Páginas vistas en el último mes

jueves, 28 de julio de 2016

1. López Echevarrieta: Jai Alai (zorcico Maite)

Hacía unos cuantos años que quería hincarle el diente a este zorcico de Pablo Sorozábal y ahora, por fin, he encontrado una buena excusa (en su momento os la daré a conocer) para hacerlo.
Sorozábal, padre
Maite es un zorcico compuesto por Sorozábal como parte de la banda sonora de la película Jai Alai, rodada en 1940 en Elanchove (Vizcaya). 
Cuando me he puesto a investigar sobre esta película, origen de Maite, he comprobado que varias páginas que la tratan con alguna profundidad están muy influenciadas por este artículo de López Echevarrieta, que hoy os presento tal cual (incluso respetando algunos localismos, como bilbaino, sin tilde) apareció en el periódico "Bilbao", editado por el Ayuntamiento de Bilbao.
Mañana (si ningún otro tema le quita la prioridad) intentaré hacer una valoración crítica del mismo.
Y le dedico tanta importancia a la canción Maite porque no creo que haya nadie -de cierta edad- por estos lares que no conozca el zorcico de Sorozábal y que  no se haya quedado prendado de su belleza y misterio.
Escuchémosla, también, y tan bien, cantada por Rafa en los sanfermines del 14, en el Nuevo Casino:

Pero, para misterio, lo que nos cuenta -y cómo lo cuenta- López Echevarrieta en este artículo. Por cierto, os pido que os fijéis en si aporta alguna prueba:

38  BILBAO  2002.eko martxoa Bilbao en el cine-Bllbo zineman (103)

Se busca la película “Jai Alai”
Primera película vasca tras la guerra civil, se retiró de circulación tras su estreno desapareciendo las copias
Al hablar del cine que se hizo en el País Vasco tras la guerra civil hay siempre una película que sale a colación, "JaiAlai". Los historiadores la citamos, pero aportando pocos datos, salvo que la realizó un bilbaino, Ricardo Rodríguez Quintana, con producción madrileña. Sabemos que su argumento se desarrolla en Elantxobe, que intervienen marineros y pelotaris, y poco más.
Muy pocos recuerdan haber visto este film por el hecho de que, tras su estreno comercial, fue retirado de circulación, desapareciendo tanto las copias como el negativo original. Tampoco en las filmotecas hay rastro fílmico alguno, por lo que "Jai Alai” es uno de esos grandes misterios del cine, avivados por el morbo de la época en que fue realizado, y que su director no volvió a hacer cine, como si hubiera sido depurado. ¿Tiene algún mensaje subliminal no cazado por los censores en el guión y descubierto en la proyección?

Quintana, un buen comienzo
“Jai Alai” se rodó en Elantxobe en agosto de 1940 con guión escrito por el propio Ricardo Rodríguez Quintana, bilbaino nacido el 2 de abril de 1904 y vecino de la calle Ascao 2-bis 5R izquierda, según J. B. Heinink, que lo sabe todo sobre él. Comenzó su carrera cinematográfica en 1933 en los Estudios Orphea, de Barcelona, donde intervino como ayudante en "El café de la Marina” (Domingo Pruna) y "El canto del ruiseñor" (CarlosSan Martin), ambas del año citado. Contratado por Benito Perojo marchó a Madrid donde se estableció.
Es posible que la guerra civil le pillara en Madrid, donde poco antes de su inicio estuvo ayudando a Francisco Camacho en la realización de “El cura de aldea". No hay noticias de posibles actividades cinematográficas durante el conflicto belico, pero en 1940, al poco de terminar éste, escribió el guión  de "Jai Alai’’, totalmente ambientado en el País Vasco - "las fiestas típicas vascas, el esfuerzo atlético de los remeros y los jugadores de pelota, el encanto melódico de las canciones ancestrales, el espectáculo dramático e impresionante de la galerna, terror de los viejos pescadores”, resaltaba la publicidad-, y, con gran atrevimiento, lo pasó a censura consiguiendo el visado correspondiente, a pesar de que en la inmediata posguerra “lo vasco” no era bien visto por las autoridades franquistas.

¿“lo vasco” no era bien visto por las autoridades franquistas? ummm, no sé, no sé...
Nombres vascos y euskera
"Jai Alai ”, producida por Ángel Gamón, cuenta la historia de la rivalidad entre Josetxu y Mikel por el amor de Mirentxu en el ambiente de unas pruebas deportivas organizadas durante las fiestas de Elantxobe. Josetxu acaba ganando tras salvar la vida de su rival, Mikel, a punto de morir ahogado. El argumento aparentemente no presentó problemas a una censura, que admitió, incluso, los nombres vascos de Mirentxu, Mikel, Josetxu, etc., algo realmente inédito para el año 1940.
Se contó con música de Pablo Sorozábal y la actuación de "Los Bocheros" que cantaron "Habanera", "Traunla lay”, la estampa bilbaina "Boga, marinerito" y, según me dijo Felipe Caballero (componente del conjunto) en cierta ocasión, hasta el zortziko "Maite" ¡¡¡en euskera!!!, lo cual, entonces, para algunos, era una provocación.

Empiezan los problemas
La película se acabó de rodar en los Estudios Roptence, de Madrid, obteniendo el permiso de exhibición el 31 de diciembre de 1940, estrenándose ese mismo día en el madrileño Palacio de la Música. El 15 de abril del año siguiente se proyectó por primera vez en el bilbaino Buenos Aires. Sin embargo, al poco tiempo se truncó la carrera cinematográfica de "Jai Alai” empezando por la desaparición de las copias y la destrucción del negativo original.
Su visión se reduce, por tanto, a aquellos espectadores iniciales. Las generaciones posteriores nos tenemos que contentar con el “érase una vez...” por las razones indicadas. Nos consta que la Filmoteca Vasca ha rastreado por todas las cinematecas del mundo sin encontrar huella de la película en cuestión, por lo que su estudio resulta imposible.
¿Encierra algún mensaje subliminal? Esta situación nos lleva a pensar que "Jai Alai ”, a pesar de la bula de los censores, pudo haber caído en desgracia por ser “muy vasca” y, asustadas las autoridades, eliminaron cualquier vestigio de ella. Nunca más se supo de este misterioso film que, como he señalado antes, tuvo algunas licencias.
Acrecienta el morbo el hecho de que su realizador, Ricardo Rodríguez Quintana, con un futuro prometedor en el cine, no volviera a dirigir nunca más un largometraje. Tan solo un corto de escasa difusión. Vamos, como si hubiera pasado a engrosar alguna lista negra.
Sabemos que una cadena local norteamericana emitió "Jai Alai”, posiblemente prestada por algún particular. Esa copia está en celuloide inflamable, un gran peligro para su conservador porque puede deflagrar en cualquier momento produciendo una catástrofe a su alrededor. Dada la edad de la película, su emulsión está a punto de desprenderse del soporte.
Lo que pretendemos es recuperar la película para Filmoteca Vasca, entidad que se encargaría de sacar un contratipo en material moderno que la preservara para siempre, quedando así a disposición de cualquier estudioso.

Si alguien puede aportarnos alguna pista sobre la localización de "Jai Alai”, le agradecería que nos lo comunicara a través del siguiente E-mail: anton@bilbao.com por lo que les quedaríamos sumamente agradecidos.

No hay comentarios: