Páginas vistas en el último mes

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Beire (Navarra), un pueblo que desolvida

Beire, años 30. Víctor Gurrea, Victorino Goyén, Jesús Andino; Terencio Otano y Cesáreo Esandi
Ayer, al leer la prensa, llamó mi atención un artículo sobre Beire y la recuperación del patrimonio inmaterial. 
Entre quienes aportaban su testimonio estaba un antiguo compañero de estudios, Pablo Sola. Me lancé a la búsqueda del vídeo que han hecho y me llevé la grata sorpresa de que Pablo (por cierto, ¡qué parecido tiene con Iñaki Perurena!) sigue (y amejorada) con la misma capacidad de comunicación que ya tenía de mozo. 
Un abrazo a los de Beire y enhorabuena por vuestra bonita labor.

Éste es el artículo de Andrea Gurbindo que ayer publicaba Diario de Navarra:
Beire recupera su memoria histórica inmaterial
A través de seis testimonios se ha editado un vídeo que narra la forma de vida del municipio hace 50 años.
“Como los bares no se abrían entre semana, el lugar de reunión eran los establos”, relata Domingo Egea Bazán, habitante de Beire de 90 años. Su testimonio, recogido con la intención de mantener vivo el patrimonio histórico de su tierra natal, es uno de los que se ha presentado dentro del proyecto que mantiene vivo el recuerdo inmaterial de Beire.
Así lo aseguraba ayer el alcalde de esta localidad foral, Sergio Fresán, que reconocía “el importantísimo trabajo que se ha llevado a cabo y el esfuerzo que ha hecho el ayuntamiento para financiar la iniciativa”. Se ha sufragado con 4.000 euros.
El proyecto, impulsado tanto por la Universidad Pública de Navarra como por Labrit Multimedia, centra su objetivo en mantener la identidad de las localidades de Navarra. De esta forma, son los propios vecinos quienes cuentan sus recuerdos a través de varias horas de entrevistas; lo que luego se convierte en un vídeo que recopila lo que fueron los municipios en otro tiempo.
“No es un gasto, sino una inversión en cultura e historia. Es patrimonio inmaterial. Así como el material se queda entre nuestras calles en plazas o iglesias; lo inmaterial se perdería si nadie se encarga de divulgarlo”, explicaba Fresán.

Mi compañero Pablo Sola, 1º por la izda.
Por este motivo, desde el ayuntamiento se decidió que fuesen seis vecinos quienes narrasen sus experiencias. “Elegimos a quienes pensamos que no les importaría contar lo que acontecía entonces, incluso dentro de su casa”, argumentaba el alcalde.
En esta línea, han sido José Jesús del Villar y Juana del Villar, Domingo Egea, Pablo Sola, Margarita Ongay, Tere González, María del Carmen Alli y Miguel Ángel Zarraluqui quienes han relatado un total de 469 recuerdos en 12 horas de grabación.

Agachados, dos beirejos; desde la izda. 2º José Mª Oscariz, 4º Pablo Sola. Curso 63-64
El vídeo de la presentación, que se resume en una hora, fue proyectado el pasado viernes en la casa de cultura de Beire. Al acto acudieron 70 vecinos, además de Fresán; el responsable del proyecto por parte de Labrit Multimedia, Abel Castillo; y el mismo por parte de la UPNA, Alfredo Asiáin.
Los entrevistados, que recibieron un obsequio por parte del consistorio, escucharon sus testimonios que incluían ideas como que antiguamente en Beire sólo existía un teléfono público desde el que llamar o cómo las mujeres tenían que ir a lavar al río. También se contó cómo pasaban las horas siendo niños y gracias a los juegos típicos de su época, como el safo, las chinas o las muñecas de trapo.


Asimismo, en el consistorio se ha quedado una copia del documento, que formará parte del archivo municipal; mientras que los protagonistas del vídeo guardarán el mismo. “Esto se queda recogido para siempre. Ninguno nos quedaremos en este mundo, pero lo bonito es que se quede nuestro testimonio y eso perdure para dar vida a las nuevas generaciones”, terminaba ayer el alcalde, “orgulloso y muy contento” con la puesta en marcha de este proyecto.



Crítica a Labrit Multimedia
Me ha llamado mucho la atención, no la presencia de la lengua vasca en los rótulos del vídeo que han elaborado, sino su priorización sobre la española. Y más teniendo en cuenta que Beire se encuentra ubicado en la zona no vascófona.
Este "detalle" me ha puesto en guardia, y he encontrado algunos mensajes (tweets) de Labrit Multimedia realmente preocupantes:
En éste convierten a Pamplona en "epicentro del Estado Navarro" (6 de dic.)
Pero cuando lo traducen a la lengua vasca, dicen (el mismo día 6) que los amigos de Araia han venido a Pamplona para conocer la historia de EH (Euskalherria).
Y en este otro, también bien reciente (4 de octubre), se ríen de la lengua española (la que hablamos a diario el 99'9999 % de los navarros, ellos incluidos), llamándola "español batua".
No he querido pasar de octubre de este año para no entristecerme más.
En fin, que a mí al menos me han creado una desconfianza sobre su profesionalidad y sus verdaderos objetivos.
Y de lo que no tengo duda es de su escaso sentido del ridículo y de la nula protección de su propia imagen (a no ser que la imagen que quieren proyectar sea precisamente ésa).
Una pena. Entregarles tus recuerdos con todo el cariño para esto...

3 comentarios:

Echenique dijo...

Deberían llamarse Labrit Unimedia. Es una pena que, con la excusa de la recuperación del psasado, se manipule el presente y el futuro, si es que se ha respetado el pasado. Enfín, que esa lengua cervantina, tan denostada por ellos, la hablan en el mundo más de 500 millones de habitantes del planeta, con alto riesgo de superar al inglés en no muchos años.

Patxi Mendiburu dijo...

Kaixo! En torno a lo que escribías sobre Beire, ponte a indagar, tú que sabes de eso, de dónde provienen los fondos que obtuvo cierta asociación de cierta ideología para trabajar durante diez años en el inventario inmaterial de Navarra y la llamada Baja Navarra, es decir, Ultrapuertos. Y te encontrarás con la dichosa Caja Navarra. Cuando eso sucedió, hablé con Yolanda, que no sabía nada porque no estuvo en la sesión o no sé qué. Hablé con un consejero, que se me quejó de que eran consejeros quienes no tenían tiempo para ver lo que votaban o lo que no debían votar. Hablé con el representante de CCOO, y me confesó paladinamente que no se enteraban de nada: les daban un día o dos días antes, un tocho de 600 páginas, que no leían, y decían a todo que sí. Y así se concedió esa bicoca. Ahora iremos viendo los resultados. Habría que leer, por otra parte, el cuestionario, con los silencios indebidos y con las preguntas teledirigidas.
Una más de una clase política des-cabezada…
Uno que sabe un poco

Patxi Mendiburu dijo...

Mil gracias, amigo anónimo que sabe un poco del tema, por esta información. Ya veo que estás en todo y me encanta que personas como tú estén siempre al loro de lo que se cuece. Yo me he quedado de piedra. Y es muy importante desenmascarar a aquellos en cuyas manos dejamos nuestros recuerdos. Sin poner tu nombre, esto lo pondré en el blog para que la gente sepa con quién nos jugamos los cuartos. Muchas gracias