Páginas vistas en total

viernes, 29 de junio de 2018

Ecos guipuzcoanos (II): Nostalgia de Guipúzcoa


"Hoy era el cumpleaños de mi padre. Cantábamos juntos... y no nos salía mal. Cuánto le echo de menos...
Hay una canción que casi he olvidado pero, si alguien tiene la letra completa, me encantaría guardarla.
Estos versos son los que recuerdo:
Por montes, caminos y aldeas / de Guipúzcoa la dulce y bella /cuando va cayendo la tarde / se oye el canto de una doncella. /Su canto es amor... / Su canto es...
No recuerdo más  :Ž(  "
***
José Luis Ocón repasa junto al piano del Silken
Amara Plaza las partituras de Gamborena.
Foto Usoz
 
Me da rabia haber llegado 11 años tarde para responder a este precioso comentario de un hijo que, como me pasa también a mí, echa en falta a su padre.
Así como en la 1ª parte de Ecos guipuzcoanos hemos escuchado las dos canciones más divertidas, alegres y de cachondeo, de Harina y 'Gamborena', interpretadas en 1944 por Los Koskeros, guardo para esta segunda las dos más nostálgicas, las que llegan más adentro del corazón de todo guipuzcoano... y de cualquier persona sensible: "Por montes, caminos y aldeas" y "Montañas de Guipúzcoa". 
Curiosamente, ambas van precedidas de una breve invocación al cielo nocturno: "¡Oh, estrella que reluces..." y "En esta noche bella...". Por eso, he estado en un tris de titular esta entrada "Nocturnos guipuzcoanos"

1. Por montes, caminos y aldeas
Como decimos, grabadas en 1944 por Los Koskeros. Autores: José Harina y 'Gamborena', seudónimo de Juan Álvarez Urresti.
Ésta es la letra:
¡Oh, estrella que reluces en el azul del cielo! ¡Oh, estrella tan bella, nunca te apagarás!
Por montes, caminos y aldeas de Guipúzcoa, la dulce y bella, 
cuando va cayendo la tarde, se oye el canto de una doncella; 
su canto es amor, su canto es dolor, con ecos de lejanas tierras; 
su canto es amor, su canto es dolor, de tiempos que añora y anhela


2. Montañas de Guipúzcoa
En esta noche bella, tan silenciosa, tan dulce y clara, ¡oh luna que iluminas hasta la aldea de mi adorada! Alumbra con firmeza los altos montes, los verdes prados, donde mi amada vive, donde mi amada me está esperando.
Montañas de Guipúzcoa, dulces recuerdos de mi niñez; aldeas sonrientes, feliz el día que os vuelva a ver; montañas de Guipúzcoa, paisajes de esplendor, os canto en mi zortziko con toda el alma y el corazón.

He puesto, a pesar de sus defectos de sonido, esta grabación de Los Koskeros por dos razones:
  • porque los autores, Gamborana y Harina, crearon "Ecos guipuzcoanos" para que fuera grabado por ellos. Es, por tanto, la grabación más antigua, de 1944.
  • porque es la única que podéis escuchar con su sonido original en la Biblioteca Nacional. Pinchad ahí, que es una gozada. Lo que antes era un lujo, al alcance de algunos privilegiados, hoy podemos escucharlo todos los ciudadanos.
A partir de los años 70, también Los Xey grabaron las cuatro canciones de Ecos Guipuzcoanos con una gran calidad. Disfrutadlo: