Páginas vistas en el último mes

domingo, 9 de julio de 2017

"Soy ateo, pero a San Fermín ni lo toques"

Imagen de la procesión de este año (Navarra.com)
Pocas horas después recibiría una sonora pitada en la Plaza de Toros
José María Romera ganó el Concurso periodístico San Fermín 1982 con un artículo que se titulaba “No me toquen al Santo”. De ello hace 35 años.
No he dado con él (de momento), pero sí con la parte fundamental que hoy quiero tratar. Me lo regala Fernando Pérez Ollo:
“Ahora corre cierta moda de sonreír ante biografías como la de San Fermín, cuentecillos dorados, propios de la edad infantil de los pueblos. A nosotros, tan mayores e hijos de una etnia tan vieja y preeuropea o, si me apuran, pretereuropea, con esas consejas.
José María Romera acotó el terreno con justas palabras:
“Así que, atención, descreídos, gentuza que duda de la autenticidad de estas entrañables devociones, gañanes que no creen en Dios ni en la madre que los visitó, atención, que aquí se toleran muchas cosas (...), pero cuidado con esas risitas, esas muecas de sorna y choteo al paso del desfile procesional, esa falta de respeto al brillante palmares de San Fermín; aquí se consiente mucho, pero ojo en materias de culto, al Santo no me lo toquen, no me toquen al Santo, que me enciendo.”
Y, siguiendo la línea de Romera y Pérez Ollo, nos decía ayer Gabriel Asenjo en DN:
“Por cierto, que la mejor frase que resume nuestras emociones-contradicciones la escuché ayer en la procesión, al paso del alcalde: ‘Que soy ateo, pero a San Fermín ni lo toques’.”
Pues bien, desde aquel lejano 1982 de la frase de Romera, no sólo han tocado al Santo, también a la Dolorosa y, sobre todo, a la corporación (salvo a los suyos). Y con especial saña a Yolanda Barcina y a Enrique Maya:
Orgulloso del aita
Calle Curia "zona antifa" y "libre de agresiones" (tomado de DN)
María Caballero, Enrique Maya y Ana Elizalde, al final de Curia.  J.A.GOÑI
La calle Curia fue un año más el embudo abertzale por el que tuvo que abrirse paso el Cabildo catedralicio y la corporación municipal a su regreso de la capilla de San Fermín. Pasadas las dos de la tarde la multitud ocupaba ya todo lo ancho y largo de la calle en un ambiente festivo que se multiplicó con la aparición de los primeros kilikis y la comparsa de gigantes y cabezudos. El ya tradicional ‘Gu euskaldunak gara Euskal Herrikoak’ fue el cántico de recibimiento para  el Cabildo, con el arzobispo Francisco Pérez y el obispo auxiliar Juan Antonio Aznárez a la cabeza. “Ez nekeak, ezta bide txarrak” (No cansancios, no malos caminos) rezaba la letra. Y eso debieron de pensar muchos de los presentes, que atosigaron con insultos e increpaciones a religiosos y a concejales, en especial al ex alcalde Maya, a lo largo de la cuesta. Sólo la presencia de un cordón de policías municipales evitó que el hostigamiento pasara a mayores.
Para el alcalde Asiron, que caminaba relajado por detrás, el camino fue llano, jaleado por el aplauso de los suyos. En un año de mayor despliegue policial en la ciudad, hubo cuarenta agentes antidisturbios de Policía Nacional apostados en la contigua calle Mañueta.
Las imágenes, aunque son de 2014, son las más gráficas, las que mejor muestran lo que han tenido que pasar los concejales no nacionalistas

Imagen de Navarra.com
¿Habrá aún alguien que no crea en la sinceridad del lema "No a las agresiones sexistas"?

3 comentarios:

Unknown dijo...

Fíjese usted don Patxi cómo son las cosas que el greñas del primer vídeo es el mismo greñas que ya la lió en el intento de riau-riau del año 2012:

https://www.youtube.com/watch?v=V925pWQdXjQ

PAMPLONICA DE BIEN.

Saludos,
José M.

Anónimo dijo...

Hace falta ser zopencos para aguantar año tras año esa indignidad. ¿Ingenuidad, vanidad ,falso concepto de la tradición? Ese es el verdadero “momentazo” de la posprocesión. Cuánto mejor sería, señor arzobispo inconsciente, que se quedara el cabildo en San Lorenzo y que el ayuntamiento hiciera lo que mejor le pareciera: no creo que volviera, por su cuenta, a la catedral. Si eso es “acompañar” al cabildo, venga Dios y lo vea. Ese “sacrificio” no se lo pide San Fermín, señores canónigos y señores obispos. ¡No hagan más el ridículo” Dejen a las fieras devorarse entre sí y no intentar devorar carne de clérigo y de concejal de la oposición españolista. La dignidad de Pamplona se lo reclama. VMA.

Anónimo dijo...

Fíjese usted lo que son las cosas don Patxi que el greñas del primer vídeo es el mismo pamplonica de bien que ya la lió en el intento de riau-riau del 2012:

https://www.youtube.com/watch?v=V925pWQdXjQ

Al margen de esto me da mucha pena en lo que se han convertido las peñas de Pamplona hoy dia (salvando escasas excepciones). De ser el alma de las fiestas a convertirse en la escoria abertzale de las mismas.

Saludos,
José M.