Páginas vistas en el último mes

lunes, 1 de junio de 2015

La Santa Viga de la Virgen del Camino


Cuando uno está enamorado de alguien, y ese alguien te sorprende a menudo con detalles maravillosos, el amor alcanza las cotas del éxtasis. Es lo que me está pasando esta temporada con mi querida Pamplona. Concretamente con el, habitualmente, rácano sol de esta Ciudad.
Pero vayamos por partes...

Un orbe en el cuarto de estar
Hace algo más de dos meses me vi sorprendido por un orbe (o como se diga) que durante unos cuantos minutos se instalaba en mi cuarto de estar todas las mañanas.
Alguien, preocupado por mi salud, me aconsejó que fuera al médico. Y le hice caso. 
Le conté a Don Pedro que últimamente hablaba con la Dolorosa y las Vírgenes navarras. El hombre me miraba preocupado. Cuando le enseñé las fotos del orbe, se echó a reír y, tras tranquilizarme y hacerme unas preguntas sobre la ubicación de mi casa, sobre la hora etc etc, me dijo que comprobara la mirilla de la puerta. 
Dicho y hecho:


Mi casa es una de las primeras de Pamplona que es saludada por el sol (cuando se anima) cada mañana. Resulta que la imagen del sol consigue atravesar la mirilla de la puerta (fotos 1 y 2) y tras atravesar el pasillo y todo el cuarto de estar (unos 10 metros), se posa en la pared del fondo, al lado de la cuerda de la persiana (fotos 3 y 4). 
No me digáis que no es un detalle increíble! Y otra cosa: ese médico tenía que ser también astrofísico! Gracias, Don Pedro!
Podéis ver más imágenes, que en su día subí a Facebook, de este curioso fenómeno.

La Santa Viga de San Saturnino
En enero de 2014 saqué una entradica sobre una preciosa canción de Iñaki Lacunza dedicada a la Virgen del Camino. Como bien sabéis, cuenta la tradición cómo la Virgen se apareció en 1487 sobre una viga situada encima del altar mayor de la iglesia de San Saturnino. La Virgen fue trasladada a la capilla en donde hoy se encuentra, pero la viga, a pesar de todas las reformas, se mantuvo donde hoy está. Y para recordarlo, se escribió en ella el siguiente texto: 
APARECIO AQUI NUESTRA SEÑORA DEL CAMINO AÑO DE 1487
A pesar de escribirse en letras de oro, es difícil leer el texto desde los bancos donde se sitúan los feligreses. Yo saqué entonces (un mediodía de enero) algunas imágenes, pero tuve que remarcar las letras porque no se leía prácticamente nada.
Pero este sábado, 30 de Mayo, el sol de Pamplona me hizo otro bonito regalo. Yo sospechaba (aunque lo veía muy complicado) que en primavera, al caer el sol, sus rayos podrían atravesar la vidriera de la pared oeste, y recorriendo toda la nave principal, incidir sobre la Santa Viga, haciendo brillar sus letras de oro.
Y, de modo también increíble, así fue:


Puedes ver aquí más imágenes subidas a Facebook y algunas explicaciones

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante como le sacas jugo a los detalles.
Tienes futuro en los cursos de dinamización de gente con problemas depresivos. Inténtalo¡¡
Un abrazo
Rafa

Patxi Mendiburu dijo...

Tengo un buen maestro en la asignatura de asertividad. Se llama Rafa, te suena?