Páginas vistas en el último mes

viernes, 5 de abril de 2013

Fco. de Val: 6. Años 50

Amigos de Sierra de Luna con Fco. de Val (3º) y Mikaela (2ª) 
(Nota: debido a la cantidad de importantes canciones que Fco. de Val crea durante estos años, me he limitado a colocar un enlace en rojo para algunas de ellas. Os recomiendo vivamente que pinchéis, especialmente en las que no conocéis).

Es curioso que esas dos deliciosas canciones de los años 30 (Alma del tango y El tornado) no hubieran aupado al éxito a Fco. De Val. Quizás, el haber sido considerado como simple letrista de las mismas (dato absolutamente falso. Como ya dijimos, letra y música fluían a la vez de su guitarra), unido al largo e inminente paréntesis de la Guerra Civil hicieron que su éxito no aflorara hasta finales de los 40 con Campanitas de la aldea y Viajera.

Pero, ahora sí, en los años 50 el éxito de las canciones de Francisco de Val es imparable. Ya en el  49 la habanera Me pedías un beso (transformada por Peret en la rumba Una lágrima en el 68); en el 50 Qué bonito es mi niño (luego niña), travestida a milonga por Flores el Gaditano, (quien, equivocadamente, todavía cree que es su verdadero autor ) y que a veces lleva el título de Trigales verdes; Camino del cielo, con versiones espurias debido a la censura; Torito bravo, con una letra que a cualquiera le hace pensar que Paco había pasado la vida en México (a donde fue a finales de los 60); ¿Será una rosa?, interpretado por Gracia Montes, como La luna y el río, o Sin azúcar y sin sal; Caminito del olvido, interpretado por Antonio Molina para la película Malagueña; Tengo un pozo en el alma, tempranísima interpretación de María Dolores Pradera; Las palomas del Pilar, por Antonio Machín o Los Bocheros; Bolero a Murcia, Que camine sola




Mención especial merece el pasodoble (llamado por Paco cariñosamente bolero aragonés) Sierra de Luna (El Ebro guarda silencio…), dedicado al pueblo de las Cinco Villas donde pasó como herrador de mulas su primera juventud (ver en el anterior enlace). Interpretada por Rosita Ferrer en 1958, supuso, sorprendentemente para ella, su salto a la fama. El Ayuntamiento de Sierra de Luna, en agradecimiento, dedicó a Paco una plaza que lleva su nombre. Francisco fue invitado de honor a las fiestas de ese mismo año. En el centro de la imagen aparece visiblemente emocionado.

Por estos años Francisco de Val reside en Madrid en donde, unos meses antes del homenaje, recibe la visita de unos amigos de Sierra de Luna que todavía conservan algunas imágenes de aquella visita, como  aquella (ver imagen inicial) en la que Paco aparece acompañado de una espléndida Mikaela. (Este enlace sorprenderá a quienes creen que Mikaela era simplemente una folklórica)

No hay comentarios: