Páginas vistas en el último mes

miércoles, 5 de noviembre de 2014

VMA: Cataluña, la izquierda, Serrat y Antonio López

¿Queda sentido común en la izquierda catalana?
Me ha mandado Víctor Manuel Arbeloa estos dos artículos que, especialmente a quienes se consideran de izquierdas, deberían hacer reflexionar:

La izquierda en Cataluña
Francesc Macià
Lluis Companys
Cuando Macià, el 14 de abril de 1931, proclamaba, no la independencia de Cataluña, sino el Estat Català dins (en, dentro de) la Federació de Republiques Ibèriques, ficción donde las  hubiera, o cuando Companys, el 6 de octubre de 1934, rebajaba un poco la pretensión, pero seguía proclamando el mismo Estat Català , esta vez dins la Republica Federal Espanyola, también inexistente, tenían en frente, en actitud negativa y expectante, y radicalmente contraria, al poderoso sindicato, hegemónico en Barcelona y en Cataluña, la Confederación Nacional del Trabajo -que, excepcionalmente, nunca perdió el adjetivo
de Nacional-, sindicato anarquista, que en Cataluña tenía su principal fuerza, sus principales líderes, su dirección nacional española y su prensa más representativa. Con la CNT en frente, y aun sin los
Domingo Batet
cañones del
general Batet, no era posible independencia alguna, y ni siquiera el Estado Catalán de la primera pregunta de la actual consulta. Hoy sindicatos y partidos, llamados de izquierda, en Cataluña están todos silenciosos y sumisos al independentismo de la burguesía catalana de CIU y ERC, que los beneficia y controla, y contra la cual, de vez en cuando, lanzan algunas proclamas seudosociales, que se las lleva el viento de la tarde. Todos esos sindicatos  y partidos de izquierda, desde CCOO y UGT hasta la CUP, partido antisistema, pasando por los antiguos comunistas de ICV y los socialistas del PSC, que han arruinado a su partido, son partidarios, al menos,  de la autodeterminación y, por  tanto, de la consulta, y buena parte de ellos, de todos ellos, en minoría o mayoría, partidarios de la Independencia. Todos han jugado, de una u otra forma, durante todos estos meses, de compañeros de viaje del presidente Artur Mas, que no ha dejado
Artur Mas
de elogiarles, premiarles, contar con su colaboración para sus torvas maquinaciones y, hasta última hora, para sus locuras políticas. Nadie de entre ellos se ha atrevido a revivir aquel discurso habitual en los años treinta en la CNT, en
Izquierda Comunista, en el Bloc Obrer i Camperol, o en a UGT, de la solidaridad con la clase obrera de toda España, con el pueblo trabajador español, con los obreros españoles… Discurso que hoy suena hasta risible. Hoy son la única izquierda en Europa, y en el mundo ¡junto con los comunistas de Etiopía! que defienden el derecho de autoderminación y de secesión de un territorio nacional. Cuando todos los dedos acusadores apunten a Artur Mas, a Pujol, a Jonqueras… no deberíamos olvidar a  todos ellos también.

Antonio López y Serrat
Antonio López
Juan Manuel Serrat
Y viene ahora el españolísimo pintor Antonio López, y cuando le preguntan por Cataluña, se limita a ponderar lo bien que le tratan allí y lo buenos que son. Y, como que sí como que no, y sin que le pregunten más, pone él mismo un pésimo ejemplo referido a la grave cuestión política de estos días: que, si él tuviera un hijo que quisiera emanciparse, no se opondría a sus deseos. ¿Heroico, verdad? ¿Oportuno y congruente, verdad? Pues, éste es el patriotismo y el civismo de divos como Antonio López y de otros Lópeces como él. Y Serrat, el glorioso Serrat de estos días, siempre mimado en toda España, ¿qué dirá, después de haber callado tanto, sobre la pretendida independencia de Cataluña? ¿Acaso que él, de madre aragonesa, es tan español como catalán?, ¿que él está encantado en España?, ¿que él no se imagina una  España sin Cataluña?… Quiá! Lo que podría temerse: que ¡es necesaria la consulta en Cataluña! (Quiere decirse: que tiene “derecho” a la autodeterminación). Y éstas tenemos. Y si personajes como López y Serrat son tan valientes como para decir eso, ¿qué podemos esperar de cualquier otro, catalán o no?

Nota: hace unos instantes acaba de volver a mandarme VMA un enlace con la postura de Albert Boadella. Y añado el reportaje "Gente que vive fuera" de la plataforma Libres e Iguales:

No hay comentarios: