Páginas vistas en el último mes

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Muskil

Sorauren (Navarra): Vistos desde el aire parecen como lenguas o, mejor,
lombrices gigantes que salen del bosque a pastar en los campos...
Pastores y labradores, desde siempre; peregrinos y montañeros, después. Generación tras generación han ido formando humildes montículos de piedras ("muskil") con significados diversos.
Los de Sorauren, al lado de Pamplona, son los más espectaculares que he visto. Y, a la vez, totamente olvidados.
Y el Santuario de Musquilda, el muskil por antonomasia

Universales
Contaba ayer Jaime Ignacio del Burgo (podéis leer el artículo en Apéndice 1) una anécdota sobre Barandiarán quien, queriendo resaltar la unidad étnica y cultural de vascongados y navarros, no tuvo mejor ocurrencia que decir que los pastores de ambos territorios tenían la costumbre de formar montículos de piedras. “¡Pues lo mismo hacen los pastores de mi tierra!”, le contestó su interlocutor, que era gallego. 
Los pastores, los labradores, los montañeros, los peregrinos… Esa costumbre no es sólo de vascongados y navarros, sino que está extendida por toda España, por todo el mundo y en todas las épocas (ver "Túmulo"). Echad una ojeada por esta mágnífica página y lo comprobaréis.



Muskil y cumulus
En Navarra tenemos - para designar estos montones artificiales de piedras o morcueros (haz favor de pinchar; alucinarás)- muchos términos que, en definitiva, derivan de dos palabras-raíz: la vasca muskil y la latina cumulus. Y luego están los cruces y las mezclas de ambas. En el apéndice 2 podéis ver un montón de ellas.

Los "muskil" de Sorauren
En Cemboráin, por ejemplo, mi padre y mi tío Severino solían hablar algunas veces de una pieza que tenían en Mostillozar. 'Mostillo' es, también, derivado de muskil y zar es "viejo": el "viejo morcuero".
Los morcueros más grandes que conozco (y de los que jamás he oído a nadie hablar- a pesar de haber preguntado- ni he encontrado absolutamente nada en internet) son los de Sorauren. Vistas desde el aire parecen como lenguas o, mejor, lombrices gigantes que salen del bosque a pastar en los campos (sobre sus formas, aparebtemente caprichosas, ver Apéndice 3). Os señalo el punto (ver imagen de portada) desde el que podéis coger cualquiera de las dos pistas para investigar y tomar conciencia de sus tremendas dimensiones. Siguiendo la pista paralela al Ulzama, poco antes de llegar al campin de Ezcaba, pasaréis por una zona que se llama oficialmente Muskiabeldi (pero mirad el montón de variantes que tiene), cuyos componentes podrían ser muskil (morcuero), abel (abere: ganado) y el abundancial -di. A escasos metros contraréis un morcuero solitario (aprovechad este enlace para daros un paseo por los morcueros sin mancharos de barro)



Musquilda
El Navarra, el "muskil" por antonomasia es Musquilda. La terminación (-da) es un enigma.
En este caso, fue el monte quien dio nombre al Santuario, lo mismo que en San Miguel de Izaga.
Si en la cumbre hubo un morcuero, éste pudo utilizarse para hacer el Santuario de Nª Sª de Musquilda.
Al norte del valle de Salazar, la ermita románica de Nuestra Señora de Muskilda se eleva a más de mil metros, en un paraje donde la vista intenta redibujar las imponentes cumbres pirenaicas que se asoman desde la lejanía y donde el tupido bosque nos sorprende con su intensa paleta de colores. 
En el silencio mecido por el viento, la ermita guarda en su interior una talla gótica de la Virgen con el Niño que espera sonriente la llegada de los festejos populares en su honor.  
En septiembre la tranquilidad se rompe; comienza la fiesta y los danzantes de Ochagavía rodean a Muskilda con sus originales bailes dirigidos por el "bobo".
Hermanos Caro Baroja, ¡cuánto se os echa en falta!

2 comentarios:

Juan Manuel APESTEGUIA DÍAZ dijo...

Me ha encantado esta romería y subida al Santuario de Nuestra Señora de Muskilda -precioso romántico siglo XII- así como los danzantes y su danza del pañuelo con el personaje de Bobo. También gratamente los instrumentos musicales gaita navarra y tambor, que yo creía mas exclusivos en la Navarra baja y media (ejemplo claro los que viví en mi juventud GAITEROS DE ESTELLA), aquí creía dominaba el txistu y tamboril. Gracias por mostrarnos estas delicias.

Anónimo dijo...

Esta es la dirección web de una página de Salvatierra/Agurain donde hablan del muro que separa Urbasa en Navarra de Entzia en Alava. Tiene 7 km en el límite con Alava y 11 km dentro de Navarra para separar municipios. Los de Alava le llaman el muro de los navarros.
Los muskil de Sorauren podría ser algo parecido, separando campos pequeños de distintos propietarios. También podían cumplir la función de que no entrase el ganado o incluso los jabalíes que remueven la tierra. En Sorauren está el monte muy cerca por todos lados y roturaban los escasos campos de labor al límite. Entonces pondrían las piedras en las zonas impracticables algo más elevadas.

http://www.salvatierra-agurain.es/el-muro-de-los-navarros.html