Páginas vistas en total

jueves, 15 de octubre de 2009

Aquel año 1984


En recuerdo de cinco victimas de ETA

Hace 25 años, Navarra sufrió la muerte de 5 personas a manos de Eta. En toda España fueron 33 los muertos y 52 quienes quedaron malheridos. Eta intentó extender el horror en todas las direcciones, para difundir el mensaje de que nadie que le plantara cara estaría a salvo. En enero, asesinó en Madrid al Tte. General Quintana Lacaci, pugnando por provocar a los militares apenas un año después del 23 F. En febrero, su objetivo fue el senador socialista Enrique Casas. Poco antes había dado un escarmiento mortal al etarra arrepentido, Miguel Solaun. En Pamplona, algún desalmado vigiló a Jesús Alcocer, militar retirado que a sus 65 años acudía de mañana a Mercairuña, facilitando datos para que sus verdugos lo asesinaran allí de dos disparos. Luego, los terroristas dejaron el coche convertido en una bomba trampa, que hizo volar por los aires a dos jóvenes policías: Juan José Visiedo, de 26 años, y Tomás Palacín, de 42. Juan José tenía una hija de apenas un año, y Tomás, dos niñas. También hubo una cobarde información para que la ETA adosara una bomba lapa y matara a Luis Ollo Ochoa, capitán de la guardia Civil, nacido en Ochagavía, que vivía en la 2ª Agrupación Orvina. Su propia mujer quedó también herida en el atentado. Los vecinos de Orvina dijeron, conmovidos, que Luis era un buen hombre. “En la casa no tenía enemigos” explicó un vecino. “No podía tenerlos”. Tanto Jose Luis Ollo como poco antes Jesús Alcocer no tomaron especiales medidas de protección. Seguramente pensaron que no eran objetivo de nada, que hacían su vida y desempeñaban su trabajo lo mejor que podían y al servicio de todos. Tal como dijo aquel vecino de Orvina, que habló tras la terrible explosión, ni tenían enemigos ni podían tenerlos. Lo mismo que los dos guardias que inspeccionaban un coche que resultó ser una trampa mortal. Cuesta hoy creer que unos y otros no tomaran más precauciones, que no existiera mayor protección, que pese a la repetición de atentados fuéramos tan confiados o tan negligentes.
Tras estos 4 muertos, ETA volvería a actuar en Pamplona matando al policía nacional Diego Torrente, de 30 años, que dejó tres huérfanos al morir. Diego estaba lavando el coche un domingo junto al Sadar en el plan sur, cuando un comando debió de acercarse y le disparó. Su cadáver apareció tendido a unos 10 metros del coche, como si hubiera querido huir en vano.
Quienes murieron en 1984 en Pamplona, como la mayoría de quienes cayeron esos años, eran policías, guardias civiles o militares. Servidores públicos con quienes tenemos una gran deuda. Mal pagados, separados de su tierra, despreciados muchas veces como gente de fuera, sin el linaje que algunos idiotas se otorgan, defendieron nuestras libertades y derechos en la práctica y muchos dejaron la vida en ello. Ni de lejos han tenido el agradecimiento y el pago que merecen. Algunas familias de esta buena gente se fueron y no han vuelto, algunos lo hacen ahora, con la cabeza alta a recibir nuestro homenaje.
Hace unos meses, tras la triste muerte de un deportista, vimos una reacción social muy grande, con multitud de gestos y homenajes, y pudimos ver la diferencia con la muerte poco antes de dos jóvenes guardias en Palma, a manos de Eta, que no logró tanto impacto. Fernando Savater, con lucidez, señaló entonces que al parecer damos más importancia a la muerte de quienes nos divierten, que a la de quienes nos protegen.
Hoy queremos dar la importancia que tiene a la muerte hace 25 años de Jesús, Juan José, Tomás, Luis, y Diego. Ellos eran nuestros vecinos, y su vida estaba dedicada a proteger la nuestra. Nunca los tuvimos como enemigos. Siempre estaremos en deuda con ellos. Con este pequeño gesto queremos decirlo alto y claro, para reparar un poco tanto dolor y tanto olvido. A las 8 de la tarde el 15 de octubre nos juntaremos frente al Monumento a las Victimas del Terrorismo, en la Plaza del Baluarte.

LIBERTAD YA

miércoles, 14 de octubre de 2009

Eusebio Blasco: "En el fondo del mar nació la perla..."

En el fondo del mar nació la perla...

Se trata de una misteriosa habanera, que lleva el título de “La Perla”.
Es una canción familiar que aprendí de mi hermana Nieves, a edad bastante temprana. ¡Quién iba a decirme que ahora, cuando las nieves del tiempo platearon mi sien, la iba a ensayar en el coro del Instituto donde trabajo!

Esta bonita habanera plantea unos cuantos problemas:

1. En primer lugar, la letra. ¿Cómo es la letra? Por estos lares navarros (al menos, familiares) la solemos cantar así:
[Actualización 19.06.11. Dedicada a la persona que mandó ayer un comentario desde Álava, ahí va la habanera tal y como yo la canto. A ver si ese es el tono con el que se canta en tu casa:

]
En el fondo del mar nació la perla,
y en alta roca la violeta azul,
y en densa nube la gota de rocío,
y en mi memoria y en mis ensueños, .
Si cantas, canto, si cantas, canto;
si lloras, lloro, si lloras lloro;
tú, mi esperanza, tú, mi esperanza;
tú, mi tesoro, tú, mi tesoro.
Si tan iguales nos hizo Dios,
que si tú mueres,que si tú mueres,
me muero yo.
Murió la perla en imperial corona,
y en búcaro gentil la mustia flor;
y en densa nube la gota de rocío,
y en mi memoria y en mis ensueños, .



Pero ésta no puede ser la letra ni la versión correcta. Saltan, enseguida, a la vista un par de errores:
  • Si tan iguales...”. No puede ser. Tiene que ser Y tan iguales...”. Seguramente los “Si” que lo preceden nos han contagiado.
  • Si hay una contraposición entre dónde nace y dónde muere la perla (nace en el fondo del mar y muere en imperial corona), la violeta azul (nace en alta roca y muere en búcaro gentil), entonces el rocío no puede nacer y morir en el mismo sitio (densas nubes). La versión original nos ayudará a resolver el lugar en el que muere el rocío.
  • Pero, sobre todo, el último verso de la última estrofa. Así como, en la primera estrofa, azul rima muy bien con , en la tercera estrofa, flor no rima bien con , sino con yo. Además de la rima, el sentido de los conceptos relacionados lo pide a gritos. Debería, entonces, esa última estrofa quedar así:
Murió la perla en imperial corona,
y en búcaro gentil la mustia flor;
y en densa nube la gota del rocío,
y en tu memoria y en tus ensueños, yo
  • La partitura de M.A.Viro, que cantamos en el coro, adolece de algún defecto similar acerca del lugar donde muere el rocío, en la rima de la última estrofa y además incurre en una contradicción en los dos últimos versos:
En el fondo del mar nació la perla,
y en altas rocas la violeta azul,
en densas nubes la gota de rocío,
y en mi memoria, y en mis ensueños tú
y en mi memoria, y en mis ensueños tú.
Si cantas, canto, uh uh, si lloras, lloro,
tú mi esperanza, uh, uh, tú mi tesoro,
y tan iguales nos hizo Dios,
que si tú mueres, que si tú mueres, me muero yo.
Murió la perla en su imperial corola,
y en búcaro gentil la mustia flor,
en densas nubes la gota de rocío,
y en mi memoria y en mis ensueños ,
y en mi memoria sigues viviendo tú.

