Páginas vistas en el último mes

domingo, 7 de agosto de 2016

Joaquín Luqui, te echamos de menos


El 28 de marzo, hicieron 11 años desde que, inoportunamente, se nos fue Joaquín Luqui. Mi amigo Alberto me sugirío que sería bueno que Joaquín tuviera una entrada en Desolvidar. Le dije que Luqui no estaba en absoluto olvidado, pero sí le reconocí que faltaba en este blog un homenaje a este caparrosino, el navarro más grande en las ondas musicales.
Inmediatamente se puso Alberto manos a la obra y éste es el material que me ha enviado, en el que se muestra la gran influencia y los buenos ratos que ha hecho pasar Joaquín a mucha gente.
Os dejo con él.
***
"Hola, hola, hola…",  "besos para ellas, abrazos para ellos" o "happy, happy" eran el saludo y la despedida de este pamplonés, nacido en Caparroso (Navarra) el 22 de febrero de 1948, hijo predilecto de la localidad, y toda la vida dedicada a la radio, denominado el “quinto Beatle”. 
Caparroso, "un pueblo de 2.500 habitantes", en donde, como él mismo contó, la radio le "abrió un mundo nuevo, lleno de emociones, sensaciones". "Gracias a la radio, oí música por primera vez y comprendí, absolutamente, que la música era una parte necesaria y totalmente imprescindible en mi vida", relató. "Desde allí soñaba que alguna vez estaría en alguna emisora y trataría de ayudar a los oyentes de la misma forma" que a él le ayudaba la radio.
Nos dejó el 28 de Marzo de 2005 con 57 años de edad.


Estudió en los Maristas de Pamplona, y su sueño se cumpliría muy pronto, ya que Luqui comenzó su andadura profesional con sólo 18 años, colaborando en El Pensamiento Navarro y en Radio Requeté de Navarra, emisora de la SER en Pamplona. En 1969 desembarcó en Madrid para trabajar en la revista El Gran Musical y en la radiofórmula Los 40 Principales, en donde pronto se haría muy popular y desarrollaría un sello inconfundible como locutor, al vaticinar éxitos con frases como Seguro, será tres, dos o uno. Su peculiar voz y su imagen desaliñada de profesor loco con una larga melena blanca fueron sus señas de identidad.
Aquí lo tenéis, en su propia salsa, ¡¡¡buauh!!!



Durante años anduvo en diferentes medios de radio. un poco de televisión en TVE y Canal+. 
Poco antes de morir preparó “La tierra de las 1000 músicas” que se emitió póstumamente 3 meses después de su muerte, a causa de un accidente doméstico que le supuso una hemorragia cerebral.
Recibió en 1998 el Premio Ondas de la música como mejor presentador, el galardón del Gobierno de Navarra del Valor Joven en 1999, un Antena de Oro y un Premio Amigo.
Todos lo coneceremos como locutor en los 40 principales, por su voz única y su imágen de profesor loco con esos pelos alborotados y que fue hasta parodiado por Martes y Trece.
Mi recuerdo
Como afectado, en el tiempo compartido de su carrera y mi edad, escuché muchos programas como oyente nocturno. Era un héroe de las ondas y cada entrevista era un placer. Recuerdo que a la misma hora, en otra cadena, estaba Jose María García, en deportes, y coincidían horarios… pero el de Pamplona siempre ganaba, y la música, en mi caso, era la elección final. 



Yo creo que grabé su voz con todos los cantantes de la época, nacionales e internacionales, y  aquellos homenajes a los más grandes, vivos o muertos, en activo o en la historia de la música. Disfrutaba como él con aquellos grupos de culto tipo The Cure, REM, U2 y muchos otros. Todavía guardo aquellas cintas, más de 100 horas de grabación, y que reflejan el recuerdo personal de una época. 
Pero como todo en la vida hay un antes y un después, un lugar y un momento que recordar, de la mano de un grande, llamado Joaquín Luqui. Porque el tiempo pasa, las personas mueren, pero su recuerdo es para siempre.
Gracias Patxi, espero que te sirva.
Alberto Fermín Garayoa Arraiza


In memoriam. En su propio pueblo, Caparroso, a los 10 años de su muerte:


1 comentario:

Artzain dijo...

Gracias Patxi por esa accesibilidad en PRO de un grande de la música, navarro él, y que muchos de nosotros seguimos y seguiremos recordando porque formó parte de algún momento en nuestras vidas. Un bonito homenaje, el que le dieron y el que le das aquí en Desolvidar, justo para eso, para que no se olviden ni momenticos ni personas. Un Navrazo