Páginas vistas en el último mes

viernes, 7 de agosto de 2015

Arbeloa: Lenguaje e investidura de Barkos


Nota: he puesto [entre corchetes] algunas apostillas mías
  1. Cambio, el cambio. Es el comodín político por excelencia.  Sería más real y más útil mirar más lo que se cambia: a peor o a mejor.
  2. Que asuntos tan importantes y sensibles como el vascuence /euskara [la palabra vascuence significa "hablar al modo de los vascones",  y se contrapone a romance: hablar al modo románico] o los símbolos de la Comunidad se quieran cambiar a todas prisa, teniendo sólo un mayoría inestable y provisional, con sólo un puñado de votos de diferencia, me parece insensato. Será malo hasta para la causa que persiguen, y durará lo que dura el heno de las eras.
  3. Llamar “Madrid” a las Cortes Generales, al Gobierno español, a la Administración, a la Nación misma, y más aún en boca de quien ha sido miembro del Congreso español, es, además de incorrecto, verdaderamente infantil. Y olvidar adrede a Navarra como parte de España (que no es sólo Estado) es tan irrealista, que puede confundirse con el fanatismo. ¿Y, si se empeñase alguien en llamar a Navarra, por no pronunciar su nombre, "Comunidad Pirenaica", o en llamarla "Pamplona" sin más, ¿qué diríamos?
  4. Qué horror de castellano torturado por el fanatismo gramatical de “género”: las/los, ellas/ellos, miembras/miembros (sic). Qué espantosa sintaxis, qué hastío. Y, si vienen los vascos, ¿por qué no las vascas? ¿Y por qué no violinista/violinisto, artista/ artisto, representante/representanta? Prefiero, claro, decir “la presidente” a “la presidenta”: como prefiero para el género femenino: consecuente a consecuenta, acendiente a ascendienta, o gerente a gerenta. “Praesidens- tis”: Declinación tercera del latin, común a los dos géneros: praesidens, judex, gerens…
  5. Mejor sería no hablar del “discurso del miedo”. ¿Quién nos metió miedo y hasta terror en este último medio siglo? ¿Quién colaboró con ese terror, o calló, o no movió un dedo? Dejen, pues, de hablar, unos y otros, del “discurso del miedo”.
  6. Puedo entender y entiendo la abstención del PSN-PSOE, sobre todo desde su situación interna y externa. Pero no se las tiene sólo con un Gobierno “nacionalista vasco” -Beltrán lo llamó “nacionalista”, sin más-, sino con un Gobierno, como ya lo expliqué en su momento, nacionalista-independentista vasco en Navarra, con cuatro grupos partidarios decididos del falso derecho de autodeterminación, cuando arde Cataluña en manos de independentistas, a los que todo el mundo llamaba “nacionalistas” y con los que colaboraba alegremente el PSC, hoy resquebrajado y desmedrado. No le sorprenda, pues, a Chivite que muchos, aquí y fuera de aquí, no le entiendan, sobre todo después de ciertos nombramientos y de la falsa y sectaria defensa del cambio de la ley de símbolos, hecha por la nueva presidente. La oportunidad brindada al nuevo Gobierno se le convierte así en exigencia de permanente responsabilidad.
  7. Fuera bueno que al hablar y escribir en castellano no se dejara ningún término euskérico sin traducir. Por ejemplo, “abertzale”, trampilla con la que se juega por la desigual significación en los dos idiomas. “Patriota”, “patriota vasco”, es la verdadera traducción. Hay muchos que piensan que todos los patriotas vascos son independentistas, y muchos más los que a los independentistas vascos llaman sólo patriotas (“abertzales”). Patriotismo es una palabra-concepto de raíz griega, bellísima, que tanto me gusta a mi –patriota de muchas patrias-, también a Pablo Manuel Iglesias Turrión (patriota español), y menos, al parecer, a los podémicos o podemistas navarros.
    Víctor Manuel Arbeloa es escritor
  8. Y otro achaque de escritor-lingüista: me parece que escribir un apellido tan castellano como Barcos con K (Barkos) es como escribir un apellido tan vasco como Arbeloa con V (Arveloa): un sinsentido filológico. ["Barkos" o "Barcos", lo cierto es que no se oye a nadie decir "la Barcos" y sí mucho "Uxue". Compárese con lo habitual de "la Barcina", cuando no "la p... de la Barcina". Es el cambio]. ActualizaciónDejo en "comentarios" los artículos de Monteano y Arbeloa sobre el apellido Barkos.
  9. Todo lo cual no empece mi respeto a la persona de la nueva presidente, unido a la admiración por su entereza y valor demostrados ante sus recientes dificultades vitales. El humanismo nos enseña que hay valores superiores, muy por encima de otros, tan legítimos como secundarios.

