos de peso y grandes pitones, se escapó, sembrando el pánico entre los pacíficos paseantes que se encontraban en los jardines de la Taconera. En su huida llegó hasta la puerta trasera del convento de los Padres Carmelitas, en donde el novillero navarro Miguel Láinez "El Charro", con un capote, la dió varios lances y consiguió parar al animal. Después llegaron los celadores de la Guardia Municipal señores Irurita y Murillo, quienes de varios disparos dieron muerte a la vaca fugitiva, que, en su recorrido, había producido cinco heridos, todos ellos, afortunadamente, leves. Estos fueron asistidos en la Casa de Socorro, y son: Rosario Ruiz Larumbe, Begoña Astrain Azcona, Aurelia García Jiménez, Petra Castillo Mateos y José Chocarro García .— Cifra.` 

Como no podía ser de otra manera, esta noticia tenía que estar en Diario de Navarra, pero me he empeñado en poner en el buscador "toro", cuando al final era "vaca", y de "unos 360 kilos". El relato aporta unos detalles graciosísimos, pero le quita parte de su gloria al novillero Miguel:

DIARIO DE NAVARRA Viernes, 17 de Julio de 1964. GACETILLAS
CINCO HERIDOS EN UN ENCIERRO IMPREVISTO Y NOCTURNO
Una vaca brava se escapo del matadero municipal
Ayer, hacia las 9,30 se escapó del Matadero Municipal una vaca brava colorada y aproximadamente de unos 360 kilos, con dos pitones como no los han tenido muchos toros de nuestra feria.
A su paso por los Jardines de la Taconera, Vista Bella, etc., sembró el consiguiente pánico entre los pacíficos peatones, que no se pensaban que iban a correr en el encierro el día 16 de julio a las nueve y media de la noche. En su recorrido ocasionó un total de cinco heridos, todos ellos leves, por fortuna. Y llegó hasta detrás de la Iglesia de los Carmelitas, en las murallas. Cerca de allí vive un joven novillero navarro llamado Miguel Láinez "El Charro", quien sin pensarlo un minuto, al ver a la vaca desde su casa, cogió la capa y se echó a la calle. Como pudo le dio varios lances con el percal, logrando parar al peligroso animal. Entre tanto llegaron los celadores municipales señores Irurita y Murillo y de varios disparos acabaron con la vaquilla fugitiva.
Los lesionados, todos leves por caídas y golpes de la vaca y asistidos en la Casa de Socorro, fueron los siguientes: Rosario Ruiz Larumbe, Begoña Astráin Azcona, Aurelia García Jiménez, Petra Castillo Mateo y José Chocarro García.
En esta odisea se registró una anécdota curiosa. Cuando la vaca llegó a la Plaza de la O, un anciano de 73 años, llamado Benigno Aragón, dio a la res varios pases con un trapo. Y cuando ya fue muerta a tiros, un espontáneo cortó el rabo de la vaca y se lo entregó como trofeo bien ganado, al venerable torero. ¡Vaya faena a sus años!

Bar El 24
Tony Musitu (el cuñado ciclista) atendiendo la barra
Me da rabía que de un bar tan entrañable, donde el cliente se sentía como en casa, sea ésta la primera vez que se habla de él en internet. Y gracias a Miguelito.
Atendido por el señor Gregorio, el feligrés se traía la comida de casa -si así lo deseaba- y pagaba tan solo el porrón que pedía.
Cuando hacía bueno, podía instalarse en el Paseo de Ronda (si no venía la vaca), admirando la Rochapea y San Cristóbal.
Gregorio tenía la buena costumbre de quedar todos los años con los dueños de los bares de la canción ("Viva La Cepa, viva El Marrano, viva el 84 y el Marceliano") e irse a catar los nuevos vinos a Obanos, Olite, Sada, San Martín, Mañeru... para ponerse de acuerdo todos en dar el mismo vino a la clientela. Una buena costumbre por la salud de la feligresía.
Pedro, hijo de Gregorio, me ha prometido que va a sacar del olvido el bar familiar y nos va a contar los secretos técnicos que tenía esa cuba que veis en la foto. Cuando quieras, Pedro.

No hay comentarios: