Páginas vistas en el último mes

jueves, 24 de septiembre de 2015

Calle Hermanos Ímaz. Rectificación

Imposición de la MMI al comandante Argimiro Imaz Echevarri (2º por la dcha.)
Estando en el Seminario, en plan humorístico, solíamos recitar estos versos en latín macarrónico:

In uno loco Manchae
de cuius nomen
non volo calentare cascos
En un lugar de la Mancha
de cuyo nombre
no quiero acordarme
******************************
Metidisti patam usque ad fondum
et non potuisti sacare eam
Metiste la pata hasta el fondo
y no pudiste sacarla

Hoy me toca recitar el segundo de ellos. Porque anteayer, con el tema de la calle Hermanos Ímaz, por no tener toda la información, quizás por apresuramiento, metí la pata usque ad fondum.
Pero voy a intentar sacarla.

Quiero, en primer lugar, pedir perdón a todas las personas a las que he podido confundir (a veces es una ventaja que no te lea mucha gente) y a aquellas otras que se han sentido atacadas por mis opiniones. Quiero pedir perdón muy en especial a las víctimas de ETA, porque las embarqué en algo en lo que -ahora lo veo más claro- nada tienen que ver. La retirada de la placa no es un insulto ni al ejército, ni a la Policía Nacional ni, mucho menos, a las víctimas. Sino que se trata de un deber democrático que tenía que haberse cumplido en cuanto llegó la democracia.
En mi descargo diré que la información, contrastada, sobre los hermanos Ímaz, con la que yo contaba en ese momento, era la que allí expuse. Y esa información fue la que me llevó a decir lo que dije.
Luego, he encontrado nueva información, especialmente sobre Genaro Ímaz, que me lleva a desdecirme y a rectificar.
A rectificar y. además de entonar un "mea culpa", a hacer una crítica a quien corresponda por haber mantenido (esperemos que sin conocimiento de causa) el nombre de esa calle, al menos, durante estos últimos 36 años de democracia.

Pintura de Ramón Stolz, cúpula de los Caídos. (1950)


Ésta es la información que he conseguido sobre uno de los hermanos, concretamente sobre Genaro. Me ciño a él porque su actuación es la que, a mi juicio, más puede chocar con los valores de una sociedad democrática. 
Estos son los datos: provienen de historiadores, varios militares del bando autodenominado nacional; alguno que todavía habla de Cruzada y Glorioso Alzamiento... 
Vamos, que ni se me ha ocurrido pensar que quieran fastidiar al también militar y de su bando, Genaro Ímaz.
Y  están extraídos de los siguientes documentos:

Diario de Navarra y Diario de Noticias:
Se llamaban José María, Gerardo, Ignacio y Argimiro Imaz Echávarri. Los hermanos Imaz que han dado nombre a la calle pertenecieron a una familia de militares. Los 4 lucharon en la guerra civil, en el bando nacional. Dos de ellos murieron y otros dos continuaron su carrera militar durante el franquismo.
Luis Eugenio Togores (leed vida y obra): "Yagüe, el general falangista de Franco". Madrid, 2010:
Juan Yagüe Blanco

-(pág. 11) […] El capitán Imaz ha recibido orden de salir inmediatamente para Ceuta, empleando los medios más rápidos que encuentre a su alcance. Lleva las últimas instrucciones de Mola. Mientras llega, la noche mora adelanta sus horas sobre los campamentos instalados en el Llano Amarillo. No todos duermen. El teniente coronel Yagüe cruza lentamente por delante de una tienda de campaña, donde a su puerta descansan unos oficiales de la Legión: «Señores. Supongo que sabrán ustedes que nos vamos a sublevar».  
-(pág. 12) Las primeras fechas que se habían barajado eran las del 14 o 15 de julio, al final de las maniobras. Le habían sido comunicadas por medio del capitán navarro Imaz, que se había entrevistado en Pamplona con Mola con la excusa de los Sanfermines, logrando regresar a Marruecos tras muchas peripecias. Posteriormente Mola envió nuevas noticias a Yagüe por medio de Elena Medina. Sus órdenes eran: «El 17 a las diecisiete»...  
-(pág 86) Uno de los contactos clave entre Yagüe y Mola era el capitán legionario Gerardo Imaz, que viajó a Pamplona el 5 de julio y, tras entrevistarse con Máiz, regresó a Ceuta. Estos contactos tienen su hito principal en las maniobras del Llano Amarillo, cuyo final coincidió con la noticia del asesinato de Calvo Sotelo, momentos de tensión que no fueron aprovechados por las autoridades civiles y militares para neutralizar un golpe del que ya tenían noticias desde hacía semanas.
Ricardo de la Cierva (leed vida y obra). "18 de julio. Lo desconocido del Alzamiento":
Galarza
El 13 de julio, al conocer la noticia del crimen, Mola —según el testimonio de Fernández Cordón, que estimamos definitivo— llama a su enlace con Marruecos, capitán legionario Gerardo Imaz, que aprovechaba un permiso en Pamplona para cooperar en los trabajos de la conspiración, y le envía a Yagüe con la orden de iniciar la sublevación el día 16. Pero cuando el capitán estaba ya en Algeciras pudo alcanzarle, en el último momento, otro de los enlaces Mola-Galarza-Yagüe, la señorita Elena Medina, con una nueva orden: África debe sublevarse el 18.
Monarquía Popular. Julio de 1948 (prensa popular clandestina)
(pág. 5) Antes de que la carta llegue, Mola ha señalado para el 15 de julio la fecha definitiva del Alzamiento y encarga de llevar el aviso a África al capitán del Tercio don Gerardo Imaz, que se hallaba con licencia en Pamplona y que se pone inmediatamente en camino para Ceuta y Melilla.
José Manuel Martínez Bande (leed vida y obra). "Los años críticos: República, conspiración y
Emilio Mola Vidal
Alzamiento",
 Madrid 2007

-(pág. 233) Fernández Cordón destaca, de modo señalado, como enlaces personales con Marruecos al Capitán del Tercio Gerardo Imaz y las señoritas Elena Medina y Luisa Belloqui (véase Gil Robles op. cit. p 780)
-(pág. 238) El 5 de julio alcanzaba Pamplona desde Marruecos otro enviado de Yagüe, el capitán Gerardo Imaz, con un escrito donde se explicaba que las guarniciones, impacientes, sólo esperaban órdenes y una fecha concreta. Precisamente en aquella jornada se iniciaban unas maniobras muy importantes, donde concurrirían todas las fuerzas del Protectorado. ¿Qué ocasión mejor? 

-(pág. 243) Aquella noche, Mola ordena al capitán Gerardo Imaz, accidentalmente en Pamplona, salga inmediatamente para Ceuta, con la orden de que el Alzamiento se inicie por Yagüe en Marruecos el día 16 (nota 43). 

(Nota 43) Véase en la Documentación Nacional del Archivo de la Guerra Civil, que figura en el Servicio Histórico Militar, armario 31, legajo 4, carpeta 31. Fernández Cordón declaró aquí, textualmente: «El día 13 de julio dispuso el general Mola fuese llamado con toda urgencia el capitán de la 2ª Legión del Tercio (Ceuta) Gcrardo Imaz, que se encontraba con permiso en Pamplona. Presentado al General, éste le entregó la orden dirigida al entonces teniente coronel Yape, para que el día 16 se iniciase en África nuestro Salvador Movimiento.. Ferrer (op. cit.)
Tras leer todo esto, entenderéis mi enfado. Primero, conmigo mismo, por no haber investigado más, antes de publicar mi entrada anterior.
Pero, sobre todo, con todas las corporaciones que han presidido Pamplona desde la Constitución de 1978. Un asunto que tenía que haber estado zanjado desde entonces, ha seguido -para gozo de los que quieren tapar sus vergüenzas proetarras con temas escabrosos de la Guerra Civil- vivito y coleando, 36 años después.
¡Que tenga que venir ahora Bildu a sacarnos los colores!

Algunos comentarios de Facebook

No hay comentarios: