Páginas vistas en el último mes

martes, 28 de abril de 2015

Soy navarro. Nafar hiritarra naiz

Escudo en el Claustro de la Catedral de Pamplona
Fue muy grande la alegría que me llevé ayer, cuando leí en la encuesta de CIES que los navarros apuestan con rotundidad (71%) por seguir siendo una comunidad diferenciada. Una Navarra con personalidad propia es algo que constituye un punto de encuentro para una clara mayoría de sus ciudadanos.
(Pincha para leer mejor)
Es sólo una encuesta, pero que refleja un estado de opinión: los navarros estamos razonablemente satisfechos con nuestro estatus y apostamos por seguir siendo navarros.
Parece una obviedad, pero en esta tierra es necesario decirlo bien claro y, si hace falta, gritarlo: soy ciudadano navarro / nafar hiritarra naiz.
Hace unos años, allá por los 70, fue para mí, militante del Partido Comunista, todo un descubrimiento. Allí me enseñaron que ser navarro no era monopolio de la derecha ni, mucho menos, suponía ser antivasco. Hasta entonces, lo progre en Navarra era gritar "Nafarroa Euskadi da" y llevar la ikurriña. Llevar una bandera de Navarra era, casi, casi, cosa de fatxas.
Han pasado desde entonces 50 años y se ve que el proyecto de una Navarra singular se ha asentado con fuerza. Por eso, cada vez resulta más patética la pretensión, la obsesión compulsiva de algunos por cambiarnos de bandera.
Navarra te quiere
Una Navarra singular, que no hace caso a los guiños (la Transitoria cuarta ya está sobrando) que nos invitan a entrar en Euskadi, Euskal Herrria... Perderíamos nuestra personalidad plural.
Y una Navarra plural, con sus raíces vasconas y celtíberas, con su lengua vasca y la española (ambas navarras), y que, por tanto, tampoco hace caso a quienes quieren formar "la gran Nabarra", "la Nabarra con b", que uniformaría a Navarra desterrando de ella todo lo que huela a español.
Si muy grave sería para Navarra perder el euskera, aún más grave sería que la lengua española fuera considerada aquí extranjera (erdera).
Y quien dice lengua, dice cultura. Hace unos años hice una entradica sobre el origen de la palabra Navarra. Y llegué a la conclusión de que Navarra bien podría traducirse por "la variopinta": Saltus (Zaldua en vasco, Soto en castellano) y Ager, Montaña y Ribera, Lengua Vasca y Española (o vascuence y romance, en su día), zorcico y jota, chistu y guitarra, procesiones y encierros, chuletón y verdura, sidra y rosado, tinto... singular y plural.
Vamos, como dice el eslogan: "Navarra, tierra de contrastes, tierra de diversidad".

Para quienes habéis llegado hasta aquí:


Un NAVrazo,
Patxi

Sabrosos comentarios en Facebook

3 comentarios:

Echenique dijo...

Yo, eso sí, les haría una OPA amistosa a Irún y Fuenterrabía y les daía la capitalidad veraniega de Navarra. Qué os parece ?

Ikerín dijo...

Jeje
Me encanta lo del "navrazo".

Otro para ti, Patxi

Patxi Mendiburu dijo...

Ya verás, ikerín, como dentro de poco dará navrazos el mismísimo Adolfo (hitler) Araiz. Ya ha empezado poniendo en los carteles eso de "Nafarrok...". La encuesta de Cies les ha hecho mucho daño.
Gracias por recalar en tu puerto