Páginas vistas en el último mes

miércoles, 20 de julio de 2016

Nacho Jirón (a quien un miura mangó la manga)

Nacho Corredor muestra satisfecho la camiseta y la manga desgarrada. 
JOSÉ LUIS CHAÍN
Fue la saga Girón historia viva de la América taurina. A nivel no de matadores de toros, sino de Corredor del Encierro, acaba de surgir otro Jirón, pero éste con jota. Doble suerte la de Nacho Corredor, a quien un miura le mangó la manga sin apenas rozarle la piel, y que supo recuperarla para lucirla como un trofeo. ¡Enhorabuena, Nacho! Va para ti esta sanjuanera soriana.

El pañuelo del Miura que resultó manga
Un toro de 610 kilos desgarró un jirón de la camiseta de José Ignacio Corredor durante el último encierro y, con la ayuda desinteresada de varias personas, lo ha recuperado para convertirlo en un trofeo
CARLOS LIPÚZCOA Pamplona
Las imágenes de la retransmisión televisiva hicieron creer a todo el mundo que uno de los astados de Miura se había apropiado del pañuelico de alguno de los mozos durante el último encierro. Sin embargo, era la manga izquierda de la camiseta de José Ignacio Corredor Martín, un devoto de la fiesta del toro y los Sanfermines. Gracias al empeño de “varios amigos y también de otras personas desinteresadas” este soriano de 38 años ha logrado recuperar el jirón de su camiseta del Numancia que le desgarró Aperador, de 610 kilos, y convertirlo en un trofeo de incalculable valor sentimental.
“No ha sido fácil, pero ya está en mi poder. Tengo que agradecérselo a mucha gente que ha colaborado para hacerlo posible”, recalca José Ignacio satisfecho. Era el quinto encierro en el que participaba desde que había llegado a Pamplona el 10 de julio y, por segundo día consecutivo, se colocó en el costado derecho del tramo final de Estafeta. “Estaba ganando velocidad para coger toro cuando me quedé sin sitio porque la manada se echaba hacia la derecha y tuve que apartarme”, recuerda.
A la altura del bar Don Hilarión, Aperador, que había arrollado a un corredor detrás de José Ignacio, dio un ligero derrote y enganchó su camiseta: “El cuerno se deslizó debajo de mi brazo. Tuve mucha suerte, porque podía haber sido una cornada importante. Al ser una prenda deportiva, el tejido es más fuerte y la manga no se desprendió. El toro cayó al suelo junto a mí y dio un cabezazo que desgarró la costura y pudo levantarse”, relata José Ignacio, que reconoce que no se asustó en el momento, aunque después comprobó que podía haber sido algo serio al verlo en televisión.

Momento del desgarrón. TVE 

“Seguí corriendo y entré en la plaza, donde unos compañeros me dijeron que tenía un puntazo en la espalda y que me faltaba la manga. Tengo amistad con uno de los pastores, Miguel Reta, y tras las vaquillas le pregunté si era posible recuperar el jirón. En un principio, resultó imposible porque, según me contaron, la tela se enganchaba a las astillas de la pala. Incluso se plantearon sacar el toro para la corrida con la manga, pero en el último momento pudieron quitársela”, continúa este amante de la tauromaquia.


'Aperador’, de 610 kilogramos, con el jirón de la camiseta de Nacho Corredor en su asta derecha. 
L. CARMONA (ARCHIVO)

El trozo de tela finalmente llegó a manos de José Ignacio un día y medio más tarde, cuando un buen amigo suyo, José Luis Chaín, le entregó el trofeo en Soria después de una peripecia en la que la manga desapareció, aunque después supo que la veterinaria la había cogido para hacérsela llegar a través de un conocido. “Mi pareja, Ana, va a enmarcarla”, afirma complacido. Lejos de alejarle de los encierros, esta experiencia le ha demostrado la nobleza de los Miura y ha reforzado su pasión por los toros: “Seguiré corriendo, aunque habría que limitar el acceso para evitar la actual masificación”.
José Ignacio también quiere romper una lanza en favor de la tauromaquia y critica con dureza a quienes se alegraron de la reciente muerte en Teruel del diestro Víctor Barrio, “gran amante de los toros y muy querido en Soria”. 

No hay comentarios: