Páginas vistas en el último mes

jueves, 3 de noviembre de 2016

Todos los Santos 2016: Estrella de los mares


Hemos vuelto a ir a Cemboráin, a recordar a nuestros padres y hermanos que allí descansan, al pie de Izaga y de la Higa, en ese camposanto "que parece de juguete, que no da miedo ni pena" -como decía Javier Marrodán.
Se oía el griterío de las grullas, volando -en uve- hacia el sur, a sus lugares de invernada. Nos recordaban que la vida sigue, indiferente a nuestras penas y alegrías.
Para nosotros no es indiferente. Ir a Cemboráin no nos es ajeno. Es algo que nos agrada y que, poco a poco, va formando parte de nuestras vidas.
He subido algunas fotos a Facebook.
Ramón ha oficiado como siempre, con profesionalidad, apoyándose en Nacho que, a este paso, pronto le quitará el puesto



El finde anterior -me tocaba con él- Nacho me dijo que quería ir a Cemboráin para "entonar Estrella de los mares". Forma ya parte del ritual y nos encanta a todos que Nacho vaya también con ilusión.


Alguna vez me he preguntado por esta bellísima canción. Doy por supuesto que  su origen es popular. Pero, ¿cuándo empezó a cantarse?
Como ya dije, a mí me llegó muy hondo cuando, en la adolescencia, leí "La vida sale al encuentro". Años antes, nos la enseñó a los hermanos Nieves, la hermana mayor, quien me aseguró que la había aprendido en las colonias, de labios de Doña Clara Villanueva, la directora de la Colonias de Fuenterrabía, desde antes o primeros años de la Guerra Civil. Supongo que Doña Clara la habría aprendido antes de esas fechas.
He encontrado un documento anterior a la guerra, pero no me da tiempo de exponerlo hoy. Es, además, muy bonito, pero requiere unas cuantas horas de trabajo. 
Descubrir estas cosas me hace que la cante todavía más agusto. 
Mañana, si todo va normal, lo sacaré. ¡Palabra!

No hay comentarios: