Páginas vistas en el último mes

domingo, 1 de junio de 2014

Calle Dormitalería, ayer y hoy

Calle Dormitalería, 18 al 28. A la izquierda, el nº 3: Puerta del Arcedianato
1. Puerta del Arcedianato
"Sólo he echado en falta una foto de la puerta vista desde la calle, con aquel arco gótico de amplias dovelas, que tenía en la clave el escudo de los Beaumont y encima una hornacina con la imagen -creo recordar- de San Francisco Javier". Esto me dijo Juan Martinena, cuando leyó mi entrada dedicada al Portal del Arcedianato.

Mi sorpresa fue grande, ya que en mi memoria  de niño no guardaba nada que superara la altura de un chaval de 10 años. Mirando ahora esta imagen que me ha enviado el propio Juan, observo, de abajo a arriba, algunos detalles más que había olvidado:
  • el letrero, a la izda. de la puerta. Creo recordar que se puso en los últimos años (del '60 en adelante), cuando ya no vivíamos en Dormitalería. (Comentario de J.J. Martinena: "El letrero indicador del Museo Diocesano en la puerta del arcedianato -letras negras sobre fondo amarillo- lo mandó poner don Juan Ollo, vicario general de la diócesis y director -e impulsor- del museo, creo que sería en 1961 o 1962")
  • el nº 3, en la clave, bajo el escudo de los Beaumont
  • un par de huecos rectangulares, a cada lado de la hornacina
  • el conjunto está rematado por un breve frontón circular
Me quedo con la pena de no haber conseguido una imagen de frente de esta puerta, ya desaparecida.
(Comentario de J.J. Martinena: "Una foto de frente de la puerta con su hornacina, haberla háila porque yo la tengo vista; ahora la solución pasa por que se me encienda la bombilla y consiga acordarme de donde está")

2. La lechera de Dormitalería
En esta misma zona ya vimos bajar en su día a la lechera de Dormitalería. Es una imagen de alrededor (ca.) de 1955 y probablemente de Julio Cía:


Pero, si seguimos a la lechera calle abajo, nos sorprenderá volver a encontrarla de nuevo en el cruce con la bajada de Javier. Es unos años más joven y viene muy seriecita, con el pelo suelto, su cántara y la medida.  Como siempre, la mirada baja. Tiene ahora un carro cubierto y tirado, al parecer, por un pollino.

La imagen de la derecha es de 1951 y de Julio Cía
Dormitalería, 32
Cerca del punto desde el que observamos a la lechera, que viene hacia nosotros , pero en dirección a la Catedral y en la acera de los pares, tenemos el número 32:

1916. Aquilino García Deán. Nº 32 y 30 de Dormitalería
A García Deán, quizás buscando una referencia, le gustaba colocar alguna figura humana al lado de los objetos que fotografiaba. En este caso, vemos a dos niños, uno de ellos con una especie de capa y el otro haciendo como que lee un libro. En la contraportada se intuye la imagen de un señor de frente despejada y bigote (¿Alfonso XIII?).
Pero, ciñéndonos a nuestra calle, no encuentro ningún parecido con los números 32 y 30 actuales (ni con los números cercanos). Tan sólo la puerta de los niños y las dos ventanicas del 2º piso del número 30 mantienen la misma disposición.
(Comentario de J.J. Martinena: "una de ellas se reedificó hacia 1925-30 y la otra posiblemente un poco más tarde")


Dormitalería, 54
Basta ver el letrero de esta vivienda y tienda (galería, estudio...), para darse cuenta de su antigüedad. Lo único que le da un toque moderno es la pintura tan reciente y, sobre todo, ese "OLABE" que, antes de la normalización del euskera batúa (1968), sería "OLAVE":


Cuando descubrí ese mismo letrero en esta foto de García Deán, de 1916, sospeché que estaba ante el letrero más antiguo de Pamplona, en la misma calle que alberga también la vivienda más antigua de la Vieja Iruña. Los amigos de Dormitalería 54 ya pueden ir preparando la celebración del Centenario (de la foto, porque el letrero ya lo será seguramente)

1916. Aquilino García Deán. Nº 50 al 58 de Dormitalería
Por estas viviendas parece que no ha pasado el tiempo: desde la hilera vertical de ladrillos de Dormitalería, 58; el hueco y la tapia (que hoy se ha decorado con rombos, como el antiguo y moderno nº 54); el arco, desplazado, del 52; el precioso balcón forjado del 50 (que hoy, curiosamente, luce el nº 10)... Al desaparecer la acera, parece, aún más, que estamos a comienzos del siglo XX. Por supuesto, no falta la figura humana (un niño con libros), en este caso en el nº 52.


Aparcamiento trasera del Palacio Episcopal
La calle Dormitalería esconde algún secreto más. Pincha en Aparcamiento Obispado

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola patxi Se me hace muy conocida esa calle sobre todo el letrero de lo que fue una tienda de pinturas.Pe ro te ha quedado muy bonito Buen trabajo. Un beso.
Francis S.

Anónimo dijo...

Al final, te ha quedado muy bien. El letrero indicador del Museo Diocesano en la puerta del arcedianato -letras negras sobre fondo amarillo- lo mandó poner don Juan Ollo, vicario general de la diócesis y director -e impulsor- del museo, creo que sería en 1961 o 1962. Una foto de frente de la puerta con su hornacina, haberla háila porque yo la tengo vista; ahora la solución pasa por que se me encienda la bombilla y consiga acordarme de donde está. La segunda foto de la lechera es la que ya te dije que publiqué en 1982 en el Diario, para ilustrar un artículo titulado "El paso madrugador de la lechera", incluido en una serie que se titulaba "De la Vieja Iruña". En cuanto a esas dos casas que no las reconocería hoy -como dijo una vez Alfonso Guerra- ni la madre que las parió, es porque efectivamente una de ellas se reedificó hacia 1925-30 y la otra posiblemente un poco más tarde. La de un solo piso la dibujó poco antes el abogado y escritor Joaquín Montoro para su "Iruñeko inda zarrak", de donde saqué yo el dibujo, que creo que al final incluí en mi primer libro "La Pamplona de los burgos", publicado en 1974.
Felicitaciones y un cordial abrazo

Juan José Martinena

egomezleal dijo...

Hola Patxi,

Soy uno de los actuales propietarios del inmueble Dormitalería 18. Originalmente pertenecía a mi bisabuela. Aunque en los años en que frecuentabas la vivienda ya lo había heredado mi abuela.
Me alegro de que el inmueble te traiga buenos recuerdos hasta el punto de convertirlo en semi-protagonista de tu blog.

Si pasas por ahora por Dormitalería 18 podrás comprobar que hemos revocado la fachada, mejorando mucho su aspecto.

Enhorabuena por el blog y gracias por dar a conocer un edificio entrañable para nuestra familia.

Patxi Mendiburu dijo...

Hola egomezleal. Gracias por entrar en mi blog y contar detalles tan bonitos e interesantes sobre Dormitalería 18. Como bien te puedes imaginar, me encantaría poder entrar de nuevo en el entresuelo para ver cómo ha quedado la reforma y desolvidar aquella estancia en la que pasé los 10 primeros años de mi vida. Aquí tienes mi correo por si algún día te viene bien para enseñármelo: patximendiburu@gmail.com