12 comentarios:

Iker dijo...

Le recomiendo este artículo de opinión publicado en Diario de Navarra: https://pbs.twimg.com/media/CLzgPV9WcAEiCW9.jpg

Patxi Gerriko dijo...

Respecto al punto 4 me gustaría hacer un comentario. Ya que en este blog se intenta sacar del olvido ALGUNOS hechos del pasado, recordemos que cuando en castellano se empezaron a utilizar palabras como "jueza", muchas personas pusieron el grito en el cielo.

Carlos Jordán dijo...

Puestos pues a abusar del género, porqué no usar el término carga pública en referencia al cargo público? creo que es un término que tanto ellas como nosotros estaríamos contentos de usar :)

Ikerín dijo...

Iker, le recomiendo que lea el Real Decreto por el que el Rey nombra presidenta de Navarra a la neska del PNV:
http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/BON/Boletines/2015/141/Anuncio-1/

Miren Uxue BARCOS Berruezo...

(Y en la versión en vascuence del mismo Real Decreto, también figura así
http://www.navarra.es/home_eu/Actualidad/BON/Boletines/2015/141/Anuncio-1/)

La señora Barcos cuando intenta "vasquizar" electoralmente su apellido hace lo mismo que cuando un partido de derecha caciquil como el PNV-Geroa Bai se autodenomina "progresista": ENGAÑAR Y MENTIR.

Más le valía aplicarse su propio cuento, porque ésta es de las que para defender la imposición del euskera "exige" que algo escrito en español utilice el topónimo "Gipuzkoa" en lugar del topónimo correcto en español "Guipúzcoa" alegando que Gipuzkoa es "el único nombre oficial de esa provincia" (y lo es desde que Zapatero aceptó imponer como forma única el topónimo en euskera a cambio de que el PNV le aprobara aquellos últimos presupuestos generales del Estado de la legislatura de Zapatero tan "progresistas", aquéllos de la consolidación del recorte de sueldo a los funcionarios, de hachazo del gasto social, de creación de los juzgados para desahucios exprés, etc.).

La señora Barcos sólo tiene tiene un primer (y un segundo, y un tercero...) apellido oficial (BARCOS), pero curiosamente no lo utiliza (ni cuando le hacen la ola en la televisión del PNV en euskera, ni cuando le hacen la ola en la televisión del PNV en español), se inventa otro.

Y es que ya se sabe que un nacionalista, un hipócrita y la ley del embudo son un único ser.

Patxi Mendiburu dijo...

De todos modos, Iker, al final tanto barco, como su forma femenina, viene del latín "barca", que significa lo que todos sabemos. Lo preocupante para mí es lo que pongo en la apostilla personal: ["Barkos" o "Barcos", lo cierto es que no se oye a nadie decir "la Barcos" y sí mucho "Uxue". Compárese con lo habitual de "la Barcina", cuando no "la p... la Barcina". Es el cambio]

Patxi Mendiburu dijo...

Para Patxi Gerriko. Así es: muchas personas pusieron el grito en el cielo. Y efectivamente lo de "miembras" es para morirse de risa. Pero sobre lo de jueza, simplemente se recuerda que viene de judex, de la 3ª declinación, común a ambos géneros. Y que "se prefiere" "la juez" a "la jueza"

Patxi Mendiburu dijo...

Dejo aquí los artículos de Monteano y Arbeloa sobre el apellido Barkos:

El origen de ‘Barkos’ Antes de que se extienda, quisiera corregir el error que comete el señor Arbeloa al considerar “Barcos” un apellido castellano y criticar, calificándolo de “sin sentido filológico”, el escribirlo en su forma “Barkos”, como hace nuestra presidenta. Barkos es un apellido plenamente navarro que, como la mayoría, se fija como tal en el siglo XVI de la mano de jóvenes procedentes de los territorios vascos del otro lado de los Pirineos que asientan en la mitad sur de Navarra, donde hoy día son muy comunes sus apellidos. En concreto, “Barcos” o “Barcox” procede de la localizad zuberotarra de Barkoxe (“Barcus” en francés) y aparece en la Navarra peninsular a principios del siglo XVI, en Ochagavía y Pamplona primero, y en Tudela poco después. En un censo de esta última en 1544, por ejemplo, aparece un tal Ramón Barcox, de 18 años, que había llegado a la Ribera tres años atrás procedente de Zuberoa (Soule) para trabajar como pastor de yeguas. Así pues, la grafía de su apellido utilizada por la presidenta de Navarra está justificada. Su simplificación frente al nombre euskérico establecido por la Real Academia de la Lengua Vasca para la localidad que le da origen (Barkoxe) también lo está, como ocurre con otros muchos apellidos bajonavarros que arraigaron en la Ribera: Arbeloa (por Arberoa), Sueskun (Suhuskune), Ioldi (Iholdi), Oses (Orzaize), Jaso (Jatsu), Jusue (Jutsi), Txibite (Zibitze) y un largo etcétera. PEIO J. MONTEANO SORBET
Barcos-Barkos-Barcus- Barkoxe Es un honor para mí que un historiador y archivero tan competente como Peio J. Monteano Sorbet lea tan puntualmente mis artículos. Y es mucho de agradecer que quiera aclarar/corregir ciertos extremos, como es tarea de su oficio. Discuten los filólogos (Dauzat, Rostaing, Lemoine, Corominas, Bergouey, Orpustan) la raíz gala, latina o vasca del elemento inicial “bar”, y los tres últimos dan como probable la composición de los nombres Barcuys (documentado en 1384), Barcuix (1462, 1470, 1690) y Barcoys (1520) de “ibargoiz o goitz” (nuestro Bargota) del actual Barcus (“bourg royal” de La Soule, Sola o Zuberoa), con la significación de “vallée en hauteur” = valle alto. Valle alto del Joos y de sus afluentes, en relación con Oloron y su río pirenaico (gave), en el que desemboca el Joos, entre un conjunto de topónimos vascos y latinos mezclados. El nombre francés de “Barcus” tiene la traducción, dada por la Real Academia de la Lengua Vasca, de “Barkoxe”. Frente al apellido castellano de “Barcos”, construcción naval de transporte, barranco poco profundo o recipiente de madera para contener líquidos. VÍCTOR MANUEL ARBELOA

Patxi Mendiburu dijo...

Para el valiente anónimo que dice: "Cuántas chorradas hay que leer en este blog.": como considero que la única chorrada es precisamente su comentario, ha quedado, pues, borrado. Jajajaja

Patxi Gerriko dijo...

Hola de nuevo. Personalmente, saludo TODO intento de superar el sexismo en el lenguaje. Reconozco unas fórmulas me gustan más que otras. Algunas son horribles, otras originales y acertadas.

Patxitxo dijo...

El que Navarra sea la provincia en la que más se da el apellido Barcos (152 personas lo llevan como primer apellido, y 141 como segundo según http://www.apellidosespaña.com/apellido/barcos.html), siendo precisamente un territorio sin salida al mar, parece apoyar la tesis de que dicho apellido deriva del nombre de la cercana localidad de Barkoxe, por cuanto lo correcto sería escribirlo con K. Y aunque no fuera así... ¿acaso no le incomodaba al señor Arbeloa que la consejera Goicoechea utilizara la 'c' y la 'ch'?

Patxi Mendiburu dijo...

Patxitxo: en la grafía tradicional vasca se escribe "Goicoechea". Es a partir de finales de los 60 cuando se usa la grafía actual: Goikoetxea". Por tanto, si no han sido cambiados, los apellidos que figuran en el DNI, pasaporte etc son con la grafía tradicional. De hecho, en las papeletas del congreso se leía "Barcos"

Patxi Mendiburu dijo...

mira cómo se escribía esta canción del bardo Iparraguirre:
http://patximendiburu.blogspot.com.es/2009/01/en-el-caso-del-guipuzcoano-iparraguirre.html