Páginas vistas en el último mes

martes, 27 de septiembre de 2016

3ª Concentración de la Jota navarra 2016 (y 2ª parte)

Eneko Babace Sádaba, de Burlada. Atención a este chaval

En esta segunda parte, además de algunas jotas estupendas, vais a poder escuchar huapangos, rancheras.., toda la variedad del repertorio de estos artistas

9. La cigarra (huapango)
Más vale que María es "sólo" de la Escuela navarra de Jotas, porque nos dio toda una lección de cómo se canta un huapango: con una naturalidad y una fuerza que dejó a todos pasmaos. Por cierto, muy bien acompañada por las guitarras. Os dejo aquí la letra de esta sentida creación del mexicano Ray Pérez y Soto.

Ya no me cantes cigarra 
Que acabe tu sonsonete 
Que tu canto aquí en el alma 
Como un puñal se me mete 
Sabiendo que cuando cantas 
Pregonado vas tu muerte. 

Marinero, marinero 
Dime si es verdad que sabes 
-Porque distinguir no puedo- 
Si en el fondo de los mares 
Hay otro color más negro 
Que el color de mis pesares. 
Un palomito al volar 
Que llevaba el pecho herido 
Ya casi para llorar 
Me dijo muy afligido. 
Ya me canso de buscar 
Un amor correspondido. 

Bajo la sombra de un árbol 
Y al compas de mi guitarra 
Canto alegre este huapango 
Porque la vida se acaba 
Y quiero morir cantando 
Como muere la cigarra.














10. La vida se me acabó
"Desde el día que te fuiste, la vida se me acabó; y en el mundo ya no existe quien me alegre el corazón"
Deja, por un momento, Iñaki Reta el acordeón para ofrecernos, muy bien acompañado, esta jotica dedicada al mal de amor

11. La muerte del palomo (por Roberto Urrutia)
Roberto, magistralmente acompañado a la guitarra, nos ofreció la primera canción que, con tan sólo 13 añicos, compuso Juan Gabriel. Os pongo un enlace para consultar la letra.

12. Quiero cantarle a la vida (Puchero)
"Quiero cantarle a la vida con la jota de mi tierra: que la aprendí cuando niño, la olvidaré cuando muera".
Si alguien canta con el corazón y la verdad por delante, ese es Puchero:  José Echarte, de Artajona. Estoy convencido de que ni entonces la olvidará este jotero de raza.

13. Como matas de romero
"Tienes tantas florecitas como matas de romero; y al salir las mañanitas, resplandece el mundo entero"
Paula Sádaba y su compañera nos dieron todo un recital de cómo piropear a la persona amada

14. Los laureles
Considerada una de las rancheras imprescindibles, de las que uno tiene que oír antes de que llegue el fin del mundo. Tras escuchar a Roberto y a Josu, ya me quedo tranquilo.
Ay qué laureles tan verdes
qué rosas tan encendidas
si piensas abandonarme
mejor quítame la vida
alza los ojos a verme
si no estás comprometida.

Eres rosa de algodón
que vives en el capullo
ay qué tristeza me da
cuando te llenas de orgullo
de ver a mi corazón
enredado con el tuyo.
que sólo en mayo se ve
quisiera hacerte un invite
pero la verdad no sé
si tienes quien te lo evite
mejor me separaré.

Por ahí va la despedida
chinita por tus quereres
la perdición de los hombres
son las benditas mujeres
aquí se acaban cantando
los versos de los laureles.

















15. Labrador era mi padre (Joaquín Zabalza)
"Labrador era mi padre y labrador fue mi abuelo; y yo, como labrador, a una labradora quiero"
Eneko Babace Sádaba, de Burlada, pone el broche a este breve muestrario de lo que fue el final de una jornada jotera para recordar.
Al oír cantar con ese chorro de voz a este chaval, me ha venido a la mente la imagen del autor de esta jota, Joaquín Zabalza, arropando a Mari Cruz Corral la primera (o segunda) vez que cantó "Que hizo a San Fermín llorar" en la Procesión de 1986 (pincha en el enlace y vete al 3'22"). Eneko, que no te falte nunca ese apoyo, porque me da que tu voz y tu estilo tienen mucho recorrido. 
Fijaos:

No hay comentarios: