Páginas vistas en total

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Ejercer un derecho no es provocar

Savater estalla ante el acoso en Alsasua: "La izquierda nunca ha caído tan bajo"
Dejando al margen la oportunidad o las intenciones de los convocantes, Ciudadanos tenía derecho a celebrar un acto político en Alsasua. Y el Estado tenía el deber de protegerlo y garantizar su seguridad (de hecho la Beaumont, puesta por Bildu, envió a los Forales, que se coordinaron con la Guardia Civil). Y los demás tenemos la obligación de respetarlo o, por lo menos, tolerarlo. 
¿Que no estás de acuerdo con el acto? Hay unos cauces democráticos para mostrar tu repulsa, cauces que fueron sobradamente desbordados por las hordas alentadas, especialmente, por Sortu.
Llamar a eso "un ejercicio de ciudadanía democrática" es dar carta de ciudadanía al acoso y la agresión.
No es pues de recibo la postura del cuatripartito, que ni siquiera reconoce el derecho de Ciudadanos a celebrar el acto y lo transforma en una agresión (con ensañamiento) al pueblo de Alsasua. Mirad:

Justificando el acoso a Ciudadanos
¿Diran algo las feministas?
  • Martínez (Geroa Bai): “Se vio un ejercicio de ciudadanía democrática, de madurez política, frente a los partidos y grupos que querían hacer en Altsasu un foco de confrontación”
  • Adolfo Araiz (Bildu) “Una respuesta digna y absolutamente firme” frente a quienes utilizaron Alsasua “como si fuera un decorado de un acto político provocador y absolutamente insultante”
  • Marisa de Simón (I-E): “el pueblo de Alsasua respondió de forma pacífica” y PP y Ciudadanos “fueron de la mano de la extrema derecha a provocar”.
  • Laura Pérez (Podemos-Orain Bai) “Fue una invasión y una provocación brutal que sólo tenía fines puramente electoralistas”.
  • Marlaska, Ministro del Interior, sí reconoce la legalidad, pero niega la oportunidad. La respuesta de Herrera, antológica: "Eso es como decirle a una señora que no se ponga el escote tan abierto, que va provocando".

El cuatripartito se niega a rechazar “insultos y amenazas” en Alsasua
“Alsasua merece convivir, pero una minoría lo impide. Bildu es culpable y Barkos, su cómplice”, asegura Esparza (UPN)
Marcos Sánchez, Pamplona 
El PP vio ayer truncado un intento de que el Parlamento foral condenase “insultos, amenazas y lanzamientos de objetos” que tuvieron lugar el domingo en Alsasua contra el acto que celebró en la localidad Ciudadanos, por medio de su nueva plataforma España Ciudadana. 
Los populares, que acudieron al acto de Alsasua, presentaron una declaración institucional que fue tumbada por la mayoría que suma el cuatripartito sostenedor del Gobierno foral: Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra. El texto, respaldado en su integridad por UPN y PSN, además de por los impulsores, buscaba además que la Cámara reconociese el “derecho de todas las personas a celebrar libremente en Navarra cuantos actos consideren, sin ser insultadas ni tener que ser protegidas por las Fuerzas de Seguridad”; y manifestaba su apoyo a la Guardia Civil “como garante de la seguridad ciudadana”. Un respaldo con especial acento en los dos agentes agredidos junto a sus parejas en Alsasua hace dos años. 
Martínez (Geroa Bai): “Se vio un ejercicio de
ciudadanía democrática, de madurez política"
En la foto, Zabarte, el Carnicero de Mondragón.
17 asesinatos y sin arrepentimiento
 
El acto de Ciudadanos congregó a unas trescientas personas con banderas de España, Europa y Navarra. Los asistentes fueron recibidos y despedidos entre insultos. Policía Foral informó ayer de que se produjo además el lanzamiento de “alguna moneda, algún mechero y alguna piedra de tamaño ligeramente superior a la gravilla”. El Cuerpo autonómico y la Guardia Civil desplegaron un dispositivo que evitó incidentes. Voluntarios de Alsasua también contribuyeron a ello formando un cordón humano. 
La líder del PP, Ana Beltrán, afirmó que lo ocurrido en Alsasua el domingo “fue una auténtica salvajada”. “Es un pueblo magnífico, que ha luchado mucho por la implantación de empresas, un pueblo trabajador, pero que tiene a radicales dentro, y ésa es una enfermedad que la tienen quienes dirigen el pueblo”, apostilló la popular. 
El presidente de UPN, Javier Esparza, condenó “los insultos y las imágenes de odio” que se dieron. “Muchos de los que iban con la cara tapada ni eran de Alsasua. Gente joven, violenta, tirando objetos, y el carnicero de Mondragón”, dijo en alusión última al exetarra Jesús María Zabarte, presente el domingo en Alsasua. “Esto representa lo que es Bildu. Son fascistas, supremacistas. Se creen que la calle es suya. La Bildu que hace presidenta a Barkos, presidenta por un pacto inmoral con esta gentuza”, aseguró el regionalista. “Uxue Barkos va de la mano del carnicero de Mondragón, una vez más. Alsasua se merece convivir, pero hay una minoría que lo impide. Bildu es el culpable y Barkos su cómplice”. 
Por su parte, María Chivite (PSN) rechazó “la utilización política que se está haciendo del caso Alsasua por parte de Ciudadanos, PP y Vox, pero también por parte de los grupos nacionalistas, que actúan como si toda la población de Alsasua pensara absolutamente lo mismo”. La socialista mostró su apoyo a la Guardia Civil y reclamó al líder nacional de Ciudadanos, Albert Rivera, que “deje de jugar a confrontar”. 

No hay comentarios: