Páginas vistas en el último mes

martes, 18 de noviembre de 2014

Ujué, Abril de 1891: paloteado, baile, jotas y romería

Después de haber dado la vuelta al pueblo de Ujué con increíble seriedad para anunciar el espectáculo que iba á verificarse, los doce mejores mozos, adornados de sendos pañuelos de seda en la cabeza, ejecutaron en medio de la plaza, ante las autoridades eclesiástica y municipal, el famoso paloteado, tan celebrado en aquel país.
Como veis, nos dice que en 1891 en Ujué no sólo existía el paloteado, sino que era famoso. 
Con el cambio de siglo fueron desapareciendo los paloteados de Cabanillas, Cintruénigo, Corella, Cortes, Fustiñana, Monteagudo, Murchante, Ribaforada...
A partir de mediados del siglo XX, además de en Cortes, ha sido recuperado en Ablitas, Fontellas, Lodosa, Monteagudo, Murchante, Ribaforada y Tudela.
¿Y en Ujué, por qué no?
***
Luego tuvo lugar el baile. Los muchachos sacando unos pañuelos de seda en cuyo centro echaban un nudo, daban una punta á su pareja, y así, sin tomarse las manos, inauguraban la honesta danza con una cadena general. La primera pareja, formando en seguida arco con su respectivo pañuelo, dejaba pasar á las demás, quedándose de última y repitiéndose esta figura cierto número de veces. Por último, puestos los mozos én fila y en otra frente á ellos sus correspondientes parejas, continuaba el bailoteo á distancia (según se hace en el país vasco y en Aragón), al son de las gaitas y tamboril.
"Sin tomarse las manos.., honesta danza.., bailoteo a distancia..". Se entiende, en este caso, la insistencia: el autor del libro "El país de la gracia"  (pág. 209) es el P. José María Castillo, de la Compañía de Jesús.
No he podido evitar relacionarla con la actitud de Sabino Arana, quien no tiene la excusa de ser un clérigo. 
Cada vez que veo en Navarra a un joven sacando pecho por llevar una ikurriña (creada para Vizcaya por este mojigato) me vienen a la mente perlas sabinianas (no leas todas; puedes morir en el intento) de este calibre:
"Ved un baile bizkaino presidido por las autoridades eclesiásticas y civiles y sentiréis regocijarse el ánimo al son del "txistu", la alboka o la dulzaina y al ver unidos en admirable consorcio el más sencillo candor y la loca más (?) alegría; presenciad un baile español y si no os causa náuseas el liviano, asqueroso y cínico abrazo de los dos sexos queda acreditada la robustez de vuestro estómago, pero decidnos luego si os ha divertido el espectáculo o más bien os ha producido hastío y tristeza."
Construir un pueblo en base al desprecio a los convecinos... ¡Qué monstruos produce aún el odio a España!
***
Dannat: Contrabandista aragonés 1883
Con ser tan pintoresco el espectáculo anterior, no era sin embargo el que atraía más curiosos. Entre los aragoneses que habían acudido de la provincia vecina, había un mozo llamado Melitón, tipo castizo que viajaba con su guitarra, y era nativo de Egea (sic) de los Caballeros. El que haya contemplado alguna vez el original cuadro de Dannat que representa al aragonés de Cinco Villas, de calzón corto, media azul, chaleco abrochado y en mangas de camisa, con el botijo en ristre, los pies separados, el cuerpo ceñido de la ancha faja, hacia adelante, la jeta al aire, y bebiendo al chorrillo, conoce á nuestro Melitón. Era el ejemplar nómada, con su candor, su honradez y su tosquedad auténticas y nativas. Melitón, pues, rasgueando la jota y pegando con el pulgar en la caja, tañía para la gente de su tierra. Y en una tonada legítima del país, no comprendida por cierto entre las variaciones de la jota por Lahoz, y que Gortschack no tuvo sin duda la suerte de oír, cantaba, no sin cierta galantería:

El cielo de la Navarra
Está pintado de azul;
Por eso las navarritas
Tienen la sal de Jesús.
Un mozo de la Ribera, de pantalón y chaleco de pana, alpargatas y boina, que por allá cerca templaba su guitarrillo, quiso con el humor zumbón, propio de su raza, buscar las cosquillas al aragonés, y cantó:
De los señores de Egea,
Navarritas, no os fiéis,
Que en Egea hay caballeros
Que llevan medias sin pié.
El buen Melitón, que sintió el dardo, recogió la alusión en la siguiente copla, gritada con voz formidable que á reto sonaba:
Soy aragonés, señores,
Que mi tierra no la niego;
Y aunque nací en Aragón
Por una navarra muero.
 El navarro volvió á la carga, y cantó con sorna:
Picaros aragoneses,
¿Qué venís á Ujué á buscar
Dejando al Cristo en la Seo
Y á la Virgen del Pilar?
El aragonés entonces, exasperado y limpiándose la boca con el revés de la mano, atronó cantando esta copla en son de desquite:
Antes de morir la Virgen
No jué á ver tierra denguna,
Que solo jué á Zaragoza
Donde plantó su coluna.
El del guitarrillo, á quien divertía el coraje de Melitón, soltó esta otra:
Al irse á Aragón la Virgen,
Dejó en Navarra á su madre (1),
Que no hay rincón en la tierra
Donde más de veras se ame.
(1) Para comprender la copla hay que saber que Santa Ana es la Patrona de Tudela de Navarra, y que la devoción de los tudelanos á su Patrona, corre parejas por lo vehemente con la de los zaragozanos á la Virgen del Pilar.

La gente oía con frenesí (que todos somos inclinados á reír á costa del prójimo), y aplaudía sucesivamente á ambos trovadores; pero la hora de la vuelta de los Cruceros sonó, y cesó aquella interesante justa que no tenia trazas de acabar.
Se ve la cándida ingenuidad de los debates de fines del XIX y que, como dice Ezequiel Endériz, la Jota sirve para el amor y también para la riña.
***
Cuando los Cruceros volvieron á pasar por el alto de la Cruz, la cieguecica de Aibar cantaba á petición de las personas caritativas una relación en el mismo tono plañidero, pero describiendo otra procesión distinta que la anterior, es decir, la de los doce Apóstoles. Al dia siguiente era el primero de Mayo, dia en que justamente tiene lugar esta poética y singular romería. He aquí la relación:

La primer noche de Mayo
Cuando las doce avecinan,
Doce Apóstoles invaden
El alcázar de María.

En negra túnica envueltos
A honrar su Dama caminan,
Que amor sus pechos enciende,
Y es discreción su divisa.

De la Caridad imagen
Es su linterna encendida,
De la Fe su recio báculo,
Del mundo la noche fría.

En misterioso silencio,
Entre tinieblas tupidas,
De Ujué por la incierta senda
Un Sacerdote los guía.
A veces repite el céfiro
Un devoto ¡Ave María!
Que en demanda de socorro
El peregrino suspira.

Ante la Virgen de Usúa
Al salir el sol se inclinan,
Y con el Pan de los Angeles
Devotos se fortifican.

Allá los rostros descubren
Ante su Reina divina,
Y su amparo para el viaje
Le piden de aquesta vida.

Animosos y en silencio
De vuelta de Ujué caminan,
Y Tafalla entrar descalzos
Los ve á las doce del día (1). Amen.
(1) Los individuos que ingresan en esta hermandad, se imponen la obligación de hacer la anterior indicada romería á la Virgen de Ujué durante diez años, pasados los cuales quedan jubilados, y son cubiertas sus vacantes por los inscritos que se hallan en turno. Fué fundada hace trescientos años próximamente. (Glorias navarras, por ID. José Nadal Gurrea.). Otra romería, compuesta de 33 cruceros, se hace en Semana Santa, desde San Martin de Unx, en reverencia de los años que vivió Cristo, y otra, en fin, del Pueyo, también con cruces, el día segundo de Pascua de Pentecostés.
—¡Bonita está la copla! — exclamó el tío Ramón el de Caparroso, arreando á la Secretaria, — pero le farta lo mejor.
Pues ¿qué falta? — preguntó Angela, cuya madre iba ahora harto más animosa.
— Que los Apóstoles, cuando bajan la cuesta, — contestó aquel, se paran á almorzar en el Corral del Cariño.
— Eso por sabido se calla, que no habían de irsen sin desayunar, dijo el labrador de Falces.
— Y harto lo merecen los pobrecicos, — añadió su mujer, que andan ocho leguas (6,7 km) en doce horas.
Ante tanta verdad, ante tanta belleza, sólo se me ocurre no estorbar y recordar lo que los Caro Baroja  recogieron 80 años más tarde en Ujué, allá por 1970:



Reina, la más hermosa,
Virgen bendita de Ujué:
sé, de nuestra Ribera,
refugio de ardiente fe.
Nuestros padres tuyos fueron,
y sus hijos tuyos son;
te ofrecemos nuestras almas;
tú las llevarás a Dios.
(Popular, Olite)


Puedes ver algún comentario en Facebook

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante, voy a tener que recuperar yo ese paloteado.
Gracias Patxi
L.S.

Patxi Mendiburu dijo...

Ahí te quiero! habrá que buscar partituras, escenografía, atrezo...
Seguro que lo consigues!