Páginas vistas en el último mes

martes, 25 de agosto de 2015

La Saeta-La Veleta, ninguneada por Asirón

(1) El Gallico de San Cernin; (2) Los dos gallicos girados; (3) La sombra de los gallicos tras (L ↑ S)
Quiero dedicar esta entrada a Koldo, quien, en un alarde de lógica y amabilidad, nos ha proporcionado una información muy interesante.

El escudo de La Saeta-La Veleta
Quien diseñó el escudo de esta sociedad, tenía claro lo que pretendía. 
Cuenta Juan Rived, historiador y miembro de La Veleta, que tras el parón administrativo por la Guerra Civil y los cambios en la Ley de Asociaciones, La Veleta, creada el 30 de Enero de 1930 (el 30 del 30) no pudo darse de alta con el mismo nombre y la misma Junta Directiva, ya que era "dudosa", políticamente hablando. Concretamente, su Presidente había pertenecido a Izquierda Republicana.
Pero los veleteros, en su afán de continuar siendo La Veleta, dijeron: "¿no nos dejan seguir con nuestro nombre? ¡Pues nos ponemos La Saeta, que, además, suena parecido!"
Y coló. Desde fines del 41 se habían ido presentando alegaciones, hasta que, por fin, en el 42 pudo volver a constituirse en el mismo local -Jarauta 33-, y con los mismos socios, aunque, eso sí, poniendo en la presidencia a una persona "virgen y sin mácula".
La artimaña de cambiar la palabra, el término, manteniendo la idea, el concepto, había triunfado.
Porque no sólo veleta y saeta suenan parecido, sino que la mayoría de las veletas consisten en una saeta. Y además podía engatusar a los señores de la censura por eso del "yugo y las flechas".
Pero aún hay más. Quizás quien diseñó el escudo de La Saeta fue de los primeros que supo burlar la censura franquista haciendo que los lectores aprendieran a leer entre líneas, o más que entre líneas, debajo de las líneas, en un segundo plano, en una capa más profunda: detrás de la flecha y sus iniciales (L S).
El autor del escudo se dijo: "¿cuál es la veleta más famosa de Pamplona?". El Gallico de San Cernin [(1) en imagen inicial]. Dicho y hecho. Lo giró en horizontal y pegó ambos gallicos (2), sombreándolos tras (L ↑ S) para que no fueran detectados por la censura.
Y, además, los dos gallicos sombreados (veletas) apoyan sus patas sobre sendas saetas, logrando, por partida triple, la siguiente equivalencia: La Saeta = La Veleta.


Asirón ningunea a La Saeta
Cuando Asirón decide que tire el Cohete 2015 un descendiente de La Veleta, se dice en un primer momento que era porque ellos iniciaron la indumentaria sanferminera del rojo y blanco. Pero Asirón no da putada (sic) sin hilo. Enseguida se descubre la verdad: les ha concedido, a instancias del colectivo "Txupin Etxepare" [Autobús de la Memoria y la Federación de Peñas, a las que después se sumó la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (Affna)porque eran "represaliados del franquismo".
Pero para este cambalache no podía contar con los miembros de La Saeta-La Veleta. Porque estos saben que no sufrieron más que otros la guerra, a no ser que se quiera manipular el pasado.  Y porque no es una de las 16 peñas controladas (pinchad y mirad, de este mismo año) ideológicamente por la Federación de Peñas, ni pone ikurriñas en su sede.
Y además, ¡desde cuándo EH-Bildu promociona la indumentaria de pamplonica, si se muere por sustituir en las fiestas de los barrios y los pueblos el pañuelo rojo por el de cuadros!
De hecho, cuando el día 9 la Peña Alegría de Iruña acude a los toros con un disfraz en "homenaje a la Peña La Veleta", llevan chapela, faja y pañuelo ¡negro! (¡tiene guasa!) Y se lo colocan al alcalde.

En resumen, que La Saeta es la antigua Veleta, que no han desaparecido, sino que siguen vivitos y coleando. Y que como el alcalde sabe que no se dejan utilizar para manipular el pasado, han sido ninguneados por él.

Actualización 26.08.15: He encontrado este vídeo en el que dos miembros de La Saeta, Juan Rived e Íñigo Royo, nos cuentan la historia de La Veleta y su continuidad en La Saeta. Lo hacen en estos pasados sanfermines, mostrando que han sabido encajar con humor la poca consideración que ha tenido con ellos el alcalde.
Dos cosas quiero destacar:
Unos días antes del Chupinazo (cuando ya se sabían ignorados por alcaldía), Íñigo Royo publicó una preciosa documentación sobre La Veleta-La Saeta que muestra a las claras la continuidad Veleta-Saeta.
Y dos: me ha dado un vuelco el corazón cuando, gracias a esa documentación de Íñigo, me he enterado de que el "polémico y peligroso" presidente de La Veleta (que tuvo que dimitir, pero continuó como socio) no era sino el padre de mi amigo y compañero de estudios Juan Manuel Lucia Garayalde. En fin, todo un peligro público:
Sebastián Lucía Lizarraga
30 años, soltero. Electricista.
Plaza del castillo 43 5º
Filiación antes del movimiento, izquierda republicana desde 15 de Julio 1934.
Figura entre los afiliados que firmaron el pliego de adhesión a la política seguida por Azaña y Casares Quiroga. No se le conoce haber hecho propaganda izquierdista.
Al estallar el movimiento no se encuadró en ninguna parte.
Durante el movimiento fue soldado durante 7 meses. Licenciado por tener 4 hermanos en el frente.
Conceptuación religiosa: Mala
No figura afiliado a FET y J.O.N.S.
Él me dijo alguna vez (hacia 1958) que su padre pertenecía a La Saeta y me enseñó una foto en la que recibía una cornada, creo que en el Callejón.



Y para que, en próximas ocasiones, se animen a cantar el Himno de La Veleta (pincha para descargar la letra), aquí les dejo este vídeo con la partitura original de Manuel Turrillas Ezcurra y las voces de Los Pamplonicas; para que vayan ensayando:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi padre Nicanor Marco, fue fundador y presidente de la peña.
El Sr. Alcalde de Pamplona, el que abre el Ayuntamiento a todos sus ciudadanos Sr. Asiron "el sonrisas" tuvo a bien ignorarnos el día del chupinazo, así como a familiares directos (hijos) de fundadores de la peña.
juan cruz marco laso Ayer a la(s) 9:02

Juan Rived dijo...

El no saber y huir hacia adelante en lugar de rectificar o informarse nos retrata como personas y algo un poco más grave, como personaje público. Pero vistos los desmanes y actuaciones de nuestro actual edil en estos dos años, parece un simple acontecido que se ningunee a nuestros antepasados y no pase nada.