2. En segundo lugar, pregunta doble: ¿cuál es la letra original y quién es su autor?
  • Ha habido quien, como Pedro de Répide (persona cuya memoria, en algún momento, habrá que resarcir por lo sufrido en la Dictadura), ha atribuido estos versos directamente a Gustavo Adolfo Bécquer. Así lo afirma Robert Pageard en “Apuntes sobre el centenerio del nacimiento de G.A. Bécquer (1936)”:

  • No hace mucho yo mismo encontré una página (ya desaparecida) de exámenes de Lengua y Literatura Española donde presentaban “La Perla” como una Rima de Bécquer.
  • El problema radica en que la crítica ha comparado los poemas contemporáneos de Bécquer y ha encontrado una similitud estructural y tonal entre las Rimas de éste y muchas rimas apócrifas (de dudosa identidad) de la época (entre las que algunos presentan como ejemplo “La Perla”).
  • Por otra parte, en las Islas Canarias se ha extendido la creencia de que es Néstor Álamo el autor de tan misteriosa habanera (cuando el propio Néstor lo ha desmentido). Lo que es cierto es que fue Néstor quien la introdujo y popularizó en esas Islas Afortunadas.
  • Según Modesto de Vera (autor de la página mejor documentada que , sobre este tema, he encontrado en Internet), “está bien demostrado que es obra del escritor y poeta aragonés, Eusebio Blasco (1844-1903), el cual no la escribió para que fuera el cantable de una habanera, sino más ambiciosamente, como trama verbal unitaria de uno de los poemas contenidos en su primer libro, titulado Arpegios, que publicó en 1866". La Biblioteca Nacional pone las cosas en su sitio:

  • Vale la pena reproducir literalmente el texto de Blasco (Arpegios, pág 26; 1866; Soledades, pág. 56; 1877) para que no se llegue a desfigurarlo, aunque entre ambos libros ya hay diferencias:

Así que la dejamos así:
En el fondo del mar nació la perla,
en la alta roca, la violeta azul;
en las nubes, la gota de rocío,
y en mis ensueños, tú.
Murió la perla en imperial corona,
en búcaro gentil, la mustia flor;
en brillantes vapores, el rocío...
¡y en tu memoria, yo!
  • Con estos datos que aporta la letra original, me atrevo a sugerir los siguientes cambios para quienes ensayamos con la partitura de M.A.Viro:
En el fondo del mar nació la perla,
y en altas rocas la violeta azul,
en densas nubes la gota de rocío,
y en mi memoria, y en mis ensueños tú
y en mi memoria, y en mis ensueños tú.
Si cantas, canto, uh uh, si lloras, lloro,
tú mi esperanza, uh, uh, tú mi tesoro,
y tan iguales nos hizo Dios,
que si tú mueres, que si tú mueres, me muero yo.
Murió la perla en su imperial corona,
y en búcaro gentil la mustia flor,
y en brillantes vapores el rocío,
y en tu memoria y en tus ensueños yo,
y en tu memoria y en tus ensueños yo.
  • Para corroborar lo que con tanta contundencia la BNE y Modesto de Vera afirman, valga este texto de Joaquín Calvo Sotelo recogido de la hemeroteca del ABC del 25.01.1946:

  • Como muchos navarros saben, Eusebio Blasco es también el autor de la letra de la famosa jota de Larregla “Siempre p'alante”, (incluyo el enlace por si queréis escucharla cantada por el Orfeón Pamplonés) cuya letra también ha sufrido ciertas alteraciones:

3. Finalmente, ¿quién es el autor de la música? Otra vez tenemos que citar a Modesto de Vera: “La perla nos vino tal vez del Caribe, en los primeros decenios del siglo XX y de aquellos pagos era a lo mejor (repito, a lo mejor) el padre de la música”. Como veis, nos movemos en el terreno del desconocimiento y, para salir de el, nada mejor que lanzar una hipótesis. Y mejor, si ésta es plausible: Si non è vero, è ben trovato. Muchas canciones, especialmente las habaneras, hicieron, con la emigración, viaje de ida y vuelta: de España a América y de América a España. Y en el transcurso del viaje, muchas sufrieron grandes cambios.
Así pues, mientras no tengamos nuevos datos yo me apunto a esta hipótesis, pero considerada siempre como lo que es: una suposición.
Para terminar, en este enlace tenéis el vídeo de Agrupación folklórica Roque Nublo. Director Juan Lemes, que respeta escrupulosamente la letra original:



miércoles, 7 de octubre de 2009

F. de Val: Te espero en Granada

Con los brazos abiertos, yo te espero en Granada

He dejado para el final "Te espero en Granada" porque, aunque es del 73 y, por tanto, debería haber estado con las canciones de la entrada anterior, no he conseguido nada de las cuatro últimas canciones (bueno, algo sí), las del 76, que figuran en la BNE. Perdonadme esta pequeña trampa, pero quería que estuvieran muy bien acompañadas (nada menos que por Miguel de Alonso) estas partituras que, quizás, no fueron nunca cantadas por alguien que no fuera el propio Francisco de Val. Así pues, una del 73 y cuatro del 76 que habrá que seguir investigando:

lunes, 5 de octubre de 2009

Caminito del olvido y Adiós, aldea

...mi blanca ermita de la colina...

Vamos llegando a los últimos años de la producción, recogida en la BNE, de Francisco de Val. Me llama mucho la atención el vacío de 8 años sin nuevas canciones entre el 65 y el 73. Seguro que José Ramón Gaspar, mi compañero de fatigas franciscodevalianas, nos lo explicará en su momento. Estas son las canciones que vienen reseñadas en la BNE:

jueves, 1 de octubre de 2009

Una placa facha en Ansoáin (1)


Con Ayuntamiento de PSN y Gobierno de UPN; con Ayuntamiento de Bildu y Gobierno del Cuatripartito, desde 2009 vengo presentando instancias y denunciando la presencia de esta triste placa en las calles de Ansoáin, placa que insulta gravemente a una de las lenguas propias de Navarra y al 99'99% de los navarros que la usamos todos los días.

Esta placa se encuentra en Ansoáin, municipio mugante a Pamplona, en la calle Arturo Campión: Por si alguien no lo lee bien:

OROITGARRI
SEPAMOS LOS NABARROS TODOS
QUE LOS ASCENDIENTES NUESTROS
SE ENTENDIAN EN EUSKERA
Y CUANDO USEMOS OTRO IDIOMA
EN VEZ DE ENORGULLECERNOS SEPAMOS TODOS
QUE LLEVAMOS ALGO QUE SE PARECE
AL HIERRO DE LA SERVIDUMBRE
MARCADO EN LA ESPALDA
ARTURO CAMPION 1854-1937
ANTSOAINGO HERRIAK 1985-XI-24


Campión lo dice exactamente así:
"Sepamos los nabarros todos que los ascendientes nuestros se entendían en bascuence,
y cuando usemos de otro idioma, en vez de enorgullecernos,
sepamos todos que llevamos algo que se parece al hierro de la servidumbre marcado en la espalda,
y yá que nó hagamos otra cosa, lloremos con lágrimas de huérfanos el bien perdido." 

Un coetáneo suyo, Sabino Arana (1865-1903), debió de hacerle caso (¿o, quizás, fue el pamplonés Campión quien hizo caso a Arana?) y en una de las "perlas sabinianas" les puso en guardia a los vizcaínos, quizás para que nunca sintieran el dichoso hierro de la servidumbre:

"Si algún español te pidiera limosna, levanta los hombros y contéstale, aunque no sepas euskera, Nik estakit erderaz (no sé hablar en extranjero)
Si algún español recién llegado a Bizkaya te pregunta dónde está tal pueblo o tal calle, contéstale Nik estakit erderaz. 
Si algún español que estuviera, por ejemplo, ahogándose en la ría, pidiese socorro, contéstale Nik estakit erderaz".

Como veis, los dos para expresar su odio a la lengua española, lo manifestaban, paradojas de la vida, en español.
Ayuntamiento de Ansoáin, por favor, ¡quiten esa placa, en primer lugar, por respeto a los ansoaintarras, que llevan, desde 1985, padeciendo esa servidumbre!