Páginas vistas en el último mes

martes, 9 de septiembre de 2014

Ocho de Septiembre: Privilegio de la Unión'14


La tarde del día 8, salí con retraso (me gusta respetar ciertas tradiciones particulares), pero creo que capté lo fundamental. Temiendo aglomeraciones, llevé la "camarica de batalla" y, aunque la calidad de imagen de los vídeos no es buena, sirve al menos para tener una idea correcta de lo que sucedió, tanto en el interior de la Catedral, como en el atrio.
1. El ruego del Alcalde
Enrique Maya entró en el recinto verjado del Altar Mayor y, ante la imagen de Santa María la Real, fueron estas las palabras que dijo:



2. Capilla de Música Catedral de Pamplona
Con Julián Ayesa al órgano y bajo la dirección del Maestro de Capilla Aurelio Sagaseta, fueron desgranando las siguientes perlas a lo largo de la función religiosa:
  • 2.1 Amen:

  • 2.2 Sanctus

  • 2.3 Hor zaude, Jesus, Popular vasco, arreglos de Garitaonaindía. Letra:
    Or zaude Jesus aldarean,/ gorde nai zaitut (gaitzazu) biotzean,/ gorde biotz, biotzean./
    Zeruetako Jaun aundia,/ egiñik gure janaria./ O amoriyo ugaria,/ gizonarentzat geyegia
Ahí estás, Jesús, en el altar/ Te quiero guardar en el corazón/ guardar muy dentro del corazón./
Gran Señor de los cielos/ transformado en nuestra comida./ Oh Amor generoso,/ excesivo para el hombre (Traducción de mi cosecha)


  • 2.4 Notre Père (incluido en la Ofrenda floral), un guiño al idioma que hablaron muchos de nuestros reyes, lo mismo que al autor del sepulcro de Carlos III y Leonor de Trastámara.
3. Ofrenda floral a los Reyes de Navarra
Fue el momento más solemne de la celebración. Las autoridades civiles, representadas por Enrique Maya, Alcalde de Pamplona, colocaron una corona en la cabecera del sepulcro de Carlos y Leonor y sobre la lápida en la que se citan a todos los reyes navarros allí enterrados. Mientras, sonaba el Notre Père, interpretado por la Capilla de Música. El olor a incienso inundó la nave central. Fue un instante precioso, todo un momentico:



4. Salida de la Catedral
Ambiente relajado, despreocupado y expectante a la salida de la Seo pamplonesa. Algún guerrero medieval se resistía a volver al presente, saludos y felicitaciones llenas de afecto. Algún letrero (siempre preferible al grito) reivindicativo y extemporáneo. Todo transcurrió con tranquilidad:



Posteriormente me encontré con el Alcalde con quien charlé un buen rato sobre nuestras cosas y, muy especialmente, sobre nuestra amada Pamplona. Con su guasa habitual me dijo que hasta se había aburrido un poco, pero que lo prefería a los insultos e intentos de agresión en el taponcico de la Calle Curia, propiciados por los de la cáscara amarga.
En resumen, un Privilegio enriquecedor  (¿verdad, don Enrique?) y en paz.

Complemento esta entrada con una Galería de imágenes.

Y para conocer mejor el significado profundo de esta fecha, os remito al escrito de mi amigo Juan Martinena, en Diario de Navarra del mismo día 8, en su página 64.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y eso que fuiste tarde! Precioso, Patxi, gracias por haberlo montado tan rápido para que lo podamos disfrutar. Me ha encantado!:D

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias, pero tengo que mejorar algunas cosas. En ello estoy

Anónimo dijo...

Nunca es tarde ....si la dicha es buena.....y en este caso ha sido una dicha preciosa....Me ha gustado...gracias Patxi....Alma