Páginas vistas en el último mes

viernes, 30 de marzo de 2018

Mariano Izeta, para Alan Lomax (Elizondo,1953)


Cuando en enero de 1953 Alan Lomax conoció en Elizondo a Mariano Izeta, enseguida comprendió que había encontrado a alguien muy especial.
Así lo recoge la carta que, en mayo del mismo año, le envía a la relojería de Elizondo, el trabajo familiar:
Sr. Mariano Iceta, La Relojería, Elizondo, Navarra, España.
Estimado Sr. Iceta:
Me complace el comunicarle que sus canciones vascas e irrintzis han provocado sumo deleite entre todas las personas que tanto aquí como en París las han escuchado. Tengo la completa seguridad de que estas grabaciones serán utilizadas por la B.B.C. en sus emisiones sobre la música de los vascos en Navarra, de lo que le mantendremos debidamente informado. Mientras tanto, sírvase aceptar las más expresivas gracias de un Tejano a quien usted, de manera tan amistosa, tuvo la gentileza de poner en contacto con su conjunto. Me considero en el deber de manifestarle que posee usted una voz excelente que ahora será conocida por el mundo.
Le saludo afectuosamente,
Alan Lomax

Aunque no lo conocí personalmente, supe de Mariano Izeta -por lo menos la firma, como muchísimos navarros- a través de su colaboración en la página "Nafar izkuntza" de Diario de Navarra (“la primera página en euskera publicada en España”), en la que participó desde los años 60 hasta el final de sus días. Adjunto, al terminar esta entrada, un obituario (sacado del propio Diario) que recoge las múltiples facetas de este baztanés entregado al folclore y muy querido por las gentes del valle.

Grabaciones para Lomax
Son tres irrintzis dobles, una canción infantil y dos canciones de amor. Los interpretó Mariano cuando tenía 38 años.
Y, como dice Lomax, además de "sumo deleite", han provocado en mí tal admiración que me dije: "Pachi, aunque te va a costar, esta maravilla tiene que estar en Desolvidar; ya te echará una mano tu amigo Ekaitz".
Y así ha sido. Aquí tenéis estas grabaciones, trabajadas con todo el cariño del mundo.

1. Akerra ikusi degu con irrintzis
Los irrintzis van sueltos en tres grabaciones distintas, pero he preferido entreverarlos en esta canción infantil para que el irrintzi de Mariano colabore para echar al macho cabrío del huerto. Cada irrintzi, fijaos bien, es distinto, tiene su propia personalidad.
Como veréis, se trata de una canción acumulativa en la que van apareciendo conceptos relacionados entre sí que, al final, constituye todo un reto decirlos seguidos y sin liarse. Mariano, apoyado por su grupo, lo borda.
¡No me digáis que no tiene gracia este grupo de hombres, hechos y derechos, cantando canciones de niños con tanto fervor!

Hemos visto a la cabra comiendo en el huerto
Hemos visto al palo pegar a esa cabra
El palo a la cabra, la cabra al maíz
Quita la cabra del huerto
¡Quita, quita, quita, quita!


Hemos visto al fuego quemar ese palo
Hemos visto el agua apagar ese fuego
El agua el fuego, el fuego el palo
El palo la cabra, la cabra al maíz
Quita la cabra del huerto
¡Quita, quita, quita, quita!

Hemos visto al buey beber esa agua
Hemos visto la cuerda atar a ese buey
La cuerda el buey, el buey el agua
Hemos visto el agua apagar ese fuego
El agua el fuego, el fuego el palo
El palo la cabra, la cabra la maíz
Quita la cabra del huerto
¡Quita, quita, quita, quita!

Hemos visto al ratón cortando esa soga
Hemos visto al gato atrapando al ratón
El gato al ratón, el ratón la cuerda,

La cuerda el buey, el buey el agua
El agua el fuego, el fuego el palo
El palo la cabra, la cabra la maíz
Quita la cabra del huerto
¡Quita, quita, quita, quita!


2. Kaila kantuz
En el Cancionero de Azkue (1925) aparece recogida en Hasparren (Labort). Y dice: "Para substituir 'kaila' (francés, caille, ¿os acordáis?) por galeper o pospolin había que alterar el verso, y no merecía la melodiuca (tal vez de origen exótico) la pena de este trabajo".
La segunda estrofa hace que lo que parecía una canción de amor (correspondido) se convierta en desamor
Kaila kantuz ogipetik
uztail agorriletan.
Maitiagandik etxerakoan,
entzun izan dut bortzetan,
amodioak bainerabilkan
haren bortaño leihotan.

Bazterretik bazterrera,
oi munduaren zabala!
Eztakienak errango luke
ni alegera naizela:
Hortzetan dizdiz irriak eta
bi begietan nigarra.

La codorniz canta desde debajo del trigo
allá por julio y agosto
Al ir de casa de donde mi amada hacia casa
la he oído muchas veces
pues el amor me hace rondar
por su puertica y ventanas.

De lado a lado,
¡qué vasto es el mundo!
El que no sepa (no me conoce) diría
que soy feliz:
En los dientes brillan las sonrisas,
(pero) tengo el llanto en los ojos





3. Txoriñoa, nora hua
Otra canción de amor, recogida ésta por el Padre Donostia en la misma región labortana.
Los tres vídeos son de altísima calidad pero, para mí, ésta es la que Mariano interpreta de manera más dulce, redonda y perfecta, hasta el punto que, al final, me parece que el propio Alan Lomax quiere decirle, emocionado, algo así como: "bueno, ca..." y ahí, desgraciadamente, se corta la grabación. Pero después de haber leído la carta del principio, no creo equivocarme si afirmo que le dijo: "bueno, ca...ntas de puta madre", o similar.

Txoriñoa, nora hua
bide hegalez aidian?
Espainiara joaiteko
elurra dek aldian.
Joango gaituk elkarrekin
ura urtzen danian.

Hasperena hua, habil,
maitenaren bordara.
Habil eta esan hagiok
nik bilgautzen haudala.
Bihotzian sar hakio,
asko maite detala
Pajarico, ¿dónde vas
con tus dos alas por el aire (volando)?
Para ir a España,
hay nieves en todos los lados
Iremos juntos
cuando la nieve se derrita

Suspiro, ve, anda
a la borda de la amada.
Anda y dile
que yo te envío.
Métete en su corazón,
que la quiero mucho.



Lo llamo obituario porque fue publicado en DN al día siguiente de su fallecimiento, pero es la biografía más precisa que he visto sobre esta bellísima persona. La he encontrado en al hemeroteca de Díario de Navarra, el día 10 de enero de 2001. Mariano nació en 1915 y murió a los 85 años.

Diario de Navarra, 10.01.2001
Ayer murió en Elizondo el escritor y folclorista Mariano Izeta Elizalde
Era 'baztanés predilecto' y académico de honor de la Lengua Vasca
Amigo de las danzas, de los bertsos, la pelota, el ciclismo, la montaña, la literatura y de toda actividad relacionada con las costumbres autóctonas, Mariano Izeta había nacido el 14 de julio de 1915 en la casa Mutilenea, en Elizondo. Fue el mayor de ocho hermanos.
A los quince años se inició de manos de su padre en el oficio de relojero, en el que trabajó hasta su jubilación en 1984, aunque continuó acudiendo al establecimiento familiar.
Gracias a sus contactos con los baztaneses que acudían a la relojería, recopiló palabras y términos dialectales del euskera baztanés e investigó costumbres y tradiciones de la zona.
Desde 1961 formaba parte de Euskaltzaindia, Academia de la Lengua Vasca, como miembro correspondiente, y hace dos meses, en noviembre de 2000, fue nombrado académico de honor de esta misma entidad.

Hijo predilecto de Baztán
Fue alcalde jurado de Elizondo en el bienio 1957-1958 y concejal del ayuntamiento de Baztán en la legislatura 1980-1984.
En mayo de 1997, la Junta General del valle le nombró por aclamación hijo predilecto de Baztán. El 25 de julio del mismo año, inauguró la plaza que el Pueblo de Elizondo le dedicó, dándole el nombre "Mariano Izeta Erreboteko plaza" (Plaza de Rebote Mariano Izeta).
El último homenaje que recibió fue el que le brindó en Elizondo la asociación de jubilados Arkupeak, el 11 de octubre del año pasado.

Escritor y folclorista
Cumplidos los 40 años inició su andadura literaria. Colaboró en diversos medios de comunicación, entre ellos Diario de Navarra, en cuya página semanal en euskera "Nafar izkuntza" ha colaborado hasta el último momento.
Su primera novela, titulada Dirua Galgarri, se publicó en 1960. Veinte años después vio la luz la segunda, Nigarrez sortu nintzan. También publicó un libro de cuentos, Sorgiñak infernuko errekan, en 1985.
Además, es autor de varios diccionarios. El primero, Baztango hiztegi ttipia, de 1985. Le siguió en 1993 Baztango erranairuak, una recopilación de refranes del valle. Por su parte, Baztango hiztegia, obra que recoge el euskera propio de la zona en que nació, se publicó en 1996. Su último libro, de 1999, se titula Baztango Kontuak y contiene vivencias, y chascarrillos de las quince lugares del valle.
Bittor Elizagoien eta Manolo Arozena,
beraien izena daraman kupelaren aitzinean.
Mariano Izeta destacó también por su dedicación al folclore local y, en concreto, a la promoción y enseñanza de las mutil-dantzas. Durante cuatro décadas fue él quien encabezó la fila de mutildantzaris en todas las celebraciones festivas.

Bertsolaris
Izeta fue promotor del bertsolarismo. Durante veinte años organizó numerosos festivales en el trinquete Antxitonea de Elizondo y colaboró en los campeonatos navarros, desde el primero, que tuvo lugar en 1936, antes de la guerra civil. Era presidente de honor de la Asociación de Amigos de los Bertsolaris.
En la final del campeonato navarro de 1998, fue homenajeado y el bertsolari baztanés Bittor Elizagoien le dedicó el siguiente bertso:

Baztango seme kuttuna,
xaloa bezain biguna;
loreak ihintza baino
gehiago maite zaituguna;
jaunen artean da jauna
ta jende xumeen laguna,
bi mila urtez zure herriak
goraipatuko zaitunak
Hijo predilecto de Baztán,
tan agradable como afable;
al que queremos tanto
como la flor al rocío;
señor entre los señores
y amigo de la gente humilde,
al que tu pueblo recordará
durante 2.000 años

No hay comentarios: