Páginas vistas en el último mes

viernes, 30 de diciembre de 2016

Herodes salió de San Lorenzo maquillado de inocente


Vemos el comunicado (y las muestras de apoyo) que Javier Leoz, párroco de San Lorenzo, ha entregado -con su firma y el sello de la parroquia- a los convocantes del encierro que ha padecido estos dos días esta iglesia.
Lo primero de todo, reconocer la gravedad del problema que le ha tocado lidiar, teniendo en cuenta, muy especialmente, la herencia recibida de años de permisividad que Javier considera "un total desacierto".
Ha quedado perfectamente clara la postura de Leoz de no conceder ningun permiso y que, si les ha dejado utilizar alguna dependencia, no ha sido por su gusto, sino por los consejos del Obispado y los mandos policiales.
Pero, con harto dolor para todas las víctimas, al final hay que reconocer que ellos se han salido con la suya, usando la imagen y las estancias de la parroquia para su campaña de intentar convertir a los verdugos en víctimas y sacarlos a la calle como héroes y sin arrepentimiento ni colaboración con la justicia (ellos le llaman "delación") para resolver los 300 asesinatos sin autores conocidos, detenidos, juzgados y condenados.


¿Y, a partir de ahora, qué?
Se les ha dejado bien claro que, en lo sucesivo, sus reivindicaciones no tendrán lugar en ese centro religioso, pero...
Sería de ingenuos creer que se buscarán otro sitio: Ayuntamiento, despacho de Asirón, Parlamento...
Lo normal en ellos es que sigan haciendo lo mismo que han hecho hasta ahora y, como no tienen permiso, se lo tomen por la cara.
Y si es así, ¿qué va a hacer Javier Leoz? Tras invitarles a que desalojen y comprobar que no quieren irse, ¿llamará a la policía?
Veamos esta conversación de Facebook, entre Javier y otra persona, y saquemos nuestras conclusiones:

XX: Hay dos cosas que me sorprenden de lo dicho por D. Javier Leoz:
1) La normalidad con la que asume que esa gente reivindique la libertad de unos asesinos, ya que a lo único que le pone pegas es a que elijan un recinto sagrado, pero no a la iniciativa que, por habitual, ya parece asumida.
Y 2) No veo diferencias entre que vayan a estar en la Iglesia o estén en una sala del centro parroquial. Como católica, para mi ambos sitios forman parte de un todo, y me produce hilaridad que el Arzobispado haga semejante concesión. Un saludo.
Ésta es la verdadera cara de los amigos de Herodes (enlace a Face y a Ederra). 
Ayer Ángel salió con la camiseta de la Selección por Carcastillo. Eso es todo.
J. Leoz: tú sabes que el tema es mucho más complejo y que no es bueno apagar con gasolina el fuego. ¿Asumido? Se lo tendrías que decir a mis predecesores que fueron los que abrieron la puerta. Yo he dicho que "NO",  y he cerrado la mayoría de las salas. Pero lo que no voy hacer es llamar a la policía para desalojar. Tú sabes cómo se las gastan algunos y, si hubieras estado esta mañana, no hablarías con tanta facilidad. No obstante, en la misa de 7.30, hemos pedido ante San Fermín por las Víctimas de ETA. Por cierto; la decisión ha sido tomada -desde hace unos días- con el consejo de la Policía. Por algo será ¿no te parece? Y desde luego no es lo mismo una sala que la Capilla de San Fermín o la Parroquia de San Lorenzo. La diferencia es muy clara: un templo es para la celebración de lo sagrado. Un centro, en cambio, está capacitado para otras cosas aunque, en este caso, esta no me guste y tenga que comulgar con ruedas de molino. Desde fuera, al toro se le torea muy bien. Desde dentro, te aseguro, que no.



XX: Lo siento, D. Javier. No me convencen sus argumentos. "Desde dentro" hemos estado muchos y en peores momentos afrontando situaciones mucho más complicadas. Si la policía y el propio Arzobispado consideran que hay que dejar a la chusma una sala para que haya "paz y amor", pues nada, allá cada cual. Buenas noches.

A mi juicio, este diálogo es clave para saber qué es lo que, desgraciadamente, va a pasar en sucesivas ocasiones.

Carta de los lectores
30/12/2016 Íñigo Sánchez Vicondoa
Pena, tristeza y vergüenza se apoderan de mí cuando leo la noticia de que defensores de los presos etarras se han encerrado en la iglesia de San Lorenzo. Es mi parroquia desde que tengo uso de razón y donde he asistido a misa desde que era un bebé. A esta iglesia ya me llevaban mis padres en silleta. Pero, además, lo más importante para mí, es el lugar donde están depositadas las cenizas de mi padre, ex jefe de la Policía Foral y teniente coronel, cargos por los que apareció en las listas de objetivos de ETA, igual que mi abuelo militar y también antiguo integrante de esta parroquia. Ahora, mi padre descansa bajo el mismo techo que aquellas personas que defienden la libertad de etarras que, si hubiesen tenido ocasión, habrían disparado sobre su nuca, por detrás, con la valentía y el honor que siempre han caracterizado a esos "gudaris".
La impotencia no se debe únicamente a que esos defensores de asesinos se hayan encerrado en la iglesia, sino que el párroco, parece ser que ordenado por instituciones superiores, muy valientes ellas, se excusa diciendo que solo se les ha habilitado una sala y, como dice en la red social Facebook: “No se apaga el fuego con gasolina”. Si Jesús Labari, antiguo párroco de San Lorenzo, levantase la cabeza, se avergonzaría de que se ceda a estos chantajes en su parroquia.
Una pena que la que he considerado mi parroquia desde que nací ceda a las pretensiones de defensores de asesinos y dé la espalda a numerosos militares y familias que, como yo, han visto peligrar la vida de sus padres, abuelos y maridos porque a las "personas" que defienden los hoy encerrados no les parecía bien su profesión.

No queda más que, personalmente, invitar al colectivo de 'Kalera kalera' a encerrarse en el lugar donde están las víctimas de aquellos a quienes defienden. En el cementerio.

Reacción de Javier Leoz ante esta carta:
Javier Leoz Ventura Me parece injusta y egoista la carta de hoy en Diario Navarra. Podria haber añadido que esto se hace desde hace 9 años y k ningùn pàrroco cogiò el toro por los cuernos. Deprimente.
Iñigo Sánchez ha estado totalmente desacertado, inoportuno e inexacto. Quien no dice toda la verdad miente. Y al no citar los años que llevan encerrándose en San Lorenzo (9 exactamente) y otras lindezas con las que se ha despachado merece cuando menos mi perplejidad y pena. ¡Ten amigos así dentro de la Iglesia! De los enemigos ya me cuidaré yo.

Y si te pego la conversación que he tenido con él en privado es para echar a correr. Allá su conciencia. Somos esclavos de nuestras palabras. Yo prefiero ser, en un futuro, certero con mis hechos. No hay mal que por bien no venga. Me han llamado decenas de personas para manifestar el desacuerdo con el fondo y forma de esa carta. Ya madurará.

1 comentario:

Ispán dijo...


La equidistancia es mala cosa, y el querer quedar bien con todos peor.
Me gustaría preguntarle a los del encierro si eso de "Kalera" va también para un etarra condenado por el asesinato de un concejal socialista en Orio , y segun noticia periodistica amenazó al juez que le juzgaba . Ese "valeroso gudari",que disparó en union de otro contra una persona desarmada, es autor de un documento " La guerra se ganan a tiros", eso si expulsado del colectivo de presos.
Mi solidaridad con las victimas de la barbarie y la traición etarra , asesinados por su condicion de españoles. No se os olvidará nunca. . Mi solidaridad con el sr. Ederra . No podrán ni con Navarra y por ende con España.